Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Corea del Sur reintroduce las medidas de cuarentena en medio de la confirmación de los primeros casos de ómicron

Últimas noticias 02/12/2021 08:14
El 1 de diciembre de 2021, un restaurante en el centro de Seúl muestra una pantalla de televisión que transmite un informe mediático sobre los primeros casos de la variante ómicron del COVID-19 confirmados en Corea del Sur.

Seúl, 1 de diciembre (Yonhap) -- Corea del Sur ha decidido, este miércoles, volver a imponer la monitorización estricta en los aeropuertos, la cuarentena obligatoria y otras medidas, para prevenir la propagación de la variante emergente ómicron del coronavirus, tras reportarse los primeros de tales casos en el país.

Una pareja casada, de unos 40 años, que vive en Incheon, al oeste de Seúl, y su amigo treintañero dieron positivo en la variante ómicron en las pruebas de secuenciación del genoma, según la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés).

Otras dos mujeres quincuagenarias también dieron positivo, según añadió la KDCA, posteriormente, lo que sitúa el total de confirmados en cinco. Se estaba analizando por la variante al menos un caso sospechoso más, junto con las pruebas que se están realizando a los familiares de los pacientes infectados.

Los funcionarios sanitarios también realizaron la prueba al hijo adolescente de la pareja, y el resultado se anunciará a lo largo de esta semana, informó la KDCA.

La pareja, que está completamente vacunada, visitó Nigeria del 14 al 23 de noviembre y dio positivo por COVID-19 el jueves pasado. Su amigo y el hijo dieron positivo el martes de esta semana. La pareja y el amigo no muestran síntomas significativos, aparte de dolores respiratorios y musculares, según los funcionarios sanitarios.

Los primeros casos confirmados de la variante ómicron, conocida por ser mucho más contagiosa, avivan nuevas preocupaciones de que la propagación del virus podría descontrolarse, mientras que últimamente el país ha visto un aumento a niveles récord del número diario de casos y de pacientes en estado crítico. También ha aumentado la preocupación de que los hospitales se queden sin camas.

Para bloquear la entrada de la nueva cepa del virus, todos los viajeros que lleguen al país procedentes del extranjero deberán someterse a una cuarentena obligatoria de 10 días, durante las dos próximas semanas a partir del viernes, independientemente de si están vacunados, dijeron las autoridades sanitarias tras una reunión de emergencia sobre las medidas de respuesta al virus.

Se permitirá que los ciudadanos surcoreanos y los extranjeros con estancias a largo plazo realicen la cuarentena en sus hogares, mientras que los extranjeros con estancias breves deberán ser puestos en cuarentena en una instalación temporal designada por el Gobierno.

Las autoridades sanitarias también realizarán pruebas de la variante ómicron a todos los viajeros extranjeros en caso de que den positivo en el examen del coronavirus.

El Gobierno agregó Nigeria a la lista de países cuyos viajeros tienen efectivamente prohibida la entrada en Corea del Sur, junto con otras ocho naciones africanas, incluida Sudáfrica, que ya están sujetas a restricciones en las emisiones de visados y las llegadas por preocupaciones sobre la variante ómicron.

Durante las dos próximas semanas, a partir del sábado, el Gobierno prohibirá los vuelos directos procedentes y con destino a Etiopía, lo que refleja los datos de que muchos de los viajeros de las nueve naciones africanas de alto riesgo volaron a Corea del Sur a bordo de aviones que despegaron de su capital, Adís Abeba.

La aparición de la variante ómicron ha puesto un freno a los esfuerzos a plena escala de Corea del Sur para volver a la normalidad, con un alivio gradual de las restricciones antivirus, bajo el plan "living with COVID-19" (vivir con el coronavirus), que comenzó el mes pasado.

El lunes, el Gobierno decidió suspender el plan, diciendo que el nivel de riesgo de la pandemia, un nuevo sistema de evaluación de cinco niveles que introdujo, la semana pasada, para evaluar el grado de riesgo del COVID-19, ha alcanzado el nivel más alto en el área de la capital.

El Gobierno dijo que acelerará la administración de las inyecciones de refuerzo y conseguirá más camas hospitalarias durante las cuatro próximas semanas.

Pero los críticos piden a las autoridades que consideren volver a restablecer los toques de queda y endurecer las restricciones de entrada desde el extranjero, incluso para los viajeros vacunados, y las normas diarias de distanciamiento social, diciendo que las medidas actuales serían poco útiles para contener la propagación del virus.

Corea del Sur reportó, el miércoles, 5.123 casos nuevos de COVID-19, superando la marca de 5.000 por primera vez. El número de pacientes en estado crítico alcanzó un nuevo máximo de 723.

Los pasajeros procedentes de Adís Abeba, la capital de Etiopía, llegan, el 1 de diciembre de 2021, al Aeropuerto Internacional de Incheon, al oeste de Seúl.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir