Go to Contents Go to Navigation
Vídeos

El líder norcoreano llega a Vladivostok para celebrar una cumbre con Putin

25/04/2019 07:32 replay time02:29

Mira a continuación

Vladivostok, Rusia, 24 de abril (Yonhap) -- El presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha llegado, este miércoles, a la ciudad rusa de Vladivostok para celebrar su primera cumbre con el presidente ruso, Vladímir Putin, en medio de los diálogos nucleares estancados con Estados Unidos.

Después de su salida, a primera hora de la mañana, de una estación no desvelada de Corea del Norte y una parada en la ciudad fronteriza rusa de Jasán, el tren especial de Kim ha llegado a la ciudad portuaria del Pacífico, donde la policía rusa ha mantenido una estricta seguridad para su primera visita al país desde que asumió el cargo, a finales del 2011.

Al desembarcar del tren, Kim, vestido con un abrigo negro, mostró una amplia sonrisa a una multitud de funcionarios rusos y personas que acogían su llegada. Después de una inspección de la guardia de honor, se lo llevaron en su sedán negro de marca Mercedez-Benz frente a la estación.

En Jasán, Kim expresó su esperanza de "diálogos útiles" con Putin sobre la estabilidad regional, programados para el jueves, mientras extendía su aprecio por la hospitalidad del pueblo ruso.

Kim dijo a los medios rusos que durante la reunión con Putin intercambiará opiniones sobre muchos temas y que cree que la cumbre será una oportunidad para un diálogo muy útil para gestionar de manera estable y ajustar conjuntamente la situación en la región.

Kim fue recibido en Jasán por funcionarios de alto rango rusos, como Alexander Kozlov, ministro para el desarrollo del Lejano Oriente ruso, y Oleg Kozhemyako, gobernador de Krai de Primorie.

Según un comunicado de prensa, publicado en la página web del Gobierno de Krai de Primorie, Kim dijo a Kozlov que su visita a Rusia en esta ocasión no será la última, sino que supondrá solo el primer paso en el desarrollo de las relaciones bilaterales.

La cumbre con Putin, prevista para el jueves, será una prueba clave para la capacidad diplomática de Kim, en medio de su impulso para aliviar la presión de las sanciones, catalizar su deslucido impulso para el desarrollo económico y romper un bloqueo en el diálogo con Washington.

Este supone el primer viaje de Kim al extranjero desde su segunda cumbre con el presidente estadounidense, Donald Trump, celebrada en febrero, en Hanói, Vietnam, que acabó en un fracaso por no lograr acortar las diferencias sobre el alcance de la desnuclearización de Pyongyang y el alivio de las sanciones de Washington.

Desde la cumbre sin acuerdo, Pyongyang ha estado reforzando la diplomacia con sus dos partidarios tradicionales, China y Rusia, mientras que ha demandado flexibilidad en la postura de línea dura de Washington en las negociaciones nucleares, infructuosas hasta el momento.

La comitiva de Kim incluye a dos vicepresidentes del Comité Central del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, Kim Phyong-Hae y O Su-yong, y a los jefe diplomáticos, Ri Yong-ho y Choe Son-hui, según la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte. También se encuentra Ri Yong-gil, jefe del personal general del Ejército Popular de Corea del Norte.

El medio estatal no mencionó si la primera dama, Ri Sol-ju, estaba o no a bordo del tren.

Kim Yong-chol, uno de los principales negociadores nucleares del Norte involucrado en los diálogos con Estados Unidos, tampoco fue mencionado. Esta supone la primera vez que no ha acompañado al líder en un viaje al extranjero.

Kim Yo-jong, la hermana menor del líder al que acompañó en eventos clave en el extranjero, tampoco fue vista.

El Kremlin ha confirmado que la cumbre tendrá lugar el jueves en Vladivostok. Yuri Ushakov, un asesor del Kremlin, dijo a los reporteros que el tema principal de la agenda de la cumbre será la forma de resolver la confrontación nuclear norcoreana.

Asimismo, enfatizó que Rusia será el primer país que visite Kim después de su reciente reelección como presidente del Comité de Asuntos de Estado, el aparato administrativo más alto del país.

Debido a su agenda interna frenética, Putin tiene previsto llegar a Vladivostok el jueves. Se esperaba que el vice primer ministro de Rusia, Yury Trutnev, quien también funge como enviado presidencial plenipotenciario ante el Distrito Federal del Lejano Oriente, recibiera a Kim en la estación de Vladivostok, pero no pudo presentarse porque estaba supervisando una operación para apagar un incendio en Siberia oriental.

Está previsto que la reunión Kim-Putin tenga lugar en la Universidad Federal del Lejano Oriente, ya que el personal de seguridad y protocolo de Kim fue visto haciendo los preparativos finales, mientras que las banderas nacionales de Corea del Norte y Rusia se hayan colgadas de los postes de luz del campus.

Según el Kremlin, Kim y Putin celebrarán primero una reunión cara a cara y luego se les unirán los miembros de su delegación. También se realizará una recepción formal.

Se espera que los funcionarios clave en el entorno de Kim se unan a una sesión cumbre extendida.

La delegación rusa incluirá al vice primer ministro Trutnev; al ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov; al ministro de Transporte, Yevgeny Dietrich; y al ministro de Desarrollo del Extremo Oriente Kozlov, dijo la prensa rusa.

Se espera que la agenda de la cumbre se centre en los esfuerzos de paz en la península dividida, la cooperación económica y los lazos bilaterales.

La cumbre de Vladivostok será la primera entre los líderes de los dos países en ocho años, después de que el líder norcoreano por aquel entonces, Kim Jong-il, padre del líder actual, se reuniera con el presidente ruso, Dmitry Medvedev, en 2011.

La última diplomacia de cumbres forma parte de la expansión diplomática que el líder norcoreano ha lanzado, el año pasado, para aliviar el aislamiento global y avanzar su agenda económica, tras su afirmación, a finales del 2017, de haber completado la fuerza nuclear estatal.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Geng Shuang, expresó su esperanza de que la cumbre entre Kim y Putin tenga éxito y contribuya a resolver los "problemas de la península coreana".

China y Rusia han hecho mucho juntos para salvaguardar la paz y la estabilidad en la península coreana, y se ha elaborado una hoja de ruta conjunta para abordar la situación en la península, dijo en una conferencia de prensa regular.

El portavoz también dijo que Pekín y Moscú se han comunicado y han cooperado estrechamente en los asuntos de la península.

Antes del viaje de Kim a Rusia, surgió la especulación de que Putin podría usar la cumbre para reforzar la influencia geopolítica de Moscú sobre la península en medio de la creciente charla sobre el dominio regional de China.

En Washington, el Departamento de Estado estadounidense ha enfatizado la importancia de la desnuclearización de Corea del Norte, diciendo que EE. UU. y la comunidad internacional están comprometidos con la misma meta: la desnuclearización final y completamente verificada de Corea del Norte. El portavoz del departamento dijo, cuando se le preguntó sobre la cumbre Kim-Putin, que el compromiso del presidente Kim para desnuclearizarse es en lo que se está centrando el mundo.

El representante especial de EE. UU. para la política sobre Corea del Norte, Stephen Biegun, y su homólogo ruso, el viceministro de Asuntos Exteriores, Igor Morgulov, seguirán consultando las maneras de "salvar las distancias acerca del camino a seguir".

Tras la cumbre, Kim tiene previsto realizar una visita a Vladivostok y su vecindad, y regresar el viernes a casa.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir