Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Un medio de propaganda norcoreano critica la iniciativa de Japón de enlistar una mina relacionada con el trabajo forzado como Patrimonio Mundial de la Unesco

Últimas noticias 03/01/2022 10:35
La imagen, proporcionada por la Televisión de Noticias Yonhap, muestra la mina Sado, en Japón. (Prohibida su reventa y archivo)

La imagen, proporcionada por la Televisión de Noticias Yonhap, muestra la mina Sado, en Japón. (Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 3 de enero (Yonhap) -- El medio de propaganda norcoreano Uriminzokkiri ha criticado, este lunes, la intención de Japón de enlistar una mina antigua, relacionada con el trabajo forzado en tiempos de guerra, como un sitio de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, según su acrónimo en inglés), diciendo que es "una acción descarada".

Según se informa, la Agencia de Asuntos Culturales de Japón ha estado tratando de registrar, en el codiciado listado, la mina Sado, donde los coreanos fueron sometidos al trabajo forzado durante la colonización japonesa de la península coreana, en 1910-45.

Uriminzokkiri dio a conocer, en un artículo, las reacciones a la iniciativa de Japón de los medios de comunicación de Corea del Sur y de organizaciones civiles, diciendo que condenan enérgicamente la acción descarada del Gobierno japonés.

El sitio web de propaganda norcoreano recalcó, citando un informe de una fundación surcoreana para las víctimas de la movilización forzada de Japón, que, desde 1939 a 1942, alrededor de 1.200 coreanos fueron movilizados forzosamente y obligados a trabajar en condiciones inhumanas, por lo que muchos escaparon, y aquellos encontrados fueron torturados.

Agregó que el hecho de que Japón, que sigue manipulando la información sobre el trabajo forzado de los coreanos en la isla de Hashima -o Isla del Acorazado-, vuelva a proponer enlistar un sitio de trabajo forzado como patrimonio de la Unesco, es un claro desafío a la comunidad internacional.

Previamente, Japón había prometido que instalaría un centro de información para proporcionar explicaciones suficientes sobre el trabajo forzado tras la designación como Patrimonio Mundial de la Unesco de 23 sitios industriales de la era Meiji, incluida la isla de Hashima, en 2015, pero solo subrayó los logros de la revolución industrial de Japón.

La mina Sado, cerrada en 1946, fue operada originalmente como una mina de oro en la década de 1600, pero se convirtió en una instalación para producir materiales relacionados con la guerra, como cobre, hierro y zinc, durante la Segunda Guerra Mundial.

Uriminzokkiri también presentó las reclamaciones de una organización civil japonesa, que dijo que, si el Gobierno japonés desea registrar la mina Sado como Patrimonio Mundial de la Unesco, debe incluir la historia del trabajo forzado de los coreanos.

Asimismo, mencionó que los medios de comunicación plantearon que la Administración surcoreana actual debe exigir al Gobierno japonés que revoque la candidatura de la mina, que dé a conocer el motivo por el cual el sitio no es apropiado como Patrimonio Mundial, así como la historia de la movilización forzada de Japón en los tiempos de guerra, y que haga frente, de manera firme, a la actitud descarada de Japón.

Esta supuso la primera vez que un medio de comunicación norcoreano mencionó la iniciativa de Japón de enlistar la mina Sado como Patrimonio Mundial de la Unesco.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir