Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(ANÁLISIS) El plan 'With Corona' de Corea del Sur genera esperanza y preocupación

Últimas noticias 19/10/2021 08:01
En la imagen, tomada el 13 de octubre de 2021, se muestra a los peatones en el centro de Seúl.

Seúl, 19 de octubre (Yonhap) -- Corea del Sur tiene previsto levantar gradualmente las restricciones contra el coronavirus a partir del próximo mes, mientras que el índice de vacunaciones se eleva, uniéndose a la lista de países que implementan el nuevo sistema para regresar a la vida normal con el coronavirus.

El plan, llamado "Living with COVID-19" (Viviendo con el coronavirus) tiene previsto entrar en vigor a inicios de noviembre, lo que significa que el COVID-19 será tratado como una enfermedad respiratoria infecciosa, como la gripe estacional, con la implementación de medidas de distanciamiento social aliviadas.

Desde la etapa inicial de la pandemia, Corea del Sur ha sido calificada como un modelo por su respuesta rápida y bien organizada al adoptar medidas de prevención epidemiológica enérgicas y garantizar que todos usen mascarillas protectoras.

Como resultado, el país ha reportado un total de 6.466 pacientes con COVID-19 por cada millón de habitantes y una tasa de mortalidad del 0,8 por ciento, lo cual es mucho menor que otros países desarrollados como Estados Unidos, que ha registrado 132.302 pacientes y un 1,6 por ciento, respectivamente.

Se espera que el plan previsto alivie algo de la fatiga pandémica que ha hecho que algunas personas no solo se vuelvan desconsideradas con respecto a las mascarillas y el distanciamiento social, sino que también ha afectado financieramente a los propietarios de pequeñas empresas y comerciantes.

El plan previsto se produce mientras la campaña de vacunación a nivel nacional, inicialmente retrasada por la escasez de suministro, se ha acelerado.

Hasta el lunes, el 64,6 por ciento de los 52 millones de habitantes fueron vacunados completamente, mientras que el 78,7 por ciento recibió su primera dosis.

El país ha administrado al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19 a casi el 80 por ciento de su población y se espera que vacune completamente al 70 por ciento de sus 52 millones de habitantes para finales de este fin de semana.

En la imagen, tomada el 17 de octubre de 2021, se muestra un estadio de baloncesto vacío en Seúl. Para los recintos bajo techo, como las pistas de baloncesto y voleibol, el volumen de espectadores se encuentra limitado al 20 por ciento de su capacidad total para las personas con el régimen completo de las vacunas.

Los funcionarios dijeron, anteriormente, que el país podría estar listo el 1 de noviembre para cambiar su estrategia de suprimir el virus a controlarlo mientras se regresa gradualmente a la normalidad por fases.

El sistema tiene lugar mientras que Corea del Sur acepta la dura realidad de que será casi imposible reducir las infecciones a cero.

También se espera que el Gobierno introduzca un "pase de vacunación" que permitirá a las personas completamente vacunadas acceder a instalaciones multiusos. El Gobierno dijo que el pase de vacunación podrá ser usado primero en los eventos deportivos que se habían estado jugando a puerta cerrada.

A partir del lunes, los equipos deportivos profesionales en Seúl y en las ciudades circundantes pueden aceptar un máximo del 30 por ciento de la capacidad de espectadores en sus estadios, con la condición de que estén completamente vacunados. Para los recintos bajo techo, como las pistas de baloncesto y voleibol, el límite de la capacidad es del 20 por ciento.

El Gobierno también se ha asegurado de que las pruebas y la vigilancia contra el COVID-19 continuarán, en especial en los aeropuertos y fronteras, para identificar a cualquier persona portadora de la variante Delta, altamente transmisible.

Sin embargo, los expertos dicen que las pruebas de COVID-19 en casos locales serán menos una herramienta para poner en aislamiento a las personas expuestas a personas infectadas y más para garantizar que los eventos, las actividades sociales y las reuniones se puedan realizar de manera más segura.

El Gobierno también está preparado para centrarse en el número de hospitalizaciones y muertes en lugar de las infecciones diarias e incluso está considerando no publicar la cifra diaria.

Las personas esperan, el 14 de octubre de 2021, para ser vacunadas en un centro de inoculación en Seúl.

La cifra diaria de nuevos casos ha sido considerada como un punto de referencia crucial para determinar el éxito o fracaso de los esfuerzos gubernamentales para contener la propagación del virus.

Es más probable que el Gobierno siga el ejemplo de Singapur, que se centra en volver gradualmente a la vida normal en función de la tasa de vacunación. El Reino Unido, por su parte, adoptó la estrategia hace tres meses de una manera más radical.

Las autoridades surcoreanas también han insinuado la expansión del tratamiento en el hogar para los pacientes de COVID-19, ya que las tasas de casos graves y fatales de coronavirus han disminuido drásticamente desde que comenzó la campaña de vacunación, en febrero.

Se espera que los tratamientos en el hogar se amplíen a pacientes asintomáticos y con síntomas leves entre los pacientes menores de 70 años de edad, que en su mayoría no requieren hospitalización. Se espera que solo aquellos que se encuentran en condición crítica sean trasladados a los hospitales.

Se estima que la medida alivie la gran carga de trabajo del personal médico por la prolongada pandemia de COVID-19.

Sin embargo, a diferencia de Italia y el Reino Unido, se espera que Corea del Sur mantenga mascarillas obligatorias tanto en interiores como exteriores, incluso después de lograr la llamada inmunidad colectiva.

La inmunidad colectiva se produce cuando una gran parte de la población se vuelve inmune a cierto tipo de enfermedad, lo que hace poco probable la propagación de la misma de persona a persona.

Cuanto más rápido se propague el virus, mayor inmunidad se necesitará para reducir la tasa de infección, y las autoridades esperan con cautela que se logre la inmunidad colectiva al inmunizar a más del 85 por ciento de la población para antes del próximo año.

Sohn Young-rae, un funcionario sanitario de alto rango, dijo que el uso de mascarillas debe mantenerse hasta el final, ya que tiene la ventaja de prevenir infecciones y no daña a las pequeñas empresas o sus instalaciones.

Sin embargo, algunos expertos advierten que el país debe estar preparado para aumentos rápidos de nuevas infecciones. Las autoridades estimaron, previamente, que el número puede llegar alrededor de 5.000 el próximo mes cuando continúe la cuarta ola de la pandemia de COVID-19.

Los expertos también destacan la importancia de idear un sistema médico sostenible a la luz del nuevo plan, ya que algunos expertos cuestionan si el tratamiento en el hogar puede ser posible en tal escenario.

A fecha del viernes pasado, solo la mitad de un total de 19.586 camas estaban disponibles para pacientes de COVID-19 en todo el país y 1.047 camas para pacientes en estado crítico.

El ministro de Salud y Bienestar Social, Kwon Deok-cheol, dijo, previamente, que se están preparando para otra medida sobre camas hospitalarias para pacientes con COVID-19 en estado crítico y tratamiento en el hogar en caso de que la cifra diaria supere los 10.000.

El profesor Yoon Tae-ho de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Pusan destacó la importancia de elaborar un plan de contingencia en caso de que surja una nueva variante que sea altamente resistente a las vacunas actuales y con una mayor tasa de mortalidad.

Muchos expertos también dicen que tomará más tiempo regresar a la vida prepandemia, incluso con la adopción de la próxima estrategia.

El profesor Eom Joong-sik, quien enseña sobre enfermedades infecciosas en la Universidad Gachon, dijo que no se podrá volver a la normalidad al menos durante otros dos o tres años.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir