Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

Corea del Norte descarta los diálogos con EE. UU. hasta la retirada de la política hostil

07/10/2019 13:42 replay time03:50

Mira a continuación

Seúl, 7 de octubre (Yonhap) -- Corea del Norte ha descartado el domingo diálogos adicionales con Estados Unidos hasta que Washington tome "un paso sustancial" para retirar lo que afirma ser una política hostil contra Pyongyang.

Corea del Norte ha acusado también a EE. UU. por abusar de los diálogos para fines políticos nacionales y por propagar una historia infundada de que los dos lados están abiertos a reunirse de nuevo después de dos semanas.

"No tenemos la intención de celebrar tales negociaciones nauseabundas, como las que tuvieron lugar esta vez, antes de que Estados Unidos tome un paso sustancial para lograr una retirada completa e irreversible de la política hostil hacia Corea del Norte", dijo un portavoz no identificado del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano en un comunicado en inglés publicado por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte.

Corea del Norte ha instado reiteradamente a Estados Unidos que descarte lo que llama su política hostil hacia el país comunista. Washington niega tener tal política.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Morgan Ortagus, dijo que, al final de la reunión, EE. UU. propuso aceptar la invitación de Suecia para regresar a Estocolmo en dos semanas a fin de seguir con las discusiones. Estados Unidos ha aceptado tal invitación, dijo.

Ante la pregunta de si regresará a Estocolmo en dos semanas, el jefe negociador nuclear de Corea del Norte, Kim Myong-gil, dijo a los reporteros que hagan tal pregunta a Estados Unidos, mientras abandonaba la embajada norcoreana ante Estocolmo.

Leif-Eric Easley, profesor adjunto de estudios internacionales en la Universidad Femenina Ewha en Seúl, dijo que es poco problable que Kim vaya a Suecia autorizado para compreterse en algo.

Agregó que lo más probable es que sus órdenes fueran enterarse de cualquier nueva propuesta de Estados Unidos, luego expresar descontento para ganar tiempo y crear presión.

El portavoz norcoreano dijo que el destino de los futuros diálogos bilaterales "depende de la actitud de EE. UU. y que el fin de este año es la fecha límite".

El ultimátum tuvo lugar después de que Corea del Norte y Estados Unidos fracasaran en resolver las diferencias en sus diálogos a nivel de trabajo en Estocolmo, los primeros desde el colapso de la segunda cumbre de febrero entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El jefe negociador nuclear norcoreano, Kim, dijo a los reporteros, tras la reunión con su homólogo, Stephen Biegun, que los diálogos se frustraron debido a la incapacidad de EE. UU. para plantear una nueva propuesta.

Kim dijo que dependerá de EE. UU. corregir su curso y mantener vivo el diálogo o "cerrar para siempre la puerta del diálogo".

Asimismo, dijo que dependerá totalmente de EE. UU. si Pyongyang sigue con su moratoria autoimpuesta sobre los ensayos de misiles balísticos intercontinales o los "reactiva".

Por el contrario, EE. UU. ofreció una respuésta más medida.

Ortagus dijo que los primeros comentarios de la delegación norcoreana no reflejan el contenido o el espíritu de la discusión de ocho horas y media.

Añadió que EE. UU. presentó ideas creativas y que tuvo buenas discusiones con sus homólogos norcoreanos. Pyongyang y Washington han discutido sobre cuánto debería desnuclearizarse el Norte antes de obtener el alivio de las sanciones y las garantías de seguridad de Estados Unidos. La diferencia entre ambos causó que la segunda cumbre, en Vietnam, acabase sin un acuerdo.

Corea del Norte reanudó su prueba de misiles balísticos de corto alcance en los últimos meses, aunque se ha abstenido de realizar pruebas de armas nucleares o misiles de largo alcance, desde que comenzó su diplomacia con EE. UU. a comienzos del año pasado.

Corea del Norte puso a prueba, el miércoles, un misil balístico de lanzamiento submarino, en un paso aparentemente orientado a elevar su influencia en los diálogos con EE. UU.

Junto con sus misiles balísticos intercontinentales, el programa de misiles balísticos de lanzamiento submarino (SLBM, según sus siglas en inglés), está considerado como una de las mayores amenazas para EE. UU. y sus aliados, ya que podría extender el alcance de los misiles nucleares del Norte. Los SLBM también son difíciles de detectar antes de que surjan del agua.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir