Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

Moon llama la reunión de la DMZ el fin de las relaciones hostiles entre Pyongyang y Washington

02/07/2019 16:45 replay time01:54

Mira a continuación

Seúl, 2 de julio (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha expresado, este martes, que Corea del Norte y Estados Unidos han declarado efectivamente el fin de sus relaciones hostiles con la reunión simbólica del fin de semana entre sus líderes en la frontera intercoreana.

Pese a que no firmaron ningún documento, su acto equivale a una "declaración de facto del fin de las relaciones hostiles y el inicio de una era de paz en toda regla", enfatizó Moon en una reunión del Gabinete.

El presidente se refirió a la reunión entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebrada el domingo en la aldea de la tregua de Panmunjom, en la Zona Desmilitarizada (DMZ, según sus siglas en inglés).

Trump cruzó incluso a Corea del Norte, junto con Kim, convirtiéndose en el primer presidente estadounidense en funciones en poner pie en el país comunista. Corea del Norte y EE. UU. lucharon ferozmente el uno contra el otro durante la Guerra de Corea de 1950-53, que acabó en un armisticio. Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra, quedando por firmar un tratado de paz oficial.

Moon también mantuvo un encuentro trilateral breve con Kim y Trump en Panmunjom, pese a que se mantuvo al margen de sus diálogos, que duraron casi una hora.

El presidente ofreció, asimismo, una explicación sobre su visita conjunta con Trump a un puesto de observación de la DMZ, llamado Ouellette.

Señaló que supuso la primera vez que los presidentes de los aliados viajaron juntos a la DMZ, añadiendo que fue significativo que ambos llevaran trajes y no uniformes militares o chalecos antibalas.

Moon dijo a Trump que la mitad de la población surcoreana, de 51 millones de habitantes, vive en Seúl y en la provincia de Gyeonggi cercana, solo a unos 40 kilómetros de distancia de la frontera intercoreana.

Más de 100.000 ciudadanos estadounidenses residen solo en Seúl, añadió.

Señalando hacia el complejo industrial de Kaesong, un proyecto conjunto entre las dos Coreas, Moon explicó los efectos positivos sobre las economías de ambos lados que podrían tener lugar en caso de que se reanuden las operaciones.

Añadió que todas aquellas cosas fueron posibles gracias no solo a la confianza personal entre los líderes sino también a una marcada reducción de las tensiones fronterizas, incluido el desarme del Área de Seguridad Conjunta (JSA) en Panmunjom bajo el acuerdo militar entre las dos Coreas.

Enfatizó, una vez más, que la mejora de las relaciones intercoreanas y el progreso del diálogo Corea del Norte-EE. UU. están entrelazados en un círculo virtuoso.

Moon describió lo que pasó el domingo en la DMZ como un resultado de la "imaginación impresionante", que era impensable en la "gramática diplomática" existente.

Trump sugirió primero oficialmente la reunión en la DMZ con Kim el sábado, a través de su cuenta de Twitter, y Kim la aceptó.

La propuesta extraordinaria y la respuesta valiente son un producto de una imaginación sorprendente que va más allá del sentido común, dijo.

Tal imaginación es también necesaria en la administración y política nacionales para resolver los problemas pendientes, además de en la cultura, arte, ciencia y tecnología, dijo Moon.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir