Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Vídeos

Corea del Sur refuerza las medidas contra el coronavirus en medio de otra ola inminente de casos

18/08/2020 23:07 replay time02:10

Mira a continuación

Seúl, 18 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha endurecido, este martes, las directrices de distanciamiento social a medida que el número de casos nuevos de coronavirus ha repuntado a más de 200, dificultando la lucha contra el virus del país.

Corea del Sur reportó 246 casos adicionales de COVID-19, incluidas 235 infecciones locales, lo que elevó el total de casos en el país a 15.761, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Se trata del quinto día consecutivo en que se registra una cifra de tres dígitos, tras las 166 infecciones del sábado y las 103 del viernes.

El domingo, Corea del Sur reportó nada menos que 279 infecciones, lo que supuso la primera vez, desde inicios de marzo, en que se reportan más de 200 infecciones. La cifra volvió a caer a 197 el lunes.

El país añadió cerca de 1.000 casos durante los últimos cinco días.

Corea del Sur, que nunca impuso un bloqueo draconiano, ha estado luchando para frenar la propagación del virus mientras mantiene la mayoría de las actividades comerciales y de la vida diaria.

A medida que aumentaron los nuevos casos diarios, las autoridades sanitarias decidieron elevar, en un escalón, el nivel de distanciamiento social en Seúl y la provincia circundante de Gyeonggi, hasta el nivel 2 en el sistema de tres niveles, durante dos semanas, a partir del domingo.

Corea del Sur dijo, este martes, que la medida se ampliará también a Incheon, al oeste de Seúl.

El plan aún permitirá a los surcoreanos mantener la mayoría de sus rutinas diarias, pero las reuniones al aire libre de más de 100 personas estarán estrictamente restringidas. Se permitirán eventos deportivos sin espectadores. Las reuniones bajo techo de 50 personas o más también están restringidas.

Se ordenará el cierre de las llamadas instalaciones propensas a riesgos, incluidas las salas de karaoke, clubs, cibercafés y bufés, además de las instalaciones públicas.

Kim Sang-jo, jefe del personal presidencial para políticas, dijo, a la cadena de televisión por cable JTBC, que si la situación no se controla, a pesar de la medida más estricta, el Gobierno elevará rápidamente el nivel de distanciamiento social.

Entre los casos nuevos de trasmisión local, se reportaron 131 infecciones en la capital y 52 en la provincia circundante de Gyeonggi.

Incheon, al oeste de Seúl, agregó 18 casos.

El Gobierno municipal de Seúl dijo que se confirmaron 110 casos nuevos en la ciudad, este martes, a las 6:00 p.m. De ellos, 70 casos se rastrearon hasta la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, un nuevo caldo de cultivo de infecciones grupales.

Se descubrió que un paciente infectado, que visitó anteriormente la iglesia, asistió a servicios religiosos en una iglesia metodista, en el noreste de Seúl, la semana pasada. La iglesia tiene unos 140.000 feligreses.

Las infecciones ligadas a la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, llegaron a 457, lo que supone un aumento de 138 en comparación con el día anterior, según las autoridades sanitarias. Las personas mayores de 60 años representaron casi el 40 por ciento de los infectados relacionados.

De los casos ligados a dicha iglesia, se detectaron 282 en Seúl, seguidos por 119 en la provincia vecina de Gyeonggi. Además, se reportaron 25 infecciones fuera del área metropolitana de Seúl, en un indicio de que los casos relacionados con la iglesia se han propagado rápidamente en todo el país.

Los casos no solo incluyen a los miembros de la iglesia, sino también las transmisiones secundarias en los centros de atención telefónica y asilos de ancianos, según el KCDC.

Las autoridades sanitarias dijeron que, hasta el momento, han sometido a la prueba del nuevo coronavirus a 2.500 miembros de la iglesia, el 15 por ciento de los cuales dieron positivo, y están rastreando el paradero de cerca de 800 feligreses adicionales.

El país indicó que todas las personas que participaron en una protesta masiva contra el Gobierno, celebrada el sábado pasado, deben acudir a las clínicas más cercanas para someterse a la prueba del COVID-19, dado que algunos de los feligreses infectados asistieron a la manifestación.

Siguiendo las directrices endurecidas de distanciamiento social, anunciadas este martes, las iglesias en el área metropolitana de Seúl no podrán celebrar servicios de culto presenciales.

Anteriormente, Corea del Sur solo pedía a los feligreses de la región que se abstuvieran de celebrar reuniones que no fueran los servicios de culto regulares.

También siguieron surgiendo casos procedentes de otras infecciones grupales esporádicas.

Una comisaría de policía en el centro de Seúl ha reportado cinco infectados, hasta el momento.

El lunes, se informaron seis infecciones procedentes de una cafetería Starbucks, en Paju, al norte de Seúl, lo que elevó el número total de casos relacionados a 49.

En Busan, la mayor ciudad portuaria del país, se detectaron dos pacientes más vinculados con una escuela de formación profesional, elevando su total a 17.

El viceministro de Salud y Bienestar Social surcoreano, Kim Ganglip, dijo, durante una conferencia de prensa regular, que esta semana será un momento crucial para la lucha contra el coronavirus del país, puesto que las infecciones grupales en el área metropolitana de Seúl están a punto de propagarse a nivel nacional.

Kwon Jun-wook, subdirector del KCDC, coincidió con dicha opinión, urgiendo al pueblo a permanecer en casa por el momento.

Si no se contiene la propagación del COVID-19 esta semana, no solo el área metropolitana de Seúl, donde viven 25 millones de habitantes, estará bajo amenaza, sino que también la vida cotidiana de todos los ciudadanos podría ser interrumpida, añadió.

Las autoridades sanitarias dijeron que, durante la semana pasada, cada paciente de COVID-19 en el área metropolitana de Seúl infectó a un promedio de 1,78 personas.

Corea del Sur, que no ha llegado a implementar un bloqueo severo, ha estado intentado contener la propagación del virus sin suspender la mayoría de las actividades cotidianas y comerciales.

El ministro de Salud y Bienestar Social surcoreano, Park Neunghoo, dijo, durante una reunión a todos los niveles gubernamentales sobre la prevención de infecciones, que la situación actual es tan grave que hay que considerar la adopción de medidas endurecidas de prevención epidemiológica. Agregó que cualquier persona en la capital y sus áreas circundantes podría sufrir una infección y que es preocupante que el brote del virus pueda propagarse en todo el país.

Si se implementa el nivel más alto de distanciamiento social, quedarán prohibidas las reuniones con más de 10 personas y los surcoreanos se enfrentarían a las restricciones más intensas en sus vidas cotidianas desde que se detectó, el 20 de enero, el primer caso de COVID-19 en el país.

Las autoridades sanitarias están preocupadas por el último repunte en el número de los casos relacionados con las iglesias, ya que se asemeja a lo que sucedió con la Iglesia de Jesús Shincheonji, el Templo del Tabernáculo del Testimonio, una secta minoritaria que fue el epicentro de la primera ola del brote del nuevo coronavirus en el país.

Miles de feligreses, cuya mayoría son miembros de la unidad de Shincheonji en la ciudad sudoriental de Daegu, sufrieron infecciones. Debido a las infecciones grupales, los casos diarios del virus en el país alcanzaron su máximo de 909, el 29 de febrero.

Mientras tanto, Corea del Sur reportó una muerte adicional por el nuevo coronavirus, elevando la cifra de fallecidos a 306. La tasa de mortalidad se situó en el 1,94 por ciento.

El país agregó, este martes, solo 11 casos importados, dos de los cuales fueron procedentes de Francia. También se reportaron casos de infecciones de los viajeros que entraron al país desde Estados Unidos, Filipinas, Pakistán y Etiopía.

Corea del Sur, que tiene una población aproximada de 51 millones de habitantes, ha realizado 1.697.042 pruebas del nuevo coronavirus desde el 3 de enero.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 13.934, lo que representa un aumento de 17 personas con respecto al día previo.

Se cree que la cepa genética GH del nuevo coronavirus fue parte de las últimas infecciones en el área metropolitana de Seúl. La cepa es más infecciosa en comparación con la que se detectó entre los casos ligados a la iglesia Shincheonji, según las autoridades sanitarias.

Mientras tanto, el KCDC dijo que ha administrado Remdesivir -un fármaco experimental usado convencionalmente para tratar el ébola- a 128 pacientes del nuevo coronavirus en estado crítico, en 35 hospitales a lo largo del país.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir