Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

Japón califica de 'muy deplorable' el rechazo surcoreano de la oferta de arbitraje

19/07/2019 16:41 replay time01:56

Mira a continuación

Tokio/Seúl, 19 de julio (Yonhap) -- Japón ha expresado, este viernes, su fuerte pesar por el rechazo de Corea del Sur de su llamamiento para formar un panel de arbitraje sobre el trabajo forzoso en tiempos de guerra, a medida que la intensificada disputa muestra señales de ampliarse al ámbito de la seguridad.

El ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Taro Kono, citó al embajador surcoreano ante Tokio, Nam Gwan-pyo, para presentar una protesta después de que se pasara la fecha límite para dicho panel de arbitraje.

El canciller japonés calificó de "muy deplorable" la decisión y condenó a Seúl por optar por ser inactivo para con el asunto.

"Es problemático que Seúl esté dejando tal como está la situación de violación del derecho internacional", subrayó.

Posteriormente, Kono dijo, en una declaración, que Japón "elaborará las medidas necesarias ante la seriedad de la situación bilateral actual causada por Seúl".

El ministro no detalló sobre qué medidas necesarias se tomarían, pero su comentario fue considerado como una señal de que Tokio podría tomar más medidas de represalia contra Corea del Sur.

La disputa por el trabajo forzoso se inició después de que el Tribunal Supremo surcoreano ordenara a las empresas japonesas que compensasen a las víctimas del trabajo forzado de Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Tokio ha protestado enérgicamente las sentencias del tribunal surcoreano, argumentando que todos los asuntos de compensación fueron solucionados bajo el tratado de 1965, que ambos países firmaron cuando normalizaron sus relaciones diplomáticas.

Japón implementó, el 4 de julio, restricciones de exportación contra Corea del Sur y podría tomar medidas adicionales de represalia, como la eliminación de Seúl de su llamada lista blanca de países, a quienes se les otorga un tratamiento preferencial en los procedimientos comerciales.

En respuesta, Seúl mantuvo que no puede aceptar la demanda de Japón para el establecimiento de un panel de arbitraje e instó a Tokio a cooperar en la resolución del asunto a través de la diplomacia.

La Cancillería dijo, en un comunicado, que no puede aceptar la pretensión unilateral y arbitraria del Gobierno japonés en cuanto al procedimiento para la solución de controversias y las sentencias judiciales surcoreanas y que no está obligada a su solicitud de arbitraje.

Japón necesita realizar esfuerzos para una solución verdadera, añadió la Cancillería, que sería afrontar la desafortunada historia y tratar de sanar el dolor y las heridas que quedaron en las víctimas.

El ministerio dijo que Seúl está preparado para dialogar con Tokio para una "solución racional que satisfaga a las personas y víctimas de ambas partes y que espera que Tokio retire las restricciones de exportación y regrese a la mesa de diálogo".

Corea del Sur ha mantenido que no puede intervenir en los litigios civiles, con respecto a las sentencias del Tribunal Supremo, diciendo que honra las decisiones del tribunal bajo el principio constitucional democrático, que garantiza la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

En un esfuerzo para resolver la reñida disputa, Seúl propuso, en junio, crear un fondo entre firmas de Corea del Sur y Japón para la indemnización de las víctimas del trabajo forzado. Sin embargo, Tokio rechazó inmediatamente la oferta.

En la reunión de este viernes, entre el enviado surcoreano ante Japón, y el canciller japonés, se intercambiaron comentarios malhumorados.

Kono afirmó que lo que Corea del Sur está haciendo equivale a "revertir el orden internacional desde la Segunda Guerra Mundial" y demandó a Seúl que tome medidas para corregir la situación.

En respuesta, Nam dijo que transmitirá al Gobierno de Seúl lo que Kono había dicho, pero el embajador también añadió que las "medidas unilaterales" de Japón están socavando las bases de la relación entre Seúl y Tokio, y que ambas partes deberían tratar de resolver la cuestión a través del diálogo.

Mientras Nam mencionaba la reciente propuesta de Seúl para indemnizar a las víctimas del trabajo forzado, Kono interrumpió al funcionario y destacó que la propuesta es totalmente inaceptable. El ministro también acusó a Seúl de hacer la propuesta sabiendo que Japón no va a aceptarla. Kono calificó la actitud de Seúl de "extremadamente ruda".

paola@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir