Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

Corea del Sur denuncia como represalia política las restricciones de exportación de Japón en la sesión de la OMC

10/07/2019 11:25 replay time01:53

Mira a continuación

Seúl, 10 de julio (Yonhap) -- Corea del Sur ha denunciado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) la reciente medida de control de exportación de Japón como una represalia económica por motivaciones políticas, mientras intenta obtener el apoyo internacional para revertir la medida.

Durante una reunión del Consejo del Comercio de Mercancías de la OMC, realizada, el martes (hora local), en Ginebra, la embajadora surcoreana Paik Ji-ah, la principal enviada de Seúl en su misión permanente en Ginebra, expresó su pesar por la medida japonesa para restringir sus exportaciones a Corea del Sur de los materiales clave para la fabricación de semiconductores y pantallas, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores surcoreano.

Tokio implementó restricciones más duras en sus exportaciones a Corea del Sur, el jueves pasado, en una aparente medida de represalia contra la sentencia del 2018 del Tribunal Supremo surcoreano, en la que se ordena a las firmas japonesas la indemnización a las víctimas surcoreanas del trabajo forzado durante el período colonial japonés sobre la península coreana.

Paik dijo que la medida de restricción de las exportaciones de Japón es en contra de un solo país e hizo mención de que es inapropiado tomar medidas económicas como represalia con objetivos políticos, según la Cancillería.

Asimismo, la enviada surcoreana expresó su pesar sobre que la medida fue anunciada poco después de que Japón, organizador de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) en Osaka, destacase el comercio libre y justo.

Paik instó a Japón a explicar claramente su razonamiento sobre la medida de restricción de las exportaciones y a retractar rápidamente la medida, argumentando que su afirmación sobre una erosión de la confianza entre los dos países no puede ser una justificación bajo las normas de la OMC.

Negando que la medida guarde relación con la cuestión del trabajo forzado, los funcionarios de Tokio señalaron que la debilitada confianza bilateral y los riesgos de seguridad potenciales vinculados con las exportaciones químicas, eran el motivo por el que Japón tomó tal medida.

Japón ha presionado a Seúl para que intervenga a fin de resolver las renovadas tensiones por las sentencias de los tribunales surcoreanos sobre el trabajo forzado, mientras que afirma que todas las cuestiones de compensación por el régimen colonial de 1910-45 sobre la península fueron resueltas bajo el acuerdo firmado, en 1965, entre los dos Gobiernos. El mismo acuerdo normalizó las relaciones bilaterales.

Sin embargo, Seúl ha rehusado intervenir en un litigio civil, diciendo que respeta la decisión del tribunal bajo un principio constitucional democrático que garantiza la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

Seúl también planea destacar lo que califica como una naturaleza irrazonable de las restricciones de exportación de Tokio durante la reunión del Consejo General de la OMC, prevista del 23 al 24 de julio.

Corea del Sur parece estar esforzándose para obtener el apoyo de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, para que Japón se retracte de la medida, dado que sus esfuerzos para resolver la cuestión de forma bilateral no han mostrado frutos.

El martes (hora de Washington), Kim Hee-sang, director general para los asuntos económicos bilaterales, se reunirá con Roland de Marcellus, subsecretario adjunto interino para las finanzas internacionales y el desarrollo en el Departamento de Estado estadounidense.

La reunión planeada fue diseñada inicialmente para preparar los diálogos económicos de alto nivel entre Seúl y Washington, programados para finales de año. Sin embargo, se estima que Kim aborde la medida de restricciones de Japón.

También se espera que se reúna con el subsecretario adjunto para asuntos de Corea del Sur y Japón, en la Oficina para los Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico del Departamento de Estado, a fin de dialogar sobre la medida de represalia de Tokio.

EE. UU. ha estado promoviendo, durante mucho tiempo, la cooperación trilateral con sus dos aliados asiáticos principales, a fin de abordar conjuntamente una serie de desafíos de seguridad regionales, incluidas las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte y toda medida que socave la libertad de la navegación marítima.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir