Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

Corea del Sur inicia la revisión legal de la denuncia a la OMC contra las restricciones de exportación de Japón

04/07/2019 07:38 replay time00:39

Mira a continuación

Seúl, 3 de julio (Yonhap) -- El Ministerio de Comercio, Industria y Energía ha emprendido una revisión sobre los fundamentos legales para presentar una demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por la decisión de Japón de endurecer las normas para las exportaciones a Seúl de semiconductores y materiales de pantallas, dijo, este miércoles, un funcionario.

"Creemos que la medida de Japón puede ser considerada un acto de control de las exportaciones, que está estrictamente prohibido por la Organización Mundial del Comercio", dijo el funcionario bajo la condición del anonimato. "Los departamentos relacionados ya han iniciado el trabajo administrativo al respecto", apuntó.

La jefa negociadora de comercio surcoreana, Yoo Myung-hee, canceló su viaje de negocios a Latinoamérica, previsto para esta semana, aparentemente para hacer frente a la confrontación comercial con Japón.

Más temprano en el día, Kim Sang-jo, jefe de personal del presidente Moon Jae-in para la política, también dijo que contactó a empresas relacionadas aquí, incluyendo a los cinco conglomerados más grandes de la nación, como Samsung y LG, sobre cómo lidiar con las restricciones de Japón a la exportaciones.

Kim dijo que han arreglado una larga lista de materiales y piezas necesarias para la fabricación de diodos orgánicos emisores de luz (OLED, según sus siglas en inglés) y chips de memoria, que solo se pueden importar de Japón, y los tres elementos principales están sujetos a medidas japonesas en esta ocasión, dijo Kim, señalando que el Gobierno realizará esfuerzos concertados con las empresas locales para minimizar las consecuencias de las restricciones a las exportaciones de Japón.

En una gran escalada de la disputa diplomática, que se lleva gestando hace tiempo, sobre la compensación por el trabajo forzado en tiempos de guerra, Japón anunció, repentinamente, esta semana, que endurecerá las regulaciones sobre las exportaciones a Corea del Sur de productos químicos de alta tecnología utilizados en la producción de semiconductores y teléfonos inteligentes.

En respuesta, el ministro de Industria de Corea del Sur, Sung Yun-mo, prometió tomar los pasos "necesarios", incluida la presentación de una denuncia ante la OMC, describiendo la medida japonesa como una "represalia económica".

Entre los tres artículos a ser regulados a partir del jueves se encuentran: la poliimida fluorada, utilizada para crear pantallas flexibles de OLED, la resina fotosensible, una capa fina utilizada para transferir el patrón de un circuito a un sustrato de semiconductores, y el fluoruro de hidrógeno gaseoso, necesario para el proceso de fabricación de semiconductores.

Cuando la nueva política sea implementada, las firmas japonesas tendrán que solicitar la aprobación para cada contrato a fin de exportar materiales específicos a los clientes surcoreanos, incluidas las marcas importantes, como Samsung, LG y SK.

Corea del Sur ha sido considerada como una de las llamadas naciones de la "lista blanca", con más flexibilidad para un procesamiento de las exportaciones más rápido en términos de artículos relacionados con la seguridad nacional. Veintisiete países han estado recibiendo beneficios de la exclusión, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido.

Otro funcionario surcoreano dijo que Japón está violando el artículo 11 del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), que prohíbe las regulaciones de volúmenes de exportación, a no ser que los productos tengan un impacto grave en la seguridad nacional.

Mientras que el Gobierno surcoreano está estudiando presentar una demanda ante la OMC, fuentes dijeron que Seúl tomará medidas flexibles dependiendo del progreso del tema.

Los expertos dijeron que, una vez que la queja sea presentada ante la OMC, se espera que la disputa continúe durante un largo período, teniendo en cuenta que Corea del Sur y Japón están estrechamente conectados en las industrias de semiconductores y tecnología de la información.

En primer lugar, se pedirá a Corea del Sur y Japón que alcancen un acuerdo cuando la demanda sea presentada. Si las dos partes fracasan en encontrar un punto en común, la OMC abrirá un panel para revisar la disputa.

Los lazos bilaterales entre Corea del Sur y Japón se tensaron aún más el pasado mes de octubre, cuando el Tribunal Supremo de Seúl sentenció que Nippon Steel & Sumitomo Metal Corp., una siderúrgica japonesa conocida como Nippon Steel Corp., debe compensar a cuatro surcoreanos por el trabajo forzado en tiempos de guerra y el trabajo no pagado. La península coreana estuvo bajo el imperio colonial de Japón de 1910-45.

Japón ha arremetido contra la sentencia, reclamando que el tema de la indemnización fue completamente resuelto en el acuerdo bilateral de 1965 sobre la normalización de los lazos diplomáticos de los países.

Sin embargo, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, dijo que la sentencia de octubre, contra el trabajo forzado en tiempos de guerra de Japón, indica que los derechos individuales a las reclamaciones por daños y perjuicios no se terminaron bajo el acuerdo entre los dos países.

El Gobierno surcoreano anunció, por separado, que planea invertir 6 billones de wones (5.120 millones de dólares) para desarrollar localmente materiales de alta tecnología, con el fin de reducir la dependencia de las firmas japonesas.

La medida se produjo en respuesta al anuncio abrupto de Japón, realizado esta semana, de que reforzará las regulaciones sobre las exportaciones de materiales de alta tecnología usados en la producción de semiconductores y teléfonos inteligentes, según el ministerio.

Un funcionario del ministerio dijo que ya se ha completado el estudio de viabilidad sobre el plan de destinar 1 billón de wones (857.265 dólares) a los materiales, piezas y segmento de equipos para los semiconductores durante los próximos diez años, a partir de 2020.

Asimismo, dijo que una evaluación de viabilidad está en proceso también para el plan de inyectar 5 billones de wones (4.300 millones de dólares) en el fomento de materiales, piezas y equipamiento generales durante seis años a partir de 2021.

El proyecto está destinado a estrechar la brecha de tecnologías con Japón en tales áreas, puesto que Tokio, citando razones de seguridad, está buscando actualmente restringir las exportaciones de materiales a Corea del Sur, los cuales son vitales para las industrias tecnológicas.

Varios analistas han expresado preocupaciones de que el impacto negativo de la restricción de exportaciones de Japón pueda expandirse, más allá de Seúl y Tokio, a los fabricantes de dispositivos electrónicos de todo el mundo, ya que Samsung Electronics y SK hynix representan más del 70 por ciento de la producción mundial de chips de memoria.

Según el rastreador de la industria DRAMeXchange, la cuota de mercado mundial de Samsung en chips de memoria para ordenadores llegó al 42,7 por ciento en el primer trimestre, mientras que la de SK hynix fue del 29,9 por ciento.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir