Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Vídeos

La oficina presidencial promete revelar la verdad tras la controvertida repatriación de los pescadores norcoreanos

13/07/2022 16:29 replay time00:41

Mira a continuación

Seúl, 13 de julio (Yonhap) -- La oficina del presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, ha criticado, este miércoles, la repatriación de dos pescadores de Corea del Norte por parte de la Administración anterior, en 2019, como un posible "crimen de lesa humanidad" y se ha comprometido a revelar la verdad detrás del caso.

Las declaraciones se producen un día después de que el Ministerio de Unificación publicara diez fotos de los dos norcoreanos siendo arrastrados, aparentemente en contra de su voluntad, a través de la frontera intercoreana, en noviembre de 2019, cuando Moon Jae-in era el presidente de Corea del Sur.

En una de las fotos, se puede ver a uno de los hombres arrastrando los pies en resistencia, mientras los soldados norcoreanos tratan de jalarlo hacia el lado norte de la Línea de Demarcación Militar (LDM), en la aldea de la tregua intercoreana de Panmunjom. Ambos hombres estaban maniatados y con los ojos vendados.

"Si fueron enviados hacia el Norte de manera forzada, incluso después de haber expresado sus deseos de desertar, sería un crimen contra la humanidad que viola tanto el derecho internacional, como de la Constitución", expresó la portavoz presidencial, Kang In-sun, durante una conferencia de prensa.

La portavoz añadió, que el Gobierno del presidente, Yoon Suk-yeol, determinará la verdad detrás del caso, para restaurar los valores universales de la libertad y los derechos humanos.

Los dos norcoreanos habían confesado que asesinaron a 16 miembros de su tripulación y expresaron sus deseos de desertar al Sur. Sin embargo, el Gobierno de Moon determinó que sus intenciones no eran sinceras y decidió enviarlos de regreso al Norte, donde podrían enfrentar severos castigos.

La repatriación levantó críticas de que el Gobierno surcoreano buscaba ganarse el favor de Pyongyang.

Ese es uno de los casos sospechosos, ocurridos durante la Administración previa, que el nuevo Gobierno de Yoon planea revisar, junto con el asesinato, por parte del Norte, de un funcionario de pesca surcoreano, en 2020, cerca de la frontera marítima.

El entonces Gobierno de Moon concluyó que el funcionario había sido muerto a tiros mientras trataba de desertar al Norte. Sin embargo, la Guardia Costera y el Ejército anularon tales conclusiones, este mes, diciendo que ninguna evidencia sugiere tales motivos.

En ambos casos, el Gobierno de Moon ha sido acusado de tratar de ganarse el favor del régimen norcoreano, con el objetivo de impulsar la paz y reconciliación intercoreanas.

La portavoz Kang dijo que la imagen de los pescadores haciendo "todo lo posible" para no ser enviados al otro lado es claramente diferente a las explicaciones del Gobierno anterior, de que no tenían "ninguna intención" de desertar.

Las imágenes han generado dudas acerca de los motivos del Gobierno, debido a que es inusual que el Ministerio de Unificación haga públicas fotografías de repatriaciones.

El momento de la publicación coincide con un pronunciado declive en el índice de aprobación de Yoon.

Cuando se le preguntó a un funcionario de la oficina presidencial si existía alguna relación entre el índice en declive y las repetidas acusaciones en contra de la Administración anterior, respondió que el Gobierno del presidente Yoon "siempre" otorga importancia a la protección de las vidas y seguridad de la ciudadanía, así como en restaurar los valores universales de "libertad y derechos humanos".

El funcionario agregó que, aunque han señalado al Gobierno anterior, no se trata de ninguna represalia.

El caso de los pescadores ha provocado reacciones encontradas, porque los hombres están acusados de haber asesinado a 16 miembros de la tripulación de su bote, antes de, supuestamente, tratar de desertar al Sur.

Cuando se le preguntó si la Administración Yoon consideraba que el respeto a los derechos humanos aplicaba por igual a los pescadores, el funcionario presidencial dijo que, independientemente del "tipo de personas" que fueran, si cruzaron la frontera hacia Corea del Sur y mostraron sus intenciones de desertar, existen ciertos pasos adecuados que deben ser ejecutados para los ciudadanos norcoreanos.

Consideró que lo más importante para las autoridades es determinar si dichos pasos se llevaron a cabo y si fueron implementados de la "manera adecuada".

No obstante, el principal partido de oposición, el Partido Democrático (DP, por sus siglas en inglés), ha advertido contra el uso del asunto para obtener réditos políticos.

El legislador del DP Kim Byung-joo, quien lidera el grupo de trabajo del partido sobre el caso del funcionario de pesca, cuestionó si las críticas significan que Corea del Sur debe aceptar, como ciudadanos, a "brutales criminales" que asesinaron a 16 personas. Kim realizó la declaración durante una conferencia de prensa llevada a cabo, posteriormente, este miércoles, en la Asamblea Nacional.

Agregó que demandan que la seguridad nacional, Ejército y agencias de inteligencia no sean utilizadas como "medios para disputas políticas", enfatizando que, las repatriaciones se llevaron a cabo de la manera apropiada, de conformidad con las leyes correspondientes.

elias@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir