Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

Esta semana tendrá lugar la 1.400ª manifestación contra la esclavitud sexual japonesa en los tiempos de guerra

13/08/2019 16:40 replay time00:37

Mira a continuación

Seúl, 13 de agosto (Yonhap) -- La 1.400ª manifestación semanal contra la esclavitud sexual en los tiempos de guerra de Japón se llevará a cabo esta semana, mientras que más víctimas surcoreanas están falleciendo, a medida que pasa el tiempo, sin haber recibido una disculpa sincera de Tokio por sus atrocidades.

Los activistas locales y las víctimas surcoreanas de la esclavitud sexual en los tiempos de guerra de Japón han realizado manifestaciones callejeras, todos los miércoles, en frente del antiguo recinto de la Embajada de Japón ante Seúl, desde enero de 1992, para demandar a Tokio que ofrezca una disculpa oficial a las ex esclavas sexuales, llamadas eufemísticamente "mujeres de consuelo".

Se espera que la protesta de esta semana atraiga más la atención, en medio de las crecientes tensiones bilaterales por los obstáculos de exportación de Japón contra Corea del Sur, debido a la sentencia del Tribunal Supremo surcoreano que ordenó a las firmas japonesas indemnizar a las víctimas surcoreanas del trabajo forzado durante el período colonial japonés de la península coreana.

La brutalidad de la esclavitud sexual de Japón fue dada a conocer en 1991, por Kim Hak-soon, quien testificó públicamente, por primera vez, sobre su vivencia.

La manifestación semanal ha tenido lugar, durante casi 30 años, como una manifestación pacífica, a fin de demandar una disculpa de Japón por sus atrocidades en los tiempos de guerra, la asunción de su responsabilidad jurídica y la indemnización a las "mujeres de consuelo".

Sin embargo, Tokio ha rechazado tales demandas, afirmando que la cuestión fue resuelta con el acuerdo alcanzado en 1965, que normalizó los lazos bilaterales entre los dos países.

La manifestación comenzó, en enero de 1992, con un pequeño grupo de 30 activistas que demandaron a Tokio el reconocimiento de su coerción sobre las mujeres coreanas para su servidumbre sexual durante la Segunda Guerra Mundial, mientras caminaban en círculo alrededor de la embajada.

Las víctimas surcoreanas, antes tímidas sobre la decisión de dar a conocer su vivencia traumática, comenzaron a unirse en la séptima manifestación, en febrero de 1992. La protesta ha evolucionado a una manifestación semanal en la que participan cientos de activistas, estudiantes y civiles.

En 2011 se dispuso, frente a la Embajada de Japón, una estatua de bronce que simboliza a las víctimas coreanas de la esclavitud sexual, con motivo de la 1.000ª manifestación.

Las voces de los activistas demandando la disculpa de Japón no han cesado, pero el tiempo se está acabando para las víctimas de edad avanzada.

Actualmente, el número de víctimas surcoreanas supervivientes registradas se sitúa en 20. Los historiadores estiman que unas 200.000 mujeres, en su mayoría coreanas, fueron forzadas por Japón a ofrecer servicios sexuales para sus tropas durante la Segunda Guerra Mundial. Corea fue colonia japonesa durante el período de 1910 a 1945.

Kim Bok-dong, una ex esclava sexual icónica y defensora declarada contra la violencia de guerra, falleció, a los 93 años de edad, en enero de 2019.

Las víctimas sobrevivientes, incluidas Gil Won-ok y Lee Yong-su, superan los 90 años de edad, lo que señala la urgencia de resolver la cuestión de las ex esclavas sexuales.

Han Kyung-hee, secretaria general del Consejo Surcoreano para la Justicia y el Recuerdo de las Cuestiones de la Esclavitud Sexual Militar de Japón, un grupo civil que defiende a las víctimas surcoreanas, dijo que dado que están falleciendo más víctimas, muchas no han podido unirse a la manifestación, pero que, como su voz está resonando en todo el mundo, el evento se ha convertido en el lugar para promover la paz y solidaridad.

Bajo el Gabinete del primer ministro japonés, Shinzo Abe, no hay una señal inminente de que la cuestión pueda ser resuelta como demandan las ex esclavas sexuales.

En diciembre de 2015, la Administración previa, de Park Geun-hye, y Japón firmaron un acuerdo para resolver "final e irreversiblemente" la cuestión sobre las ex mujeres de consuelo.

El acuerdo solicitaba la disculpa indirecta de Abe y el establecimiento de una fundación dedicada a apoyar a las víctimas sobrevivientes. Tokio contribuyó con 1.000 millones de yenes (9,5 millones de dólares) a la fundación.

Sin embargo, el acuerdo se vio bajo duras críticas públicas, dado que Seúl no logró obtener el reconocimiento japonés de su responsabilidad legal sobre la materia y alcanzó el acuerdo sin consultar con las víctimas.

La Administración liberal de Moon Jae-in definió el acuerdo como "gravemente defectuoso" y desmanteló la fundación posteriormente. Tokio consideró la decisión como una violación del acuerdo.

La manifestación de esta semana coincidirá con el Día Internacional de Homenaje a las Mujeres de Consuelo, designado por el Gobierno, el 14 de agosto, la víspera del Día de la Liberación, que conmemora en fin del período colonial japonés (1910-45) sobre la península.

Otras manifestaciones, que tienen como fin demostrar su solidaridad mundial, están programadas en 34 ciudades de 10 países, incluido Japón, bajo el eslogan de que el mundo estará unido para apoyar a las víctimas de la esclavitud sexual, gritando: "MeToo" (yo también).

paola@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir