Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

El Tribunal Supremo dictamina contra la prohibición de entrada para el cantante estadounidense de origen surcoreano Yoo Seung-jun

12/07/2019 07:53 replay time01:50

Mira a continuación

Seúl, 11 de julio (Yonhap) -- El Tribunal Supremo ha dictaminado, este jueves, a favor del cantante estadounidense de origen surcoreano, Steve Yoo, a quien se le prohibió visitar Corea del Sur tras obtener la ciudadanía estadounidense hace unos 17 años en un aparente intento de evadir el reclutamiento militar.

El tribunal dijo que es ilegal que el Gobierno surcoreano se niegue a otorgarle un visado de entrada a Yoo, que una vez fue un cantante exitoso aquí más conocido como Yoo Seung-jun.

Yoo se convirtió en objeto de una intensa crítica pública después de que se le concediera la ciudadanía estadounidense en 2002, a pesar de su promesa anterior al público de cumplir con su deber militar. Todos los hombres surcoreanos deben servir en el Ejército por aproximadamente dos años. Los intentos de los jóvenes artistas, así como la descendencia de los ricos, para evitar la conscripción son fuertemente criticados.

Yoo presentó una demanda contra un consulado surcoreano en Los Ángeles en octubre de 2015 por negarse a otorgarle un visado. Según informes, pidió un visado F-4, generalmente emitido por el Gobierno a los surcoreanos que residen en el extranjero. El Ministerio de Justicia también ha apoyado la prohibición de entrada, diciendo que se espera que Yoo participe en actividades que podrían socavar el interés público y la seguridad.

En febrero de 2017, el Tribunal Superior de Seúl, confirmando la decisión de un tribunal inferior, rechazó la apelación de Yoo y falló a favor de la decisión del consulado. El tribunal administrativo de Seúl dictaminó en septiembre de 2016 que el regreso del cantante y la reanudación de las actividades aquí podrían "desmoralizar a los soldados que se están dedicando a servir al país y provocar que los jóvenes evadan el reclutamiento".

El Tribunal Supremo ordenó al Tribunal Superior de Seúl que revisara el caso de Yoo, diciendo que la negativa de Seúl a conceder un visado para el cantante violó los procedimientos administrativos correspondientes.

El más alto tribunal dijo que la prohibición de entrada del Ministerio de Justicia no puede justificar la negación del consulado de un visado para el demandante.

La corte dijo que el consulado surcoreano en Los Ángeles negó un visado para Yoo sin ejercer su poder discrecional, simplemente porque hubo una decisión gubernamental sobre una prohibición de entrada 13 años y siete meses antes, lo que era ilegal para el consulado no ejercer su poder discrecional y que la legalidad de una prohibición de entrada no puede garantizarse incluso si el jefe de la misión extranjera sigue la decisión del ministro de Justicia.

Luego señaló que el consulado violó los procedimientos administrativos al notificar al demandante el rechazo de su visado por teléfono, en lugar de un documento.

El tribunal también citó la ley surcoreana de extranjería, que estipula la disposición del estado F-4 para aquellos que renuncian a la nacionalidad surcoreana para esquivar el deber militar obligatorio hasta cumplir los 38 años, la edad en que se levanta la obligación de servir en el Ejército.

En caso de que Yoo, de 43 años de edad, finalmente gane su demanda luego de la decisión de la Corte Suprema, el consulado surcoreano en Los Ángeles debería revisar su solicitud de visado.

Yoo expresó su profunda gratitud por el fallo judicial a través de su abogado y prometió arrepentirse por el resto de su vida.

Su abogado dijo a la Agencia de Noticias Yonhap, por vía telefónica, que "la sentencia del Tribunal Supremo le dio a Yoo y a su familia la oportunidad de cumplir su anhelado sueño. Durante más de 17 años, Yoo se vio obligado a quedarse en el extranjero. Por lo tanto, desea desesperadamente regresar a casa con sus hijos".

Como reflejo del sentimiento público negativo hacia Yoo, una encuesta reciente encontró que 7 de cada 10 adultos surcoreanos se oponían a su entrada en Corea del Sur.

En la encuesta a 501 personas mayores de 19 años en todo el país, realizada el viernes pasado por el encuestador Realmeter, el 68,8 por ciento se opuso al regreso de Yoo, citando su historial de evadir el servicio militar. Solo el 23,3 por ciento dijo que se debería permitir la entrada de Yoo porque ha pasado mucho tiempo. La encuesta tiene un margen de error de más o menos 4,4 puntos porcentuales y un nivel de confianza del 95 por ciento. Una encuesta realizada en mayo de 2015 mostró un resultado similar.

Los internautas presentaron sus pros y sus contras en los sitios de redes sociales después de la decisión del Tribunal Supremo.

Los partidarios de Yoo dijeron que una prohibición de entrada de 17 años para Yoo, que no cometió un delito grave, no es imparcial, mientras que los críticos dicen que no se le debería permitir ingresar a Corea del Sur para siempre porque traicionó a su país.

Debutando en Corea del Sur en 1997, Yoo fue uno de los cantantes de K-pop más populares hasta enero de 2002, cuando descartó su ciudadanía surcoreana para evitar el servicio militar obligatorio. En última instancia, la oficina de inmigración de Corea del Sur le prohibió ingresar al país en medio de una protesta de los seguidores. Más tarde, mientras trabajaba como actor en China, Yoo intentó sin éxito varias veces levantar la prohibición de entrada.

En enero de este año, lanzó su primer álbum en 12 años a través de sitios de transmisión de música locales. El EP, titulado "Another Day" (Otro día), está lleno de canciones que se arrepienten por su comportamiento pasado y suplican el perdón de los aficionados.

Yoo había intentado lanzar su regreso con el álbum en noviembre del año pasado, pero tuvo que suspenderlo ante la fría reacción de los seguidores surcoreanos.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir