Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

Kim decide profundizar los lazos con Rusia y Putin pide una resolución pacífica del estancamiento nuclear

26/04/2019 07:37 replay time01:47

Mira a continuación

Vladivostok, Rusia, 25 de abril (Yonhap) -- El presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha destacado este jueves su voluntad "inquebrantable" de consolidar los lazos con Rusia, mientras que el presidente ruso, Vladímir Putin, hizo un enfático llamamiento a una resolución pacífica del dilema nuclear de Pyongyang.

Los líderes celebraron su primera cumbre en la ciudad de Vladivostok, en el Extremo Oriente de Rusia, en medio de las estancadas negociaciones nucleares de Pyongyang con Washington.

La muy esperada cumbre fue vista como una prueba clave del alcance diplomático de Kim destinado a romper el estancamiento en el diálogo con los EE. UU., aliviar la presión de las sanciones y catalizar su deslucido manejo para el desarrollo económico.

Durante una cena después de la cumbre que duró alrededor de tres horas, Kim dijo mantuvo diálogos sinceros y significativos con Putin sobre los asuntos para el desarrollo de las relaciones amistosas entre Corea del Norte y Rusia, sobre garantizar de la paz y la seguridad en la península coreana y en la región, y sobre asuntos internacionales comunes.

El líder norcoreano añadió que la firme e inquebrantable postura suya y de su Gobierno, y la línea política estratégica para fortalecer y desarrollar implacablemente la relación estratégica, tradicional y amistosa entre Corea del Norte y Rusia en consonancia con las demandas del nuevo siglo.

Por su parte, Putin se comprometió a desempeñar un papel para aliviar las tensiones en la península coreana.

Putin dijo que Rusia cree que varios asuntos, así como un asunto nuclear regional, deberían resolverse diplomática y pacíficamente, y que esta es la única manera efectiva, añadiendo que Rusia continuará haciendo esfuerzos para reducir las tensiones en la península coreana.

Durante una conferencia de prensa, Putin enfatizó la necesidad de una garantía de seguridad "internacional" para Corea del Norte como parte de los esfuerzos para desnuclearizar y lograr una paz duradera en la península coreana.

Putin también dijo que los diálogos multilaterales sobre la desnuclearización del Norte, incluido el diálogo a seis bandas que se había estancado durante mucho tiempo, deberían reanudarse si surge una necesidad.

Putin también pidió una cooperación económica de tres vías entre las dos Coreas y Rusia diciendo que "todo esto es posible" y que "si estos proyectos y otros similares se implementaran, esto crearía las condiciones necesarias para construir la confianza que es tan necesaria para resolver los asuntos clave".

Kim llegó en tren a Vladivostok, el miércoles por la tarde, para efectuar su primer viaje al extranjero desde el colapso de su segunda cumbre con el presidente estadounidense, Donald Trump, celebrada a finales de febrero, en Hanói, Vietnam.

Desde la última cumbre con Trump sin ningún acuerdo, Kim ha estado tratado de acercarse a sus principales partidarios poderosos -China y Rusia-, mientras que exige la flexibilidad en la postura de línea dura de Washington en las estancadas negociaciones nucleares.

Acompañando a Kim en la cumbre extendida estaban los jefes diplomáticos, Ri Yong-ho y Choe Son-hui.

La delegación rusa incluyó al vice primer ministro, Yury Trutnev, el ministro de Asuntos Exteriores, Sergey Lavrov, el ministro de Transporte, Yevgeny Dietrich, y el ministro para el Desarrollo del Extremo Oriente ruso, Alexander Kozlov.

El dilema nuclear de décadas de antigüedad del Norte parece haber encabezado la agenda de la cumbre, ya que tanto Kim como Putin señalaron que discutieron la "situación de la península" de gran interés internacional.

Moscú y Pyongyang están a favor de un enfoque por fases y gradual del desarme nuclear del Norte, mientras que Washington pide que el Norte tome medidas de desnuclearización antes de otorgar recompensas.

Antes de la cumbre, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dijo que EE. UU. está decidido a no repetir los errores del pasado al darle al Norte "un montón de dinero a cambio de demasiado poco".

Cuando se le preguntó si veía un camino hacia un acuerdo que condujera a la desnuclearización, Pompeo dijo: "Sí, lo creo".

Mientras tanto, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunió con Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, en Seúl este jueves por la tarde, según la oficina presidencial, Cheong Wa Dae. Se esperaba que intercambiaran opiniones sobre la cumbre entre Kim y Putin.

Patrushev está aquí para una consulta de seguridad con Chung Eui-yong, director de la Oficina de Seguridad Nacional de Cheong Wa Dae.

La cumbre de Vladivostok es la primera entre los líderes de los dos países en ocho años, después de que el líder norcoreano por aquel entonces, Kim Jong-il, padre del líder actual, se reuniera con el presidente ruso, Dmitry Medvedev, en 2011.

La última diplomacia de cumbres forma parte de la expansión diplomática que el líder norcoreano ha lanzado, el año pasado, para aliviar el aislamiento global y avanzar su agenda económica, tras su afirmación, a finales del 2017, de haber completado la fuerza nuclear estatal.

Tras la cumbre, Kim tiene previsto realizar una visita a Vladivostok y su vecindad, y se espera que regrese el viernes o el sábado a casa.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir