Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN) Yoon se ofrece a reactivar la economía norcoreana con un 'plan audaz' en caso de desnuclearización

Últimas noticias 10/05/2022 12:01
El nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, es juramentado durante su ceremonia de investidura, el 10 de mayo de 2022, frente a la Asamblea Nacional, en Seúl. (Foto del cuerpo de prensa. Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 10 de mayo (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, ha jurado el cargo, este martes, prometiendo reconstruir la nación sobre las bases de una democracia liberal y economía de mercado y ofreciendo reactivar la economía de Corea del Norte con un "plan audaz", si toma pasos para desnuclearizarse.

Yoon realizó los comentarios en su discurso de investidura, realizado en la plaza de la Asamblea Nacional, describiendo varios desafíos a los que se enfrenta el país y el mundo, desde la pandemia y la reestructuración de las cadenas mundiales de suministro hasta el mínimo histórico en el crecimiento y el creciente desempleo en Corea del Sur.

"Es el llamamiento de nuestra generación construir una nación que propugne la democracia liberal y garantice una economía de mercado próspera, una nación que cumpla su responsabilidad como miembro confiable de la comunidad internacional y una nación que realmente pertenezca al pueblo", dijo Yoon ante unas 41.000 personas reunidas en la ceremonia, señalando que es consciente de su "deber solemne de reconstruir esta gran nación".

El presidente dijo que está ansioso de trabajar junto con otras naciones para resolver los desafíos comunes y destacó la importancia de defender las libertades políticas y económicas para garantizar su éxito, diciendo que, como ciudadanos globales, deben ponerse en contra de cualquier intento que pretenda arrebatar su libertad, abusar de los derechos humanos o destruir la paz.

Asimismo, ofreció un gesto de paz a Corea del Norte, en medio de su creciente alarde militarista. Yoon dijo que aunque los programas nucleares de Corea del Norte son una amenaza no solo para la seguridad de Corea del Sur y la del Nordeste Asiático, la puerta del diálogo se mantendrá abierta de modo que se pueda resolver dicha amenaza pacíficamente.

Agregó que, si Corea del Norte, se embarca genuinamente en un proceso para su desnuclearización completa, Corea del Sur está preparada para trabajar con la comunidad internacional a fin de presentar un plan audaz que reforzará vastamente la economía norcoreana y mejorará la calidad de vida de su pueblo.

La investidura de Yoon supone el inicio de una dura batalla para evitar la crisis económica, ganar la cooperación de un Parlamento controlado por la oposición y controlar a una amenazante Corea del Norte.

El nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, recibe un informe del Ejército, el 10 de mayo de 2022, en el búnker subterráneo de la nueva oficina presidencial, en Yongsan, Seúl. (Foto proporcionada por la oficina de Yoon. Prohibida su reventa y archivo)

Yoon principió su mandato, de cinco años, a medianoche, en el búnker subterráneo del edificio de la nueva oficina presidencial, en Yongsan, al recibir una sesión informativa del Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés).

En celebración del comienzo de la Administración Yoon, se llevó a cabo una ceremonia de campanadas, justo a medianoche, en el centro de Seúl.

Más de 40.000 personas se congregaron en la ceremonia de investidura, incluidos enviados extranjeros, como el segundo caballero estadounidense, Douglas Emhoff, y el vicepresidente chino, Wang Qishan, lo cual supone una escala de reunión que era imposible, hasta hace poco, debido a las restricciones por el COVID-19.

Tras la ceremonia, se dirigirá directamente a la nueva oficina presidencial, cuyo lanzamiento fue impulsado firmemente por Yoon como demostración de su voluntad para acercarse al pueblo.

Cheong Wa Dae, la antigua oficina presidencial, construida en un majestuoso complejo en el pie de una montaña, fue considerada por Yoon como un "símbolo del poder imperial".

Yoon asume el cargo en un momento en que Corea del Sur está luchando para hacer frente a los desafíos económicos derivados de la pandemia, la guerra en Ucrania y otros factores, que han dado como resultado el fenómeno de "tres máximos simultáneos" en inflación, tipos de interés y tipos de cambio.

El Gobierno entrante ha defendido la "seguridad económica" en medio de la creciente competencia entre China y Estados Unidos, para asegurar las cadenas de suministro de baterías, semiconductores y otros sectores clave.

La amenaza del programa nuclear y de misiles de Corea del Norte se cierne más que nunca, ya que la nación comunista parece lista para llevar a cabo su séptima prueba nuclear, este mes, como muy pronto, poco después de que el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, amenazara con usar proactivamente armas nucleares, en lugar de limitarse a poseerlas para la disuasión de guerra, si alguien intenta violar los "intereses fundamentales" del país.

Se espera que tanto la seguridad económica como los asuntos sobre Corea del Norte ocupen un lugar destacado en la agenda de la primera cumbre de Yoon con el presidente de EE. UU., Joe Biden, el 21 de mayo, en Seúl.

La visita de Biden, programada del 20 al 22 de mayo, se realizará solo 10 días después de que Yoon tome posesión, por lo que será la cumbre entre Corea del Sur y EE. UU. que tenga lugar más pronto tras la investidura de un presidente surcoreano.

Yoon también se enfrenta a la abrumadora tarea de reparar los lazos profundamente fracturados con Japón.

Durante su campaña, Yoon indicó su voluntad de construir una relación orientada hacia el futuro con el país vecino, a pesar de sus disputas no resueltas sobre las esclavas sexuales en tiempos de guerra, el trabajo forzado y asuntos territoriales derivados del dominio colonial de Tokio sobre la península coreana, de 1910-45.

Yoon envió, el mes pasado, una delegación de consultas políticas a Japón, con una carta para el primer ministro japonés, Fumio Kishida.

En cuanto a China, Yoon se enfrenta a un difícil acto de equilibrio, ya que la cooperación de Pekín es clave para frenar las ambiciones nucleares de Corea del Norte y mantener una sólida relación comercial bilateral, mientras el presidente se comprometió a desplegar unidades adicionales del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD) de EE. UU., un sistema antimisiles, en Corea del Sur, lo cual irrita significativamente a Pekín. Yoon también pretende lograr la entrada gradual de Corea del Sur en el Diálogo de Seguridad Cuadrilateral -conocido como Quad-, el cual es considerado un foro que pretende contrarrestar el ascenso de China.

En el ámbito local, Yoon se enfrenta a una Asamblea Nacional hostil, controlada por la principal oposición, el Partido Democrático (DP).

Con 168 de los 300 escaños, el DP ha retrasado el proceso de confirmación parlamentaria de los nominados al Gabinete de Yoon, lo que ha obligado al nuevo Gobierno a celebrar su primera reunión del Gabinete, esta semana, con varios miembros de la Administración saliente.

Los obstáculos legislativos quedaron claramente demostrados en la decisión, del equipo de transición, de posponer la reorganización del Gobierno, incluida la posibilidad de cumplir la promesa de campaña de Yoon de abolir el Ministerio de Igualdad de Género y Familia.

A solo unas semanas de las elecciones locales del 1 de junio, el nuevo Gobierno también quiere evitar una situación en la que el ahora gobernante Partido del Poder del Pueblo (PPP) pierda las elecciones o las siete elecciones parciales parlamentarias que se celebran simultáneamente, en una etapa tan temprana de su mandato.

El rival electoral de Yoon, Lee Jae-myung, declaró, el domingo, un regreso a la política antes de lo esperado, al anunciar su candidatura a uno de los escaños parlamentarios vacantes en las elecciones parciales.

Los índices de popularidad de Yoon rondan el 50 por ciento, uno de los niveles más bajos para un presidente electo, lo que subraya las profundas divisiones políticas en la sociedad surcoreana.

El nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, hace un saludo militar mientras recibe, como comandante en jefe, una sesión informativa del JCS, el 10 de mayo de 2022, en el búnker subterráneo de la nueva oficina presidencial, en Yongsan, Seúl. (Foto proporcionada por la oficina de Yoon. Prohibida su reventa y archivo)
La pantalla muestra al nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol (izda., arriba), recibiendo, como comandante en jefe, un informe del jefe del JCS, el general Won In-choul (dcha., arriba), el 10 de mayo de 2022, en el búnker subterráneo de la nueva oficina presidencial, en Yongsan, Seúl. (Foto proporcionada por la oficina de Yoon. Prohibida su reventa y archivo)
Unos representantes de Corea del Sur, quienes fueron elegidos por el comité de transición presidencial, participan en una ceremonia de campanadas de la campana del pabellón Bosingak, en Seúl, el 10 de mayo de 2022, para conmemorar el inicio del mandato único, de cinco años, del nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave
Inicio Subir