Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN) Corea del Norte rechaza la propuesta de Moon sobre la declaración del fin de la guerra calificándola de 'prematura'

Últimas noticias 24/09/2021 13:53
El presidente surcoreano, Moon Jae-in, realiza un discurso, el 21 de septiembre de 2021 (hora local), en Nueva York, en la segunda reunión del Momento ODS, sostenida en la sede de la ONU.

Seúl, 24 de septiembre (Yonhap) -- Corea del Norte ha rechazado, este viernes, la propuesta del presidente surcoreano, Moon Jae-in, de declarar el fin oficial de la Guerra de Corea de 1950-53, calificándola de "algo prematuro" y afirmando que tal declaración no tendría sentido mientras la "política hostil" de EE. UU. permanezca sin cambios.

El viceministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Ri Thae-song, rechazó la propuesta en un comunicado publicado por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés), señalando que una declaración del fin de la guerra "no tiene fuerza jurídica vinculante" y se convertiría en un "simple trozo de papel" en un momento de "cambios en las situaciones".

"No hay ninguna garantía de que la mera declaración de la finalización de la guerra conduciría a la retirada de las políticas hostiles hacia la RPDC en la situación actual en la península, que se acerca, poco a poco, a una situación delicada", dijo.

La RPDC son las siglas del nombre oficial de Corea del Norte: la República Popular Democrática de Corea.

Durante su discurso ante la ONU, esta semana, Moon propuso que las dos Coreas, Estados Unidos y, posiblemente, China declaren el fin oficial de la Guerra de Corea de 1950-53, diciendo que supondría un punto de partida fundamental en la creación de un nuevo orden de reconciliación en la península coreana.

Poco después de la publicación del comunicado norcoreano, el Ministerio de Unificación de Corea del Sur dijo que la declaración tendría un significado "muy importante" como una declaración política para finalizar la guerra y comenzar las negociaciones de paz y como un punto de partida para la desnuclearización de la península coreana.

El viceportavoz del ministerio, Cha Deok-cheol, dijo, en una conferencia de prensa regular, que el Gobierno surcoreano seguirá fortaleciendo la cooperación con los países pertinentes mediante varias oportunidades y realizará esfuerzos para avanzar en el proceso de paz, incluida la declaración del fin de la guerra.

Ri dijo, en el comunicado, que la declaración implicaría "consecuencias desastrosas", que podrían alterar el equilibrio estratégico en la región y presionar a las dos Coreas a involucrarse en una carrera armamentista interminable.

Enfatizó que la retirada de las políticas hostiles de EE. UU. es la "máxima prioridad" para lograr la paz y estabilidad en la península coreana.

Agregó que debe entenderse claramente que la declaración del fin de la guerra no ayuda en absoluto a estabilizar la situación de la península coreana en este momento y que, más bien, podría utilizarse de forma indebida como una "cortina de humo" para encubrir las políticas hostiles de Washington

Sin embargo, Ri también dijo que la declaración tendría un significado simbólico y que se tiene que lidiar con la finalización de la guerra para el establecimiento de un mecanismo de mantenimiento de la paz en la península, en el futuro.

Ri arremetió contra los lanzamientos de prueba del misil balístico intercontinental Minuteman III por parte de Washington, en febrero y agosto, y su reciente decisión de ayudar a construir submarinos de propulsión nuclear para Australia.

Señaló que las justas medidas de la RPDC para reforzar la capacidad de defensa, a fin de hacer frente a la amenaza militar estadounidense de derrocar a Corea del Norte por la fuerza, son descritas como "provocaciones", mientras que la carrera armamentista intensificada por EE. UU. y sus fuerzas vasallas para amenazar a Pyongyang se justifica como "disuasoria".

El Norte lanzó recientemente dos misiles balísticos de corto alcance al mar del Este, luego de la prueba de un misil de crucero de largo alcance, lo que generó preocupaciones de que el último lanzamiento podría aumentar las tensiones en la península.

Los diálogos nucleares entre Pyongyang y Washington han permanecido estancados desde que la cumbre, celebrada en 2019 en Hanói, entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, y el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, acabó sin ningún acuerdo.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir