Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(4ª AMPLIACIÓN) Los casos nuevos de coronavirus vuelven a caer por debajo de 1.900 en medio del resurgimiento del virus en el área metropolitana de Seúl

Nacional 10/09/2021 15:39
Las personas esperan en fiila para someterse a las pruebas del COVID-19, el 10 de septiembre de 2021, en una clínica provisional, frente a la Estación de Seúl, en el centro de la capital surcoreana.

Seúl, 10 de septiembre (Yonhap) -- Los casos diarios de coronavirus en Corea del Sur han caído ligeramente por debajo de 1.900, este viernes, mientras las autoridades se están esforzando para contener el repunte del virus y elevar la tasa de vacunación, previo a una festividad importante, durante la cual viajan muchas personas.

El país reportó 1.892 casos adicionales de COVID-19, incluidas 1.857 infecciones locales, elevando el número total de casos a 269.362, según la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés).

La última cifra supuso una disminución frente a los más de 2.000 casos registrados durante los dos últimos días.

Los casos diarios han permanecido en cuatro dígitos durante los 66 últimos días, en medio del rápido aumento de casos de la variante Delta, más transmisible, en toda la nación.

El país añadió cinco muertes más por el virus, sumando un total de 2.348, según la KDCA.

El área metropolitana de Seúl, donde reside la mitad de la población del país, de un total de 51,3 millones de habitantes, ha surgido como el caldo de cultivo de la última ola de la pandemia en el país, representando alrededor del 70 por ciento del total de las infecciones.

Las autoridades sanitarias expresaron su preocupación sobre un mayor incremento del virus durante las festividades de la cosecha de otoño del Chuseok, que este año caen del 20 al 22 de septiembre, cuando millones de surcoreanos viajan a nivel nacional.

En vísperas de la festividad del Chuseok, las autoridades decidieron extender, por cuatro semanas más, el nivel 4 actual de las medidas de distanciamiento social en el área capitalina -el más alto del sistema de cuatro niveles- y el nivel 3 en otras regiones, hasta el 3 de octubre, limitando el número de personas en los encuentros privados y las horas de operación de los restaurantes.

Algunas restricciones fueron aliviadas para dar flexibilidad a las personas vacunadas, a fin de mitigar el impacto de la pandemia prolongada sobre la economía surcoreana, y permitir que más estudiantes asistan a clases presenciales.

Las autoridades dijeron que están considerando proveer más incentivos para las personas vacunadas y simplificar el sistema de distanciamiento, a fin de preparse para un cambio en la respuesta al virus del país, para volver gradualmente a la normalidad.

A pesar de las medidas para revisar la política contra el COVID-19, el primer ministro surcoreano, Kim Boo-kyum, urgió a las personas a no bajar la guardia contra el COVID-19 hasta que las nuevas infecciones disminuyan a niveles manejables.

Kim dijo, en una reunión sobre la respuesta al virus, que los casos nuevos en las zonas fuera del área metropolitana de Seúl se han reducido, en cierto modo, aunque han aumentado en la zona capitalina. Añadió que si el virus se propaga a nivel nacional durante las festividades del Chuseok, la cuarta ola de la pandemia podría prolongarse y agravarse.

Lee Ki-il, un funcionario sanitario de alto rango, dijo que el Gobierno emitió un decreto presidencial para conseguir camas hospitalarias adicionales en áreas fuera de la zona capitalina, incluidas 146 camas para pacientes en estado grave y más de 1.000 para aquellos con síntomas menos graves, al objeto de prepararse ante un repunte potencial de casos nuevos durante las festividades.

Lee mencionó que las provincias de Gyeonggi y Gangwon han estado tratando a más pacientes con síntomas leves en sus domicilios, el mes pasado, señalando que el Gobierno está considerando expandir el sistema a fin de allanar el camino para revisar el sistema de respuesta al virus.

Un total de 32,1 millones de personas, o el 62,6 por ciento de la población nacional, han recibido sus primeras dosis de la vacuna contra el COVID-19 y un total de 19,4 millones, o el 37,8 por ciento de la población, han recibido el régimen completo de sus vacunaciones, según la KDCA.

El país planea vacunar, al menos, al 70 por ciento de la población para finales de septiembre, con la esperanza de lograr la inmunidad colectiva en noviembre.

A medida que aumenta la tasa de vacunación del país, las autoridades sanitarias están considerando un cambio en su estrategia de salud pública, regresar gradualmente a la normalidad y vivir con el virus, en lugar de suprimir su propagación.

Mientras el presidente estadounidense, Joe Biden, impuso, el jueves (hora local), nuevas reglas estrictas de vacunación a los empleados federales, las grandes empresas y los trabajadores sanitarios, los funcionarios surcoreanos dijeron que se centrarán en elevar la tasa de vacunación, ya que más personas están dispuestas a vacunarse en comparación con los estadounidenses.

Kwon Jun-wook, jefe del Instituto Nacional de Salud (NIH), dijo, en una sesión informativa, que el Gobierno planea alentar a la mayor cantidad posible de personas para elevar la tasa de vacunación, en lugar de obligar a vacunarse a ciertos grupos de personas.

A fin de acelerar la iniciativa de inoculación, las autoridades dijeron que mejorarán el sistema de gestión de vacunas e intensificarán la monitorización de los hospitales, al objeto de administrar adecuadamente las dosis de vacunas.

Los hospitales que hayan usado vacunas caducadas no serán pagados por las inoculaciones y aquellos que hayan recibido dosis expiradas serán elegibles para ser administrados con dosis adicionales dentro de la fecha recomendada, dependiendo del tipo de la vacuna, indicó Kwon.

La última medida está destinada a calmar las preocupaciones del público, después de que se hallara que algunos hospitales usaron vacunas expiradas para inocular a centenares de personas.

Entre los casos nuevos de transmisión local, Seúl reportó 666 infecciones, la provincia circundante de Gyeonggi añadió 603 y la ciudad portuaria occidental de Incheon confirmó 117, indicaron las autoridades.

Los casos importados adicionales se situaron en 35, incluidos ciudadanos surcoreanos.

El número de pacientes con síntomas graves en todo el país alcanzó los 353, lo que supone una disminución de 13 frente al día anterior.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena, después de recuperarse por completo, fue de 240.733, registrando un incremento de 1.813 en comparación con el día previo.

Las personas esperan para recibir la vacuna contra el COVID-19, el 9 de septiembre de 2021, en un centro de vacunación, en el oeste de Seúl.

nkim@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir