Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Las variantes son el principal reto en la batalla contra el virus y se requiere un control estricto sobre los viajeros entrantes

Últimas noticias 06/05/2021 17:03
Los trabajadores de prevención epidemiológica asisten a los pasajeros procedentes del extranjero, en el Aeropuerto Internacional de Incheon, al oeste de Seúl, el 5 de mayo de 2021, cuando se registraron 676 infecciones diarias. Corea del Sur ha presenciado un incremento constante de las infecciones por coronavirus en las últimas semanas.

Seúl, 6 de mayo (Yonhap) -- Las cepas mutadas del nuevo coronavirus serán el reto clave en la lucha del país contra el coronavirus y la prevención de la entrada de las variantes, que se sabe que son más transmisibles y resistentes ante las vacunas, será decisiva para frenar la propagación del COVID-19, dijeron, este jueves, expertos médicos locales.

El país ha seguido presenciando un creciente número de casos de variantes del COVID-19, lo que se suma a las preocupaciones de que la batalla nacional contra el virus pueda agravarse por las mismas.

A fecha del domingo, el país ha reportado 632 casos de las nuevas variantes altamente transmisibles, que fueron identificadas por primera vez en Brasil, Sudáfrica y el Reino Unido.

El número de casos de las variantes "emergentes" llegó a 473, según las autoridades sanitarias. Hasta el momento, también se han reportado más de 30 casos de la variante procedente de la India.

Jeong Jae-hoon, un profesor de medicina de la Universidad Gachon, dijo, a la Agencia de Noticias Yonhap, que se espera que siga aumentando la proporción de las variantes entre las infecciones reportadas diariamente, enfatizando que los esfuerzos nacionales de prevención epidemiológica deben priorizar la monitorización de los viajeros entrantes.

La proporción de las variantes entre los casos diarios de COVID-19 ha seguido incrementándose, del 7,2 por ciento durante la primera semana de abril al 14,8 por ciento durante la última semana del mes, dijo la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés).

Previamente, esta semana, se sugirió la realización de pruebas preventivas del COVID-19 en la ciudad suroriental de Ulsan, que reportó un drástico incremento en el número de mutaciones del virus.

Los expertos también temen que las nuevas variantes del COVID-19 puedan resistir las vacunas y tratamientos actuales y señalaron que se sabe que algunos de ellos son menos efectivos para prevenir transmisiones.

Jeong citó el estudio más reciente, que muestra que la vacuna de Pfizer neutralizó efectivamente la cepa del Reino Unido, pero solo ha mostrado un sexto de efectividad contra las variantes de Brasil y Sudáfrica.

Cheong Eum-mi, una profesora de medicina de la Universidad Femenina Ewha, también mostró preocupaciones de que un creciente número de los casos diarios de variantes llegue a dificultar el objetivo de lograr la inmunidad colectiva, ya que las variantes rápidamente transmisibles pueden eludir las respuestas inmunitarias.

El país pretende lograr la inmunidad colectiva al vacunar al 70 por ciento de la población para noviembre. La inmunidad colectiva sucede cuando una gran parte de la población se vuelve inmune a cierto tipo de enfermedad, lo que hace poco probable que se propague de persona a persona.

Corea del Sur ha prohibido los vuelos de pasajeros procedentes del Reino Unido, desde el 23 de diciembre, para bloquear la variante correspondiente. El país, sin embargo, retiró la prohibición sobre los vuelos directos procedentes del país europeo, de forma limitada, para la conveniencia de los surcoreanos que residen en tal nación.

Al objeto de bloquear la entrada de la nueva cepa emergente procedente de la India, los viajeros entrantes del país están obligados a someterse a una cuarentena en instalaciones estatales durante siete días, antes de ser puestos en autocuarentena dependiendo de los resultados de sus pruebas del COVID-19.

Desde finales de abril, todos los viajeros que entran en Corea del Sur, tanto extranjeros como locales, deben someterse a la prueba de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) al llegar al país.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir