Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Vídeos

Los casos nuevos de coronavirus caen por debajo de 200 por casi 2 semanas pero los casos irrastreables y las infecciones grupales siguen dificultando la lucha contra el virus

15/09/2020 11:19 replay time01:44

Mira a continuación

Seúl, 15 de septiembre -- Los casos nuevos de coronavirus en Corea del Sur han permanecido, este martes, por debajo de 200 por 13er. día consecutivo, mientras que las directrices de distanciamiento social más estrictas del país han entrado en vigor, pero un aumento de los casos irrastreables y las infecciones grupales sigue dificultando la lucha contra el virus del país.

El país informó 106 casos adicionales de COVID-19, incluidas 91 infecciones locales, elevando el total de casos en el país a 22.391, según la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés).

La cifra supone un leve descenso en comparación con los 109 casos reportados el lunes. El número de infecciones adicionales alcanzó 121, el domingo, y 136, el sábado.

La cifra de infecciones locales se situó en dos dígitos por tercer día consecutivo, pero las autoridades sanitarias siguen enfrentándose a dificultades para recuperar el control sobre la propagación del virus, debido al aumento de casos con rutas de transmisión desconocidas e infecciones grupales esporádicas.

Durante las dos últimas semanas, un 23,5 por ciento de los casos adicionales tuvieron rutas de infección no identificadas, mientras que el 30,9 por ciento estuvo vinculado a infecciones grupales, según los últimos datos publicados el lunes.

Con la cifra de nuevas infecciones situándose por debajo de 200 por casi dos semanas, Corea del Sur decidió aliviar las directrices estrictas de distanciamiento social en el área metropolitana de Seúl, permitiendo que los restaurantes y las cafeterías operen normalmente desde el lunes.

Corea del Sur había mantenido los casos diarios del nuevo coronavirus por debajo de 100 durante meses, hasta mediados de agosto, conservando la mayoría de sus actividades económicas, en comparación con otros países del mundo. Sin embargo, el 14 de agosto, la cifra se duplicó abruptamente en comparación con el día anterior, superando el umbral de 100.

Los casos vinculados a una iglesia conservadora que participó en manifestaciones antigubernamentales en la capital fueron, en gran parte, responsables del aumento, pero también se reportaron infecciones grupales esporádicas en todo el país.

Dado que la cifra de casos nuevos alcanzó 441 el 27 de agosto, Corea del Sur decidió adoptar lo que llamó directrices de distanciamiento social intensificadas en el área metropolitana de Seúl hasta el domingo pasado. Bajo las directrices, los restaurantes podían operar normalmente hasta las 9:00 p.m. y, a partir de esa hora hasta las 5:00 a.m. del día siguiente, solo podían ofrecer servicios para llevar.

Las franquicias de cafetería, panaderías y heladerías solo podían ofrecer servicios para llevar y entregas a domicilio, independientemente de su horario.

Dichas restricciones fueron levantadas, a fecha del lunes, para el área metropolitana, donde habita alrededor de la mitad de la población del país, de 51 millones de personas, pero el plan, relativamente laxo, de distanciamiento social de nivel 2 sigue en vigor a nivel nacional.

De conformidad con la política, se prohíben las reuniones bajo techo de 50 o más personas y los encuentros al aire libre de más de 100 personas.

Mientras opera el sistema de tres niveles, Corea del Sur ha sido cautelosa en elevar las restricciones contra el virus a su nivel más alto, debido a las preocupaciones sobre su impacto de gran alcance en la economía y los medios de vida de las personas. Bajo las directrices más elevadas, se prohíben todas las reuniones de más de 10 personas.

Entre los casos nuevos locales, 32 fueron registrados en Seúl y 31 en la provincia circundante de Gyeonggi. La ciudad portuaria de Incheon, al oeste de Seúl, informó ocho casos nuevos.

Otras municipalidades registraron nuevas infecciones, como la ciudad sudoriental portuaria de Busan, que añadió cuatro casos, y la provincia de Chungcheong del Sur, que sumó tres.

Los casos vinculados a la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, -un caldo de cultivo del repunte reciente en las nuevas infecciones- se mantuvieron sin cambios por una semana, con un total de 1.167. Sin embargo, los casos ligados a la manifestación contra el Gobierno, celebrada el 15 de agosto en Seúl, alcanzaron un total de 579 infecciones, según los últimos datos publicados el lunes, lo cual supone un aumento de 2 en comparación con el día anterior.

El número de casos ligados a un negocio minorista de ventas puerta a puerta en Bucheon, al oeste de Seúl, alcanzó los 16, mientras que los casos vinculados a un club de senderismo se situaron en 41.

El creciente número de pacientes en estado grave o crítico, que alcanzó los 158 este martes, también es preocupante, ya que podría causar más muertes.

Mientras tanto, el país añadió 15 casos importados, seis de los cuales fueron procedentes de Estados Unidos y dos de Rusia. También se reportaron casos de Filipinas, Indonesia, Polonia y México.

Corea del Sur reportó cuatro muertes adicionales por coronavirus, elevando la cifra de fallecidos a 367. La tasa de mortalidad alcanzó el 1,64 por ciento.

El total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 18.878, lo que representa un aumento de 389 personas con respecto al día previo. La cifra indica que más del 84 por ciento de los pacientes reportados en el país se han curado.

Corea del Sur ha realizado 2.164.578 pruebas de COVID-19, desde el 3 de enero.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir