Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

La hermana del líder norcoreano advierte que el ejercicio militar entre Seúl y Washington empañará las relaciones intercoreanas

Nacional 02/08/2021 09:00
En la foto de archivo, fechada el 2 de marzo de 2019, Kim Yo-jong, la hermana del presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, y actualmente vicedirectora de departamento del gobernante Comité Central del Partido de los Trabajadores, visita el mausoleo de Ho Chi Minh en Hanói, Vietnam.

Seúl, 2 de agosto (Yonhap) -- Kim Yo-jong, la hermana del presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, ha advertido, el domingo, que los ejercicios militares anuales de verano entre Corea del Sur y Estados Unidos empañarán el futuro de las relaciones intercoreanas.

Su advertencia fue emitida en un comunicado de la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés), pocos días después de que Pyongyang restaurase las líneas de comunicación con Seúl, que habían sido cortadas durante mucho tiempo, lo cual elevó las esperanzas de una distensión entre ambas partes.

"Veo esto como un preludio indeseable que socava seriamente la voluntad de los líderes principales del Sur y del Norte, quienes desean ver que se toma un paso hacia el restablecimiento de la confianza mutua, y que ensombrece aún más el camino por delante de las relaciones Sur-Norte", dijo la hermana del mandatario.

Agregó que el Gobierno y el Ejército norcoreanos seguirán de cerca si el lado surcoreano realiza ejercicios de guerra "hostiles", en agosto, o toma otra decisión "audaz". Señaló que la elección de la esperanza o desolación no recae en Corea del Norte.

Pyongyang restauró, el martes de la semana pasada, las líneas de comunicación con Seúl, más de un año después de haberlas cortado como protesta contra los panfletos anti-Pyongyang enviados desde el Sur. La medida sorpresiva elevó la esperanza de una reanudación del diálogo transfronterizo, que se encuentra estancado desde hace mucho tiempo, incluida la posibilidad de diálogos cumbre.

Kim Yo-jong, sin embargo, advirtió contra la interpretación demasiado optimista de la restauración, señalando que sería un juicio "prematuro y apresurado" hablar de una cumbre intercoreana solo porque se restablecieron las líneas de comunicación, y agregó que solo debe tomarse como una "reconexión física". Asimismo, dijo que una especulación apresurada e interpretación infundada solo traerán "desaliento" en su lugar.

Se espera que Corea del Sur y EE. UU. lleven a cabo, en agosto, el ejercicio anual conjunto de verano, aunque el Ministerio de Defensa surcoreano dijo, previamente, que los aliados están discutiendo la fecha y forma del mismo.

Pyongyang ha denunciado, durante mucho tiempo, los ejercicios combinados, diciendo que son un ensayo para la invasión de su territorio, aunque Seúl y Washington han dicho que son de naturaleza defensiva.

Un funcionario de alto rango del Ministerio de Unificación surcoreano dijo, el viernes, en Seúl, a los reporteros, que es "deseable" que Corea del Sur y EE. UU. suspendan el ejercicio militar de verano, citando la pandemia global del coronavirus y la necesidad de interactuar con Corea del Norte.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir