Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Vídeos

Una iglesia de Seúl enfrenta duras críticas por las infecciones masivas de sus feligreses y la falta de cooperación para ser sometidos a las pruebas de coronavirus

17/08/2020 17:10 replay time02:23

Mira a continuación

Seúl, 17 de agosto (Yonhap) -- Las infecciones del nuevo coronavirus vinculadas a una iglesia del norte de Seúl han continuado en aumento, este lunes, lo cual ha provocado preocupaciones sobre la existencia de más transmisiones entre sus feligreses y duras críticas contra la institución religiosa y su líder y miembros, quienes han mostrado una falta de cooperación en su respuesta.

Los casos ligados a la Iglesia Sarang Jeil, localizada en el distrito capitalino de Seongbuk, alcanzaron los 319, a fecha de este lunes al mediodía, lo que supone un aumento de 70 casos frente al día previo, según la Sede Central de Contramedidas por Desastre y de Seguridad

La infección grupal de la Iglesia Sarang Jeil se ha convertido en la segunda mayor del país, por detrás de los 5.214 casos vinculados a la Iglesia de Jesús Shincheonji, el Templo del Tabernáculo del Testimonio, una secta minoritaria que es considerada la responsable de las infecciones masivas en la ciudad suroriental de Daegu, que sucedieron previamente en el año.

Pese a las reiteradas advertencias del Gobierno, los miembros de Sarang Jeil, liderados por el pastor conservador, Jun Kwang-hoon, asistieron, el sábado, a una manifestación masiva por el Día de la Liberación.

Las autoridades sanitarias expresaron preocupaciones de que el número de infecciones ligadas a la iglesia podría aumentar aún más, a medida que miles de manifestantes de edad avanzada estuvieron gritando consignas y teniendo contacto entre sí, lo que incrementa el riesgo de infección.

De los 4.000 feligreses identificados por las autoridades, a fecha del domingo por la medianoche, 3.400 han sido puestos en cuarentena y se ha sometido a 2.000 a pruebas del coronavirus, dijo el viceministro de Salud y Bienestar Social, Kim Ganglip, en una conferencia de prensa regular. Agregó que, entre los examinados, 312 han dado positivo en la prueba, lo cual representa casi el 16,1 por ciento de resultados positivos, por lo que se deben realizar más pruebas y cuarentenas rápidamente.

Kim urgió a los participantes de las manifestaciones a visitar los centros de diagnóstico de COVID-19 cercanos para realizarse la prueba.

Dado que la lista de feligreses es inexacta, existen dificultades para rastrear a cada uno de los miembros de la iglesia y someterlos a una cuarentena, dijo Kim, añadiendo que hay un número considerable de feligreses que no se han realizado la prueba del coronavirus. Además, instó a los participantes de la manifestación que han experimentado síntomas respiratorios, como fiebre y tos, después del evento, a realizarse el examen de COVID-19 inmediatamente.

Aparte de los casos ligados a la iglesia, las autoridades sanitarias advirtieron sobre una cadena de transmisiones propagándose en otras instalaciones fuera del área metropolitana de Seúl.

Los estudios epidemiológicos sobre las instalaciones religiosas mostraron que las infecciones ligadas a las congregaciones en tales recintos se están propagando a los centros de atención telefónica, guarderías y sanatorios, que no necesariamente se encuentran en el área metropolitana de Seúl, dijo Jeong Eun-kyeong, directora general del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

El descontento público hacia la iglesia y su líder también ha aumentado, mientras que más de 200.000 personas han firmado una petición en línea para que el Jun sea arrestado.

La solicitud en línea, que fue iniciada el 15 de agosto, demanda que el pastor, quien fue liberado bajo fianza, sea arrestado de nuevo por "dañar la seguridad de la sociedad bajo el disfraz de la religión".

El autor de la petición criticó la forma en que Jun ha "echado a perder" los esfuerzos del país para eliminar el nuevo coronavirus y no ha mostrado señales de arrepentimiento por sus acciones o expresado preocupaciones por la salud de sus propios feligreses.

El domingo, los fiscales pidieron a un tribunal local que revocase la fianza otorgada a Jun. El pastor fue acusado, en marzo, de violar la ley electoral y fue puesto en libertad al mes siguiente con la condición de que no participara en ninguna manifestación relacionada con el caso pendiente.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir