Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Corea del Sur se prepara para el examen nacional de ingreso en la universidad en medio de la pandemia

Últimas noticias 02/12/2020 11:34
En la fotografía de archivo, los trabajadores sanitarios desinfectan una escuela, el 26 de noviembre de 2020, en la ciudad suroriental de Daegu, en medio de un resurgimiento del coronavirus antes del examen nacional de ingreso en la universidad, programado para el 3 de diciembre.

Seúl, 2 de diciembre (Yonhap) -- Los surcoreanos se encuentran en alerta máxima, este miércoles, tan solo horas antes de que cientos de miles de estudiantes se sienten para el examen nacional de ingreso en la universidad durante la pandemia del nuevo coronavirus.

Alrededor de 490.000 estudiantes de último año de educación secundaria, graduados y otros planean rendir, el jueves, el Test de Aptitud Académica Universitaria (CSAT, según sus siglas en inglés), en medio de un alto aumento de las infecciones por el nuevo coronavirus en todo el país.

La cifra incluye a 21 pacientes de COVID-19 y 144 personas bajo autocuarentena, según los datos publicados, el 26 de noviembre, por el Ministerio de Educación. Asimismo, se han preparado camas hospitalarias para un máximo de 172 pacientes, así como centros de prueba especiales para hasta 3.800 personas bajo autocuarentena.

La foto, tomada el 1 de diciembre de 2020, muestra la sala de situación del Test de Aptitud Académica Universitaria en el Centro Médico Nacional, en Seúl.

Las autoridades de Educación han dicho que el examen anual se llevará a cabo según lo planeado, con medidas antivirus estrictas implementadas en 1.381 centros de exámenes y 31.459 aulas en todo el país, lo cual supone un aumento del 50 por ciento en comparación con el año pasado. El CSAT ya fue pospuesto una vez desde noviembre.

Un funcionario del ministerio dijo que, más allá del distanciamiento social, la meta duante el CSAT de este año es distinguir entre los examinandos generales y aquellos que presenten síntomas de COVID-19, así como aquellos bajo autocuarentena y los pacientes, para luego separarlos completamente y tomar medidas antivirus exhaustivas en los centros de exámenes a fin de permitir que todos puedan rendir el examen en un ambiente seguro.

El CSAT es la culminación de varios años de duro trabajo para muchos estudiantes, y el Gobierno no solo incrementa el transporte público para ayudar a los estudiantes a llegar a sus centros de exámenes a tiempo, sino que también prohíbe todos los vuelos aéreos durante los exámenes de comprensión auditiva.

Los examinandos que presenten síntomas de COVID-19 podrán ser sometidos a una prueba del coronavirus hasta las 10:00 p.m. de este miércoles, en los centros de salud pública designados. Si los resultados salen positivos durante la noche, el estudiante aún podrá rendir el examen en hospitales especializados en enfermedades infecciosas u otras instalaciones designadas.

Los estudiantes de último año de preparatoria de la Escuela Secundaria Gudeok, en Busan, a 453 kilómetros al sureste de Seúl, estudian en su aula, el 24 de noviembre de 2020, nueve días antes del Test de Aptitud Académica Universitaria.

Antes de ingresar en los centros de exámenes, todos los estudiantes deberán utilizar una mascarilla y someterse a un chequeo de su temperatura corporal. Si un examinador pide ver la cara de un estudiante por motivos de identificación, el examinando deberá quitársela brevemente, y, si se niega a hacerlo, podrá enfrentarse a las sospechas de hacer trampa.

Durante los descansos, se pedirá a los examinandos abstenerse de reunirse con otros y hablar. También se les exigirá traer un almuerzo empaquetado para que lo coman en sus escritorios.

No serán instalados purificadores de agua en los centros de exámenes, como medida de precaución contra el virus, por lo que los estudiantes deberán traer su propia agua.

Asimismo, se les pide que vistan adecuadamente para que estén abrigados, ya que las aulas serán ventiladas al final de cada sesión.

Conforme con una campaña del Gobierno de dos semanas, lanzada, el 19 de noviembre, para intensificar las medidas antivirus antes del examen, todas las escuelas de secundaria debieron realizar clases en línea a partir del 26 de noviembre, y se aconsejó a todos los estudiantes quedarse en casa, de ser posible, y abstenerse de visitar instalaciones abarrotadas.

Con el aumento de la cantidad de aulas para los exámenes, también se ha incrementado la cifra de examinadores y otro personal, en alrededor del 30 por ciento, en comparación con el año pasado, hasta casi 120.000.

La capacidad de las aultas ha sido limitada a 24, en vez de 28, y se ha instalado un panel divisorio en cada escritorio, como medida de precaución adicional.

Una estudiante de 18 años de edad que vive en Chuncheon, a 85 kilómetros al noreste de Seúl, dijo que ha estado rindiendo exámenes de práctica utilizando una mascarilla, con el fin de acostumbrarse al ambiente del examen.

La madre de un estudiante en Osan, a 55 kilómetros al sur de Seúl, dijo que su familia ha estado ayudando a su hijo procurando no salir de casa, a menos que fuera urgente.

La madre de un aspirante a estudiante universitario participa en un ritual budista, el 22 de noviembre de 2020, en un templo de Seúl, para pedir que su hijo obtenga calificaciones altas en el examen anual de aptitud académica universitaria, administrado por el Estado.

En una reunión con sus asesores, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, instó a realizar preparativos exhaustivos para cualquier eventualidad durante el transcurso del examen.

Moon dijo que el mundo entero está observando el CSAT, señalando que muchos países desarrollados han cancelado o pospuesto sus exámenes nacionales debido al coronavirus.

Refiriéndose a la respuesta agresiva del país contra la pandemia del coronavirus, el presidente dijo que, si Corea del Sur logra, en estos momentos difíciles, administrar de manera segura el CSAT, incluso entre aquellos bajo autocuarentena y los que han dado positivo en la prueba del coronavirus, la excelencia de la prevención epidemiológica surcoreana brillará aún más.

La ministra de Educación, Yoo Eun-hae, visitó, el martes, una escuela secundaria en Chuncheon, al objeto de examinar los preparativos en la región.

Moon también visitó, el domingo, una escuela secundaria en Seúl.

Un funcionario del ministerio dijo que todos en el ministerio están muy nerviosos por el COVID-19.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in (frente), revisa un panel divisorio, el 29 de noviembre de 2020, en la Escuela Secundaria Osan, en Seúl.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir