Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Las dos Coreas marcan el aniversario de la cumbre en Pyongyang en medio de un estancamiento de los lazos mientras Seúl busca un nuevo impulso

Nacional 18/09/2020 20:22
En esta foto de archivo, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (izda.), y el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, alzan sus manos, el 19 de septiembre de 2018, después de ver una actuación de gimnasia en masa en el estadio del Primero de Mayo en Pyongyang.

Seúl, 18 de septiembre (Yonhap) -- Corea del Sur y Corea del Norte están conmemorando el segundo aniversario de su acuerdo en la cumbre de Pyongyang, este fin de semana, en un ambiente silencioso y sin entusiasmo.

En medio de un estancamiento prolongado en las relaciones bilaterales y los diálogos de desnuclearización, no hay una ceremonia oficial planeada sobre la Declaración Conjunta de Pyongyang del 19 de septiembre.

Según el acuerdo, firmado por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, se suponía que las dos partes reanudarían las operaciones del Complejo Industrial de Kaesong y el programa turístico de la montaña Kumgang, "a medida que maduraran las condiciones", y también explorar "medidas sustanciales" para promover aún más los intercambios y la cooperación.

En esta foto de archivo, el presidente Moon Jae-in pronuncia un discurso, el 25 de septiembre de 2019, en la reunión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Sin embargo, ha habido poco progreso en el proceso de paz de Corea, estancado desde la cumbre sin acuerdo de Kim, en Hanói, con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a principios del año pasado.

La Administración Moon está luchando por reactivar el impulso del diálogo.

Hablando en una reunión con un grupo de líderes de la comunidad budista, en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, Moon dijo, este viernes, que si Corea del Sur no pierde la esperanza de reuniones y diálogo, seguramente avanzarán por el camino de la paz y la unificación.

Anteriormente, Moon sugirió que Kim y Trump celebren otra cumbre antes de las elecciones presidenciales de EE. UU., el 3 de noviembre, mientras que muchos cuestionan si es factible.

Se espera que Moon utilice su próximo discurso ante la ONU con la esperanza de desempeñar, una vez más, un papel de "facilitador o mediador" para ayudar a romper el estancamiento. Es probable que el mandatario surcoreano haga propuestas de paz a Pyongyang en el discurso por vídeo, la próxima semana, en la sesión virtual de la Asamblea General de la ONU.

Su Gobierno está buscando ansiosamente cooperar con Pyongyang en atención médica y servicios médicos, especialmente en la respuesta al coronavirus, la peste porcina africana y otras enfermedades infecciosas, así como las asociaciones para el control de inundaciones y otros desastres a lo largo de su frontera.

Según los asesores de Moon, esto podría allanar la serie para proyectos conjuntos de mayor alcance, como los viajes individuales y la reconexión de carreteras y ferrocarriles.

Todo esto depende de la actitud de Pyongyang. Recientemente, el líder norcoreano adoptó un acercamiento discreto hacia Seúl, y su hermana, Kim Yo-jong, conocida por su influencia en los asuntos intercoreanos, ha estado fuera de la vista del público durante casi dos meses. El presidente de EE. UU., Donald Trump, está menos interesado que antes en las conversaciones inmediatas con Corea del Norte, aparentemente, preocupado por su campaña de reelección.

Algunos observadores esperaban un posible avance con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokio, ya que Moon y Kim acordaron durante su tercera cumbre, celebrada en Pyongyang, que las dos Coreas "participarían juntas activamente" en el evento. Sin embargo, este se pospuso hasta 2021 debido a preocupaciones por el coronavirus.

Un lado positivo es que Corea del Norte se ha abstenido de realizar actos provocativos tras volar, en junio, la oficina de enlace intercoreana en su ciudad fronteriza de Kaesong.

El ministro de Unificación, Lee In-young, dijo el miércoles, durante una visita a la aldea de la tregua de Panmunjom, que cree que Corea del Norte está dispuesta a cumplir con el acuerdo de la cumbre de 2018 a su manera.

Suh Wook, el nuevo ministro de Defensa de Seúl, también declaró en la Asamblea Nacional que Corea del Norte está "haciendo esfuerzos, en general, para cumplir con el acuerdo militar del 19 de septiembre", firmado junto con el acuerdo de la cumbre.

Al parecer, ambos estaban enviando un mensaje no solo a la gente en el país, sino también a los norcoreanos en medio de especulaciones sobre las probabilidades de una supuesta sorpresa de octubre.

Corea del Norte tiene su misión diplomática ante la ONU en Nueva York, la cual se conoce como el "canal de Nueva York", para las discusiones con funcionarios estadounidenses.

Se rumorea que Kim Yo-jong podría estar buscando visitar EE. UU. en octubre para conversar con Mike Pompeo o Stephen Biegun, el secretario de Estado estadounidense y el representante especial para Corea del Norte, respectivamente.

Algunas fuentes diplomáticas apuestan por la posibilidad de que Corea del Norte espere el resultado de las elecciones presidenciales de EE. UU., concentrándose por un tiempo en la respuesta al coronavirus, el trabajo de recuperación de daños por los tifones y los preparativos para el desfile militar del 10 de octubre, en el aniversario de fundación del gobernante Partido de los Trabajadores.

Esta foto de archivo, proporcionada por la Televisión de Noticias Yonhap, muestra a Kim Yo-jong, la hermana menor del presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un. Kim Yo-jong tiene el título oficial de primera subdirectora de departamento del Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte. (Prohibida su reventa y archivo)

En su conversación telefónica del 9 de septiembre, el principal asesor de seguridad nacional de Moon, Suh Hoon, y su homólogo de la Casa Blanca, Robert O'Brien, coincidieron en la importancia de los "próximos meses" en los esfuerzos por la desnuclearización de la península coreana.

Ambos acordaron continuar las consultas sobre "varias formas" para avanzar en el proceso de desnuclearización y construcción de la paz, según Cheong Wa Dae.

Un dilema para Moon es la falta de influencia de Seúl en las relaciones Pyongyang-Washington, de manera realista, a diferencia de unos años antes.

Su impulso por un ciclo virtuoso de mejora de las relaciones intercoreanas y el progreso en el proceso de desnuclearización fue improductivo, con duras sanciones internacionales contra el vecino comunista.

Park Won-gon, profesor de política internacional en la Universidad Global Handong, dijo que no hubo un avance en la implementación del acuerdo para activar el comité militar conjunto intercoreano, que es el elemento central del acuerdo militar del 19 de septiembre, señalando que es lamentable que no parece haber una gran posibilidad, por ahora, de que las dos partes avancen más allá de algunas medidas simbólicas.

A Moon le queda aproximadamente un año y medio en el cargo.

Sin un avance significativo en la campaña de paz de Corea, Moon enfrentaría crecientes preocupaciones de que el acuerdo de la cumbre de Pyongyang del 19 de septiembre pueda seguir el destino de la Declaración de Pyongyang del 4 de octubre emitida en 2007 por los entonces líderes de las dos Coreas: el entonces presidente Roh Moo-hyun y el difunto líder norcoreano Kim Jong-il.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir