Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Vídeos

Corea del Sur y EE. UU. firman una pauta estratégica sobre defensa combinada después de la transferencia del OPCON

01/11/2018 11:28 replay time02:35

Mira a continuación

Washington, 31 de octubre (Yonhap) -- Los jefes de Defensa de Corea del Sur y Estados Unidos han firmardo, el miércoles (hora local), una pauta estratégica sobre la forma en la que operará su mecanismo de defensa combinado después de la transferencia planeada del control operativo (OPCON, según sus siglas en inglés) en tiempos de guerra.

La directriz, llamada "Principios Rectores de la Alianza", contiene un conjunto de compromisos para continuar estacionando a las tropas estadounidenses en Corea del Sur, mantener el Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos (CFC) y hacer que un general de cuatro estrellas surcoreano dirija el CFC.

El ministro de Defensa surcoreano, Jeong Kyeong-doo, y su homólogo estadounidense, James Mattis, firmaron el documento después de celebrar su 50ª Reunión Consultiva de Seguridad (SCM) en Washington, el principal diálogo anual de defensa de los aliados.

La directriz buscó disipar las preocupaciones entre los conservadores de que la transferencia del OPCON podría conducir, finalmente, a la retirada, o reducción, de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK), la disolución del CFC y el debilitamiento de la postura de defensa combinada de los aliados.

Los "Principios Rectores de la Alianza" son un documento elaborado pensando en el futuro de la alianza con más de 50 años de anticipación, dijo el Ministerio de Defensa de Seúl en un comunicado de prensa.

Se espera que los principios aborden las preocupaciones de seguridad de los ciudadanos presentando una dirección para el sistema de defensa combinado de Corea del Sur y EE. UU. después de la transferencia del OPCON y proclamando la firmeza de la alianza entre ambos países, añadió el comunicado.

Entre esas preocupaciones estaba la posibilidad de que EE. UU., con el Ejército más grande del mundo, pudiera no estar dispuesto a asumir el papel de subcomandante en una unidad combinada con su aliado. Pero los funcionarios de Seúl dijeron que la preocupación también se ha resuelto a través de la directriz.

Las autoridades de EE. UU. nombrarán a un general o almirante para fungir como subcomandante del CFC tras la transferencia del OPCON.

En los casos de cambios importantes en el sistema de defensa combinado de los aliados, como la transferencia del OPCON en tiempos de paz en 1994, Seúl y Washington emitieron una "directiva estratégica" al CFC para su implementación. Pero la emisión de una pauta estratégica de este tipo es inusual, dijeron los funcionarios de Seúl.

La directriz se encuentra entre una serie de otros documentos estratégicos que Jeong y Mattis aprobaron el miércoles.

Uno de ellos es el memorando para el registro (MFR) de la futura estructura de mando de los aliados. El MFR implica el acuerdo de que un general de cuatro estrellas surcoreano liderará el CFC con un general de cuatro estrellas estadounidense siendo su suplente después de la transferencia del OPCON.

Los jefes de Defensa también acordaron llevar a cabo, el próximo año, su verificación de la capacidad operativa inicial (IOC) de Corea del Sur para liderar las fuerzas combinadas. Después de la verificación de la IOC, las dos partes verificarán todas las capacidades plenas operativas y de misión de Seúl.

Corea del Sur entregó el control operativo de sus tropas al comandante del Comando de las Naciones Unidas, encabezado por EE. UU., durante la Guerra de Corea de 1950-53. Posteriormente fue transferido al jefe del Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur-EE. UU. cuando se creó en 1978.

Corea del Sur retomó el OPCON en tiempos de paz en 1994, pero EE. UU. sigue teniendo el OPCON en caso del brote de una guerra. Estaba previsto que la transferencia del OPCON en tiempos de guerra tuviera lugar en 2015, pero fue aplazada, ya que los aliados acordaron, en 2014, una entrega basada en condiciones debido a los ensayos nucleares y de misiles de Pyongyang.

En la SCM de este año los aliados también acordaron la suspensión de las enormes maniobras aéreas anuales Vigilant Ace, programadas originalmente para diciembre, que involucran una gran flota de aviones de alta tecnología, incluidos aviones de combate que evaden radares, para apoyar la diplomacia en curso para construir la confianza con Corea del Norte y alentar su desnuclearización.

El Departamento de Defensa de EE. UU. dijo, anteriormente, que los aliados acordaron suspender la maniobra. Pero el Ministerio de Defensa de Seúl dijo que los aliados solo sopesaron "varias ideas, incluida la suspensión", en una aparente indicación de diferencias sobre el destino de las maniobras de este año.

En la SCM, Seúl y Washington acordaron también llevar a cabo una investigación conjunta sobre la visión de defensa de su alianza futura.

La investigación elaborará una visión conjunta destinada a desarrollar la cooperación de la alianza bilateral en el sector de la defensa de una manera más complementaria y orientada al futuro.

Tras la SCM, Jeong y Mattis emitieron un comunicado conjunto.

En el comunicado, ambas partes subrayaron que la implementación completa de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas podría continuar "hasta que se confíe en la desnuclearización completa de Corea del Norte de manera final y completamente verificada".

Según el comunicado, los dos jefes de Defensa prometieron también continuar manteniendo una coordinación y cooperación estrechas entre las autoridades militares de ambos países durante el proceso de implementación del reciente acuerdo militar intercoreano, diseñado para reducir las tensiones y prevenir las confrontaciones accidentales.

Mattis reiteró el compromiso de EE. UU. para mantener el nivel actual de fuerzas de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur y reafirmó que Washington proporcionará una disuasión extendida para Corea del Sur.

La disuasión extendida se refiere al compromiso estadounidense para utilizar un abanico completo de capacidades militares, incluidos armas nucleares y activos de defensa convencionales y de misiles.

A diferencia de los comunicados anteriores de la SCM, el comunicado de este año no incluye ninguna advertencia contra las provocaciones norcoreanas.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)

Vídeos más vistos
Inicio Subir