Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Vídeos

Moon destaca el 'espíritu de mayo' del movimiento prodemocrático de Gwangju

18/05/2020 14:25 replay time02:17

Mira a continuación

Seúl, 18 de mayo (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha prometido, este lunes, dar todo el apoyo posible a la tarea largamente postergada de encontrar la verdad acerca de la sangrienta represión sobre los manifestantes del movimiento prodemocrático de Gwangju, en 1980.

Dirigiéndose al país en el 40º aniversario del Movimiento Democrático del 18 de Mayo, el presidente también destacó, en repetidas ocasiones, el "espíritu de mayo" mostrado por los ciudadanos de Gwangju en aquel entonces. Moon dijo que el espíritu no solo resuena en la democracia del país hasta la fecha, sino también en su respuesta a la crisis del nuevo coronavirus.

"El Gobierno hará todo lo posible para encontrar los hechos sobre el incidente del 18 de mayo", dijo Moon, durante una ceremonia oficial del aniversario sostenida en la plaza de la Democracia del 18 de Mayo, localizada frente a la antigua Oficina del Gobierno Provincial de Jeolla del Sur, en Gwangju, a 270 kilómetros al sur de Seúl.

Moon citó el lanzamiento de la investigación de una comisión independiente para la averiguación de los hechos, la semana pasada.

El mandatario dijo que el Gobierno no escatimará esfuerzos para esclarecer la verdad.

Hace cuatro décadas, en Gwangju, los ciudadanos protestaron contra la junta militar liderada por Chun Doo-hwan. El Ejército bloqueó la ciudad, implementando la ley marcial, y llevó a cabo una brutal represión contra la manifestación, desplegando a miles de paracaidistas. Los soldados realizaron palizas indiscriminadas, torturas y agresiones sexuales contra los civiles.

Los soldados incluso abrieron fuego contra los manifestantes, llegando a haber reportes de que dispararon a la multitud desde sus helicópteros. Los datos oficiales, recopilados hasta el momento, estiman que, entre el 18-27 de mayo de 1980, murieron alrededor de 200 civiles; sin embargo, varias estimaciones indican que la cifra podría ser mucho más alta.

Moon enfatizó la necesidad de averiguar quién ordenó el uso de la fuerza y la masacre de civiles, describiendo las acciones como "violencia dirigida por el Estado". Añadió que no es solo por el mero propósito de implementar un castigo sino de crear un camino hacia el "perdón y la reconciliación" y para evitar la distorsión y denigración del movimiento, que forma una gran parte de la historia de la democracia en el país.

El presidente urgió a los responsables a sincerarse, señalando que si confiesan la verdad con valentía, para lo cual siguen a tiempo, se abrirá el camino del perdón y la reconciliación.

Recordó el espíritu de solidaridad, cooperación y sacrificio entre los ciudadanos de Gwangju en mayo de 1980, diciendo que fue el catalizador de su lucha contra el poder abrumador de las tropas que impusieron la ley marcial.

El espíritu de mayo se ha convertido en la fuerza de Corea del Sur para emerger como un modelo a seguir a nivel global en el manejo de la crisis del COVID-19, dijo Moon, señalando que Gwangju fue una de las primeras ciudades en ofrecer camas hospitalarias para los pacientes de la ciudad de Daegu, donde se estuvieron propagando las infecciones rápidamente en febrero y marzo.

Es la primera vez que el Ministerio de los Asuntos de Patriotas y Veteranos celebra la ceremonia anual en la plaza, que fue una avanzadilla para los manifestantes de Gwangju.

Alrededor de 400 dignatarios y ciudadanos asistieron al evento, incluidos Lee Hae-chan, jefe del gobernante Partido Democrático (DP, según sus siglas en inglés), Kim Tae-nyeon, jefe parlamentario del DP, Joo Ho-young, jefe parlamentario y líder interino del Partido Futuro Unido -la principal oposición- y Sim Sang-jeung, jefe del Partido para la Justicia.

El sábado, Joo ofreció una disculpa pública por los comentarios imprudentes de algunos de los miembros de su partido que deshonraron o distorsionaron el movimiento de Gwangju y su espíritu.

Admitió que los comentarios equivalían a frotar sal en las heridas de las víctimas, sus familiares y otros surcoreanos, y prometió evitar que tales comentarios se repitan.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir