Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(4ª AMPLIACIÓN) La unidad Cheonghae afectada por el coronavirus llega a casa en aviones cisterna

Últimas noticias 20/07/2021 20:30
En la imagen se muestra una aeronave multipropósito Cygnus KC-330 que llega a una base aérea en Seongnam, al sur de Seúl, el 20 de julio de 2021, transportando a los integrantes de la unidad antipiratería Cheonghae, donde cientos de soldados dieron positivo para el coronavirus.

Seúl, 20 de julio (Yonhap) -- Aproximadamente la mitad de los miembros de la unidad naval Cheonghae, afectada por el nuevo coronavirus, han regresado a casa desde África, este martes, después de interrumpir su misión antipiratería tras un brote masivo sin precedentes, que ha infectado a 247 miembros, o el 82 por ciento, de un total de 301 miembros de la unidad.

Una de las dos aeronaves multipropósito Cygnus KC-330 enviadas para transportar por aire a los soldados del 34° contingente de la unidad, regresó a una base aérea al sur de Seúl a las 5:30 p.m., con unos 160 soldados infectados, incluidos 16 oficiales que recibieron tratamiento en hospitales locales.

El segundo avión, que trasladó a 141 de los soldados, incluidos 87 pacientes, llegó al país a las 6:20 p.m.

"Catorce individuos, incluidos tres que muestran síntomas moderados, serán trasladados a instituciones médicas", dijo el ministerio en un comunicado.

En el aeropuerto, los autobuses trasladaron a los miembros de la unidad a hospitales militares y centros de tratamiento, donde serán sometidos a otra ronda de pruebas del virus.

La foto, proporcionada por el Ministerio de Defensa, muestra a los soldados subiendo a bordo del destructor naval Munmu el Grande, el 19 de julio de 2021 (hora local), en África, tras su llegada para efectuar la misión de traer a casa a los miembros de la tripulación que pertenecen a la unidad antipiratería Cheonghae, en la que cientos de miembros dieron positivo por el nuevo coronavirus. (Prohibida su reventa y archivo)

El ministro de Defensa, Suh Wook, y otros oficiales de alto rango también se encontraban en el aeropuerto para recibir a los soldados.

Dependiendo de los resultados de las pruebas, los soldados que den positivo recibirán tratamiento, mientras que el resto serán trasladados a las instalaciones militares de cuarentena.

El jueves se confirmaron los primeros seis casos y las pruebas subsiguientes realizadas a todos los miembros confirmaron el brote masivo COVID-19 en el destructor Munmu el Grande, de 4.400 toneladas. Se achacó a las respuestas deficientes al inicio, como haber entregado solo medicamentos para un resfriado a un miembro, el primero que presentó síntomas, a principios de este mes.

El número de las infecciones podría aumentar aún más, teniendo en cuenta el período de incubación del virus. El Ejército dijo, previamente, que 50 personas dieron negativo y que las muestras de cuatro individuos fueron indescifrables.

Ninguno de los marineros había sido vacunado, ya que partieron de Corea del Sur a principios de febrero, justo antes de que el país comenzara con su programa de inoculación.

El ministro de Defensa emitió una disculpa por el brote masivo, admitiendo una insuficiencia en los esfuerzos para vacunar a los marineros.

La foto de archivo, muestra el destructor surcoreano Munmu el Grande, de 4.400 toneladas. El Ministerio de Defensa indicó, el 15 de julio de 2021, que seis soldados del 34° contingente de la unidad Cheonghae, de 300 miembros, a bordo del buque, que están llevando a cabo misiones antipiratería y de otro tipo en aguas de África, dieron positivo en las pruebas del COVID-19, suscitando temores a infecciones grupales entre alrededor de 300 personas que se encuentran en el mismo buque.

Suh dijo que, como ministro de Defensa, siente una gran responsabilidad y expresa sus disculpas a los miembros de la unidad Cheonghae, sus familiares y el pueblo.

El destructor será traído de vuelta a casa por un equipo de alrededor de 150 marineros que viajaron hacia el sitio en aviones cisterna.

El regreso del 34° contingente será alrededor de un mes antes de lo programado, lo cual supone el primer regreso anticipado de un contingente desde que la unidad fue desplegada por primera vez en 2009.

Las tropas rotan cada seis meses para una misión antipiratería en el golfo de Adén, frente a la costa de Somalia, y alrededor del estrecho de Ormuz.

Según los oficiales, un contingente de reemplazo llegó al área de la misión y comenzó sus operaciones. La mayoría de los miembros del nuevo contingente recibieron las vacunas contra el COVID-19 antes de su partida.

El caso es la peor infección grupal en el Ejército desde que este reportó su primera infección por COVID-19 en febrero del año pasado.

Las infecciones parecen haberse iniciado después de que el buque estuviera anclado en un puerto africano, del 28 de junio al 1 de julio, para cargar suministros.

Un marinero mostró síntomas de resfriado un día después de que el destructor partiera del puerto. Sin embargo, se halló que el marinero recibió solo medicina contra la gripe y que no fue sometido a la prueba del COVID-19 ni a la cuarentena.

En medio de las crecientes críticas sobre el fracaso del Ejército en la provisión de vacunas a los miembros de la unidad, el Ministerio de Defensa dijo que la unidad no estaba sujeta a las vacunas contra el COVID-19 proporcionadas al personal de la ONU en misiones de mantenimiento de la paz, ya que se encuentra bajo un grupo de trabajo multinacional separado.

El ministerio también dijo que el país, donde la unidad Cheonghae hace escala, a menudo no permite la vacunación de personal militar extranjero.

Aún así, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, dijo, este martes, que es difícil que el Gobierno evite las críticas de que sus medidas pertinentes fueron "insuficientes", urgiendo a los oficiales a abordar el asunto de manera exhaustiva.

El ministro de Defensa, Suh Wook (centro), ofrece una disculpa, el 20 de julio de 2021, en el Ministerio de Defensa en Seúl, por las infecciones masivas de militares enviados a África para misiones antipiratería a bordo de un barco naval, en esta foto proporcionada por el Ministerio de Defensa. (Prohibida su reventa y archivo)

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir