Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(ANÁLISIS) Cómo Kim Jong-un, una vez un joven novato político, consolidó su poder en Corea del Norte en 10 años

Corea del Norte 21/11/2021 13:50
En esta foto de archivo de 2010, publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés), el entonces líder norcoreano Kim Jong-il (dcha.) y su hijo Kim Jong-un (izda.) aplauden durante una gran noche de gala para conmemorar el 65º aniversario de la fundación del gobernante Partido de los Trabajadores, en la plaza Kim Il-sung en Pyongyang. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Seúl, 21 de noviembre (Yonhap) -- Muchos observadores de Corea del Norte dudaban cuando Kim Jong-un, entonces de 27 años, se hizo cargo del llamado reino ermitaño en diciembre de 2011, tras la repentina muerte de su padre, Kim Jong-il.

Una década después, aparentemente, pocos cuestionan el control de Kim en el poder, a pesar de una serie de desafíos, como su economía agonizante, en medio de una amplia red de sanciones lideradas por las Naciones Unidas (ONU) y Estados Unidos contra su régimen.

A lo largo de los últimos 10 años, Kim ha establecido de manera efectiva su propio estilo de liderazgo utilizando una amplia gama de estrategias, desde construir una imagen de una figura que se preocupa por la vida de la gente hasta los brutales asesinatos de sus propios tío y hermano, dicen observadores externos.

En esta foto de archivo, publicada por el periódico oficial de Corea del Norte, el Rodong Sinmun, Jang Song-thaek, el otrora poderoso tío del presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, es juzgado ante un tribunal militar especial en Pyongyang, el 12 de diciembre de 2013. El periódico informó al día siguiente que Jang fue ejecutado inmediatamente después de que el tribunal lo declarara culpable de traición. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Kim ascendió formalmente al poder el 30 de diciembre de 2011, y el gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte (WPK, según sus siglas en inglés) anunció que "asumió el mando supremo del Ejército Popular de Corea del Norte (KPA)". Fue solo 13 días después de que Kim Jong-il falleciera de un ataque al corazón.

Meses después, en abril de 2012, el partido lo nombró su "primer secretario".

Los esfuerzos para preparar al príncipe heredero como el próximo líder de Corea del Norte comenzaron años antes, pero el joven de 27 años todavía parecía carecer de la experiencia política y los ayudantes cercanos necesarios para apoyar una transición de poder sin problemas de padre a hijo y ayudar a solidificar su liderazgo.

Kim Jong-il, por ejemplo, se preparó durante dos décadas para tomar el mando de Pyongyang de manos de su padre y fundador nacional, Kim Il-sung, en 1994, cuando el proceso de sucesión comenzó en 1974.

Una de las primeras cosas que hizo Kim al tomar el trono fue restaurar el sistema de partidos para mantener bajo control al Ejército, que había desarrollado un inmenso poder bajo la política de su padre del Ejército primero, y dar autoridad al proceso de toma de decisiones del líder relativamente joven.

En 2016, Corea del Norte celebró un congreso del partido de cuatro días, el primero de este tipo en 36 años, y anunció la política "byongjin" de buscar simultáneamente tanto el desarrollo económico como nuclear.

En enero de este año, Corea del Norte celebró otro congreso del partido y apoyó a Kim como "secretario general", un título que anteriormente tenía su padre.

Habiendo asegurado un sistema político para respaldar su reinado, Kim no dudó en eliminar a aquellos que se consideraban obstáculos para su poder absoluto.

Uno de los incidentes de más alto perfil que contribuyó a la reputación de Kim en el escenario mundial fue la ejecución en 2013 de su otrora poderoso tío, Jang Song-thaek, por cargos de traición.

En 2017, el medio hermano de Kim, Kim Jong-nam, fue envenenado hasta causarle la muerte en un aeropuerto de Kuala Lumpur, un asesinato también atribuido a Pyongyang.

A pesar de la brutalidad, Kim utilizó los medios de propaganda estatal estrictamente controlados para posicionarse como un líder dedicado a mejorar la vida de la gente común en todo el país, mientras buscaba transformar la imagen del régimen en la de un "Estado normal".

El presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, habla durante el segundo día de una sesión de la Asamblea Popular Suprema, el Parlamento norcoreano, en la Sala de la Asamblea Mansudae, en Pyongyang, el 29 de septiembre de 2021, en esta foto publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés) al día siguiente. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Kim ha puesto a su esposa, Ri Sol-ju, en la atención pública, a diferencia de su padre, y ha publicado imágenes de él bebiendo cerveza y fumando con funcionarios del partido.

En el frente diplomático, Kim celebró una primera cumbre histórica con el entonces presidente de EE. UU., Donald Trump, y se reunió con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, tres veces en 2018.

Aunque las conversaciones nucleares y los intercambios intercoreanos están paralizados, tal reunión con un líder estadounidense fue promocionada como un gran logro del joven líder dentro de Corea del Norte.

Cheong Seong-chang, director del Centro de Estudios Norcoreanos, en el Instituto Sejong, dijo que, después de lograr un cierto nivel de logros diplomáticos, Kim ya no tuvo que depender de las sombras de Kim Il-sung y Kim Jong-il para legitimar su liderazgo, algo que dejó claro en la revisión de la Constitución en 2019 al redactar todas las frases relacionadas con la política de su padre del Ejército primero.

El presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un (2ª fila, dcha.) y su esposa, Ri Sol-ju, ven una actuación en el Teatro de Bellas Artes Mansudae, en Pyongyang, el 16 de febrero de 2021, en esta foto de archivo publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés). (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

El Gobierno de Seúl también cree que el joven gobernante se ha asegurado de manera efectiva un estatus político comparable al de sus predecesores.

Corea del Norte ha retirado los retratos de los exlíderes del telón de fondo de las reuniones oficiales y está utilizando internamente el término "kimjongunismo", como el "kimilsungismo" y el "kimjongilismo" de los exlíderes.

Los legisladores dijeron que Kim ha comenzado a establecer su propio sistema ideológico, citando el informe del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS) al Parlamento.

Lo que queda por ver, al final de la primera década de Kim en el poder, es cómo, e incluso si, Kim logrará reactivar su economía luchando contra un triple golpe de sanciones paralizantes, un bloqueo prolongado por el coronavirus y las malas condiciones climáticas.

En esta foto de archivo, tomada el 30 de junio de 2019, el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un (dcha.), y el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunen antes de sus diálogos en la Casa de la Libertad, en el lado sur de la aldea de la tregua de Panmunjom, en la Zona Desmilitarizada, que separa las dos Coreas.

Muchos expertos dicen que el desarrollo económico, como lo imaginó Kim, no será fácil si Pyongyang continúa dependiendo únicamente de la autosuficiencia y su comercio con China, el sustento económico del empobrecido régimen.

Lim Eul-chul, del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Universidad Kyungnam, dijo que Corea del Norte aparentemente quiere, o al menos necesita, hablar con EE. UU., pero que por ahora simplemente no ve lo que puede ganar con las negociaciones, añadiendo que con las preocupaciones persistentes por el COVID-19, la situación no parece demasiado favorable para el régimen.

En esta foto de archivo, publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés) el 4 de diciembre de 2019, el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un (centro), junto a su esposa, Ri Sol-ju (dcha.), monta un caballo blanco sobre la nieve en la montaña Paektu. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir