Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

La Cruz Roja internacional mantiene su compromiso de ayudar a Corea del Norte y está lista para reanudar los proyectos de asistencia

Entrevistas 05/07/2021 16:10
La foto, proporcionada por la oficina del CICR en Seúl, muestra a su jefe, David Maizlish. (Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 5 de julio (Yonhap) -- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) sigue comprometido con la ayuda humanitaria para Corea del Norte y está listo para reanudar los proyectos suspendidos en el país en cuanto mejore la situación del nuevo coronavirus, dijo David Maizlish, jefe de su oficina en Seúl.

En una entrevista reciente, concedida a la Agencia de Noticias Yonhap, Maizlish también señaló el reciente énfasis de Corea del Norte sobre la cooperación con el CICR y otras organizaciones humanitarias globales, en medio de sus prolongados cierres fronterizos debido a la pandemia del coronavirus.

Esta fue la primera entrevista de Maizlish para un medio de comunicación local desde que asumió el cargo, en diciembre.

El jefe de la misión del CICR reiteró su compromiso de llevar a cabo actividades humanitarias, en colaboración con la Sociedad de la Cruz Roja de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y las autoridades, para afrontar conjuntamente las necesidades humanitarias en el país.

La RPDC es el nombre oficial de Corea del Norte.

Maizlish dijo que, una vez que las condiciones lo permitan, considerarán la posibilidad de retomar las actividades suspendidas e incluso desarrollar sus programas, dependiendo de la valoración que hagan de la situación en el país.

Corea del Norte ha afirmado estar libre del coronavirus, pero ha tomado medidas estrictas, incluido un cierre fronterizo desde principios del año pasado, que, aparentemente, han obstaculizado los envíos de asistencia humanitaria al país, aparte del impacto negativo que han causado en la economía en general.

Al igual que otras organizaciones humanitarias, el CICR, con sede en Ginebra, tiene problemas para hacer que su nuevo personal llegue al Norte para reemplazar a los que terminan sus misiones, debido a los estrictos controles fronterizos.

El CICR había mantenido a seis trabajadores extranjeros en su oficina de Pyongyang, pero redujo el número a dos a principios del año pasado, ya que no pudo incorporar nuevos miembros. Los dos miembros restantes salieron de Corea del Norte a fines del año pasado y la oficina de Pyongyang solo quedó con personal local.

Los expertos dicen que los cierres fronterizos prolongados y los proyectos de asistencia suspendidos o reducidos dentro de Corea del Norte deben haber agravado las condiciones de vida de muchos norcoreanos, quienes ya sufren fuertes dificultades por la escasez crónica de alimentos y las sanciones globales sobre su economía.

En tal contexto, Corea del Norte informó, recientemente, que celebró una reunión de la Cruz Roja y destacó la importancia de la cooperación con organizaciones mundiales, incluido el CICR, para lograr sus "objetivos estratégicos".

Esto puede verse como una señal, aunque sutil, de que Corea del Norte podría considerar recibir ayuda externa y permitir la reanudación de los proyectos suspendidos por parte de tales organizaciones.

Maizlish dijo que el CICR acoge con agrado el gesto y está dispuesto a trabajar más estrechamente con la RPDC en cuestiones humanitarias de interés común.

Admitió que, debido a la pandemia mundial, se ha llevado a cabo un "número limitado de actividades humanitarias" en Corea del Norte, a través de la oficina del CICR en Pekín, y dijo que el comité está monitorizando de cerca la situación para normalizar sus operaciones.

Aclaró que no cerrarán sus operaciones en la RPDC y que su misión permanece abierta con un número limitado de personal local. Señaló que están monitorizando la situación y seguirán comunicándose con la Sociedad de la Cruz Roja de la RPDC y las autoridades, agregando que, si las condiciones lo permiten, reanudarán las discusiones sobre cómo hacer que lleguen los trabajadores extranjeros al Norte.

Con respecto a la cooperación con Corea del Sur en cuestiones humanitarias mundiales, Maizlish expresó su agradecimiento por el apoyo del Gobierno y el pueblo surcoreanos a los esfuerzos del CICR en todo el mundo y prometió acciones para fortalecer las relaciones bilaterales.

Añadió que el apoyo del Gobierno surcoreano ha ayudado al CICR a trabajar con las poblaciones afectadas en contextos de conflictos armados, como Siria, Irak, Sudán del Sur, Myanmar (la antigua Birmania), Indonesia y Mozambique.

Señaló que la misión del CICR en Seúl también trabaja en estrecha colaboración con su organización asociada, la Cruz Roja Nacional de Corea del Sur.

El abogado, especializado en derecho internacional humanitario, dijo que sus principales objetivos en Corea del Sur incluyen el fortalecimiento de los lazos con el Gobierno para obtener el apoyo a los esfuerzos del CICR a través de la "diplomacia humanitaria" y la promoción del diálogo sobre cuestiones de política humanitaria global y derecho internacional humanitario con las autoridades pertinentes.

El CICR, fundado en 1863, es una de las organizaciones humanitarias internacionales más antiguas y se dedica, principalmente, a la asistencia en tiempos de guerra. Abrió sus oficinas en Corea del Sur y Corea del Norte en 2015 y 2002, respectivamente.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir