Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Biden dice que EE. UU. actuará en consecuencia si Corea del Norte intensifica las tensiones pero la diplomacia aún es posible

Últimas noticias 26/03/2021 09:12
La captura de pantalla del sitio web de la Casa Blanca muestra al presidente estadounidense, Joe Biden, el 25 de marzo de 2021, contestando las preguntas de los reporteros, en una conferencia de prensa, en la Casa Blanca, en Washington. (Prohibida su reventa y archivo)

Washington, 25 de marzo (Yonhap) -- El presidente estadounidense, Joe Biden, ha dicho, el jueves (hora local), que Estados Unidos responderá en consecuencia si Corea del Norte continúa escalando las tensiones, pero que también está preparado para la diplomacia con el régimen recalcitrante.

Biden señaló que el lanzamiento de los misiles norcoreanos, realizado el jueves (hora de Seúl), fue una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

"Permítanme decir que, primero, la resolución 1718 de la ONU fue violada por esos misiles en particular, que fueron probados", dijo Biden, en su primera conferencia de prensa oficial desde su investidura, el 20 de enero.

Agregó que están consultando con sus aliados y socios y habrá respuestas si Pyongyang decide elevar la tensión, señalando que responderán en consecuencia.

Corea del Norte lanzó lo que parecen ser misiles balísticos de corto alcance, hacia el mar entre la península coreana y Japón, según informaron, previamente, oficiales militares de Corea del Sur y EE. UU.

Pyongyang tiene prohibido probar cualquier tipo de misiles balísticos bajo la resolución del CSNU.

Las declaraciones de Biden suponen la primera reacción oficial de Washington sobre el reciente lanzamiento de misiles del Norte.

Pyongyang lanzó, el domingo, dos misiles de crucero, sobre lo cual Biden había hecho caso omiso, diciendo que se trataba de una situación normal.

Biden señaló que "nada ha cambiado mucho", al hablar sobre los misiles de crucero, que, según los funcionarios estadounidenses, no están "cubiertos" o prohibidos por las resoluciones del CSNU contra Pyongyang.

El presidente dijo que la diplomacia todavía es posible, pese al lanzamiento de los misiles balísticos del Norte, que, por otro lado, sí violan la resolución de la ONU.

Sin embargo, aclaró que la diplomacia tiene que estar condicionada al "resultado final" de la desnuclearización.

Muchos observadores de Corea del Norte creen que Pyongyang pudo haber programado con precisión su primera provocación seria en más de un año, para que sucediera justo antes de la primera conferencia de prensa de Biden.

La última vez que Corea del Norte había lanzado un misil balístico fue en marzo de 2020.

Los expertos sobre Corea del Norte han advertido, desde hace mucho tiempo, que Pyongyang podría intentar entrar por la fuerza en la agenda de la nueva Administración Biden al organizar provocaciones militares, como lanzamientos de misiles.

El director general de estudios coreanos del Centro para el Interés Nacional, Harry Kazianis, dijo que, en los próximos meses, se debe esperar que los norcoreanos prueben misiles más grandes y avanzados. También se debe prever una respuesta enérgica cuando se anuncie la política sobre Corea del Norte de Biden, la cual es probable que sea una estrategia de presión para lograr que el régimen del presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, renuncie a sus armas nucleares.

EE. UU. está llevando a cabo una revisión exhaustiva de su política sobre Corea del Norte y funcionarios de alto rango de la Administración han dicho que se encuentra en las etapas finales.

La próxima semana, Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, será el anfitrión de sus homólogos surcoreano y japonés, en Washington, para discutir el resultado de la revisión de la política sobre Corea del Norte y las medidas subsecuentes, dijeron, previamente, los funcionarios.

Pyongyang ha mantenido una moratoria autoimpuesta sobre las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance, desde noviembre de 2017, unos dos meses después de que realizara su sexta prueba nuclear.

Sin embargo, Kim dijo, el año pasado, que ya no se sentía obligado a cumplir tales restricciones.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir