Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(4ª AMPLIACIÓN) Los casos nuevos de coronavirus caen por debajo de 100 por segundo día consecutivo y los casos irrastreables siguen obstaculizando la lucha contra el coronavirus

Nacional 21/09/2020 16:19
Los ciudadanos esperan para ser sometidos a la prueba del nuevo coronavirus, el 21 de septiembre de 2020, en una clínica provisional, en el sur de Seúl.

Seúl, 21 de septiembre (Yonhap) -- Los casos adicionales del nuevo coronavirus en Corea del Sur han permanecido, este lunes, por debajo de 100 por segundo día consecutivo, lo que podría ser una señal de desaceleración en las infecciones nuevas; sin embargo, el alto número de casos irrastreables e infecciones grupales esporádicas sigue planteando desafíos a la lucha contra el coronavirus del país.

Corea del Sur informó 70 casos adicionales de COVID-19, incluidas 55 infecciones locales, elevando el total de casos en el país a 23.045, según la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés).

El número de infecciones diarias cayó, el domingo, por debajo de 100, por primera vez en 38 días, situándose en 82 casos.

Las nuevas infecciones diarias del país han registrado cifras de tres dígitos desde el 14 de agosto, debido a los casos ligados a una iglesia en Seúl y una manifestación antigubernamental.

A medida que los ciudadanos acataron las medidas de distanciamiento social, el número de casos nuevos en el área metropolitana de Seúl cayó por debajo de 50 por primera vez en alrededor de 40 días, según dijo Yoon Tae-ho, un funcionario de alto rango del Ministerio de Salud y Bienestar Social, en una sesión informativa diaria. Agregó que, durante las tres últimas semanas, la tasa de reproducción del virus también descendió por debajo de la unidad.

La tasa refleja el número de personas que puede infectar un solo paciente.

A pesar del leve descenso, el Gobierno optó, el domingo, por extender las medidas contra el virus a nivel nacional por otra semana más, debido a las preocupaciones de que la propagación del virus podría volver a empeorar durante la próxima festividad del Chuseok.

El plan de distanciamiento social de nivel 2, que ha estado vigente desde fines de agosto, se extenderá hasta el 27 de septiembre, dado que los casos irrastreables, junto con las infecciones grupales, han perdurado antes del Chuseok, la festividad de la cosecha de otoño.

Corea del Sur opera un sistema de distanciamiento social de tres niveles. En virtud del nivel 2, todas las reuniones bajo techo de 50 personas o más y al aire libre de más de 100 personas están prohibidas.

Las medidas restringen también las operaciones de las denominadas instalaciones de alto riesgo, como salas de karaoke y bares. Asimismo, las instalaciones públicas, como museos y bibliotecas, estarán cerradas por otra semana más.

Las instalaciones de gran tamaño, que tienen permiso para operar, deberán mantener registros de entrada de todos los visitantes y asegurarse de que mantengan una distancia segura entre sí.

Por otro lado, los estudiantes del área metropolitana de Seúl han vuelto a la escuela, este lunes, para tomar clases presenciales.

El país planea implementar unas normas especiales de prevención epidemiológica durante las dos semanas posteriores al 27 de septiembre, a fin de prepararse para los efectos del Chuseok, una fecha en la que, normalmente, millones de personas realizan viajes para visitar a sus familiares.

Las autoridades sanitarias advirtieron que Corea del Sur podría afrontar otra ola de la pandemia en otoño, dependiendo de cómo lidie con el virus durante los días festivos.

La directora de la KDCA, Jeong Eun-kyeong, dijo, durante una sesión informativa separada, que una migración masiva de personas causará, definitivamente, otra ola de pandemia a nivel nacional. Agregó que, si las personas reducen los viajes, será posible contener la propagación del virus y romper las cadenas de infección.

Los estudiantes de enseñanza media se dirigen, el 21 de septiembre de 2020, a una escuela de secundaria ubicada en Incheon, al oeste de Seúl. Los estudiantes en Seúl y las áreas circundantes regresaron, el mismo día, a la escuela para asistir a clases presenciales, ya que recientemente han disminuido los casos del nuevo coronavirus.

Entre los casos nuevos locales, 21 fueron registrados en Seúl y 18 en la provincia circundante de Gyeonggi. La ciudad portuaria de Incheon, al oeste de Seúl, informó solo un caso nuevo.

La ciudad portuaria de Busan, en el sur del país, reportó ocho casos nuevos y la ciudad central de Daejeon añadió dos.

A fecha de este lunes, las infecciones ligadas a las manifestaciones antigubernamentales, celebradas el mes pasado, se situaron en 619, lo cual supone un aumento de tres en comparación con el día anterior.

Un gimnasio, ubicado en el oeste de Seúl, informó dos pacientes adicionales, elevando los casos relacionados a 10.

Una tienda minorista en línea, con sede en el sur de Seúl, reportó 13 pacientes de COVID-19. Diez pacientes más también fueron vinculados con un edificio residencial en el área, elevando el total a 24.

Un hospital en la ciudad portuaria sudoriental de Pohang reportó cuatro casos.

En Busan, tres pacientes fueron reportados en la Universidad Dong-A, elevando a 12 la cifra de casos relacionados.

Las autoridades sanitarias dijeron que se encuentran trabajando con los Gobiernos regionales para establecer directrices sobre los negocios de ventas puerta a puerta, así como otros focos de infecciones grupales.

El país ha estado luchando para evitar el nivel más alto de distanciamiento social, que incluiría la prohibición de reuniones de 10 o más personas, lo que podría provocar un impacto grave en la economía del país.

El número de pacientes de COVID-19 en estado grave o crítico alcanzó los 141, lo que supone un descenso de cinco en comparación con el día previo.

El número de casos importados fue de 15, cuatro de los cuales fueron procedentes de Filipinas, tres de la India y otros tantos de Turquía. También se reportaron infecciones provenientes de Indonesia, Rusia, Kirguistán, Japón y Australia.

Se reportaron dos muertes adicionales, lo que elevó el total de fallecimientos por el virus a 385. La tasa de mortalidad alcanzó el 1,67 por ciento.

El total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 20.248, lo que representa un aumento de 90 personas con respecto al día previo. Casi el 88 por ciento de los infectados reportados en el país se han curado.

Corea del Sur ha realizado 2.231.589 pruebas de COVID-19, desde el 3 de enero. El país reportó su primera infección el día 20 del mismo mes.

El domingo, se realizaron menos de 5.000 pruebas, lo cual supone una cifra mucho menor ante las más de 10.000 que suelen realizarse entre semana.

Corea del Sur también está estudiando lo que podría ser el primer caso de reinfección por COVID-19 del país.

El sábado, las autoridades sanitarias anunciaron que estaban investigando el primer caso sospechoso de reinfección de la nación, que se trataba de una mujer veinteañera.

Jeong dijo que los síntomas de la paciente no eran tan severos como los que presentó durante su primera infección. La jefa de la KCDA dijo que eso indica que las personas pueden volver infectarse con el virus, igual que la gripe.

Hasta el momento, se han reportado 705 pacientes surcoreanos que volvieron a dar positivo tras curarse por completo. Los expertos no consideraron sus casos como reinfecciones, diciendo que, probablemente, lo que se había detectado en las pruebas eran fragmentos muertos del virus que permanecían en el cuerpo de los pacientes.

Los ciudadanos, que llevan puestas mascarillas, compran alimentos, el 21 de septiembre de 2020, en un mercado en el oeste de Seúl.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir