Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(2ª AMPLIACIÓN) Los casos nuevos de coronavirus aumentan fuera del área capitalina y se extienden las reglas endurecidas de distanciamiento social

Últimas noticias 26/07/2021 10:55
Las personas, que llevan puestas mascarillas, esperan en fila, el 26 de julio de 2021, para recibir las vacunas contra el COVID-19, en una clínica, en Seúl.

Seúl, 26 de julio (Yonhap) -- Los casos nuevos de coronavirus en Corea del Sur han caído a menos de 1.400, este lunes, debido a menos pruebas efectuadas durante el fin de semana, aunque más casos han continuado surgiendo fuera del área metropolitana de Seúl, en medio de la temporada de vacaciones de verano.

El país reportó 1.318 casos adicionales de COVID-19, incluidas 1.264 infecciones locales, elevando el número total de casos a 190.166, según la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés).

La cifra de casos diarios supuso una disminución de 169 casos en comparación con el día previo.

El país añadió cuatro muertes más por el virus, sumando un total de 2.077. La tasa de mortalidad llegó al 1,09 por ciento.

Las autoridades sanitarias mantienen la guardia alta, ya que los casos diarios del país suben, usualmente, durante los días entre semana, debido a que más personas se someten a las pruebas del virus.

La cifra diaria se ha mantenido por encima de 1.000 desde el 7 de julio, tras registrar un récord de 1.842 casos, debido a un resurgimiento de la variante Delta, altamente transmisible, en el área metropolitana de Seúl.

La propagación del virus en otras regiones también ha sido un problema, dado que las personas, que están de vacaciones, viajan a los sitios turísticos a lo largo del país durante la temporada de verano, mientras que alrededor del 40 por ciento de los casos nuevos fueron reportados en las regiones fuera de la zona capitalina.

A fin de frenar la propagación del virus, Corea del Sur extendió las medidas más severas de distanciamiento social, de nivel 4, en el área metropolitana de Seúl, durante dos semanas más, hasta el 8 de agosto. Las restricciones más estrictas de distanciamiento social prohíben las reuniones entre más de dos personas después de las 6:00 p.m. y restringen la operación de los restaurantes y cafeterías después de las 10:00 p.m., a la vez que prohíben los clubs nocturnos y bares.

El país también decidió implementar el nivel 3 de distanciamiento social en las áreas fuera de la capital, a partir del martes, hasta el 8 de agosto, para contener mejor el virus durante la temporada de vacaciones de verano.

En virtud del nivel 3, los restaurantes y cafeterías pueden permitir que los clientes consuman dentro del recinto hasta las 10:00 p.m., y ofrecer solo servicios a domicilio o para llevar después de dicha hora. Las reuniones privadas entre más de cinco personas quedan prohibidas, mientras que los eventos masivos pueden ser organizados con una capacidad de menos de 50 personas.

Corea del Sur también está tratando de contener las crecientes infecciones, particularmente, entre los veinteañeros, treintañeros y cuadragenarios. Las rutas de transmisión que implican a dichos grupos etarios son desconocidas en muchos casos, mientras la campaña de vacunación se ha centrado, en gran medida, en la población de la tercera edad y trabajadores de servicios médicos y sociales.

Un total de 16,89 millones de personas, o el 32,9 por ciento de la población surcoreana, han recibido la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, mientras que más de 6,85 millones han sido vacunados completamente, según la KDCA.

Se ha reportado un total de 105.324 casos de efectos secundarios después de la vacunación desde que la nación comenzó a vacunar a partir del 26 de febrero, aunque se halló que el 95 por ciento de dichos casos presentaron síntomas leves. Se han reportado 427 muertes después de la inoculación.

Corea del Sur comenzó a vacunar, este lunes, a 3,04 millones de personas entre 55 y 59 años de edad, a fin de acelerar la campaña de vacunación.

Las infecciones de las áreas fuera de la capital representaron un 40,7 por ciento de los casos nuevos locales, la proporción más alta en medio de la cuarta ola de la pandemia. La ciudad portuaria sudoriental de Busan y la provincia circundante de Gyeongsang del Sur reportaron 83 y 75 casos, respectivamente.

Entre las nuevas infecciones en el área capitalina, se reportaron 339 casos en Seúl, 343 en la provincia de Gyeonggi, que rodea la capital, y 67 en Incheon.

Los casos importados se situaron en 54, lo que supone un descenso de 11 casos con respecto al día anterior, 15 de los cuales fueron procedentes de Indonesia, seguidos por 10 de Rusia.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena, después de recuperarse por completo, fue de 167.365, registrando un aumento de 990 con respecto al día previo.

El número de pacientes en estado grave alcanzó los 244, lo que constituye una reducción de 13 con respecto al día anterior.

Una trabajadora médica inyecta la vacuna contra el COVID-19 a una ciudadana, el 26 de julio de 2021, en una clínica, en Seúl.

nkim@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir