Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

La ciudad de Seúl presenta una demanda de compensación por 4.600 millones de wones contra el pastor culpable del resurgimiento del coronavirus

Últimas noticias 18/09/2020 16:59
La fotografía de archivo, tomada, el 15 de agosto de 2020, muestra a miles de personas participando en una manifestación contra el Gobierno, en el centro de Seúl.

Seúl, 18 de septiembre (Yonhap) -- El Gobierno municipal de Seúl ha presentado, este viernes, una demanda de compensación por 4.600 millones de wones (3,9 millones de dólares) contra un pastor culpable del empeoramiento del brote del nuevo coronavirus en la capital, al organizar manifestaciones masivas en el centro de Seúl.

La ciudad presentó, este viernes, a las 4:00 p.m., los documentos relacionados con la demanda ante el Tribunal del Distrito Central de Seúl.

A pesar de las advertencias contra las manifestaciones masivas, el pastor Jun Kwang-hoon, de la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, es sospechoso de liderar las protestas contra el Gobierno, a mediados de agosto, en el centro de Seúl, a las cuales asistieron miles de personas. Posteriormente, Jun dio positivo en la prueba del nuevo coronavirus.

El Gobierno municipal dijo, en un comunicado de prensa, que, incluso limitando los daños a los casos reportados dentro de Seúl, se estima que los daños causados al Gobierno municipal, la agencia de transporte, las oficinas de distritos, el país y la institución del seguro médico alcancen los 13.100 millones de wones (11 millones de dólares).

En el monto se incluyen los 330 millones de wones (284.237 dólares) para tratar a 641 pacientes reportados en la capital y 663 millones de wones (571.059 dólares) para financiar a las personas en cuarentena domiciliaria debido a los posibles contactos con la iglesia. La ciudad también incluyó pérdidas indirectas, como las pérdidas procedentes de una reducción de pasajeros que utilizan el transporte público.

El portavoz de la ciudad, Hwang In-sik, dijo, durante una conferencia de prensa, que, esto es solo parte de los daños tangibles.

Hwang dijo que las dificultades a las que se enfrentan los ciudadanos debido al distanciamiento social endurecido y el impacto económico en la economía nacional son enormes, hasta el punto de no ser ni siquiera contables, agregando que la ciudad tomará "todas las medias posibles" para probar los daños que causaron la iglesia y el pastor.

El Gobierno implementó el distanciamiento social endurecido en el área metropolitana de Seúl tras un repunte de los casos. Las instalaciones deportivas bajo techo y los cibercafés fueron suspendidos y no se permitió a los restaurantes recibir clientes para comer en el lugar después de las 9:00 p.m., mientras que las cadenas de franquicias de cafeterías, panaderías y heladerías solo pudieron ofrecer servicios para llevar y a domicilio, independientemente de su horario. Las medidas se levantaron a principios de esta semana.

La fotografía de archivo, tomada el 5 de septiembre de 2020, muestra una calle casi vacía, en el centro de Seúl, después de la implementación de las directrices más estrictas de distanciamiento social.

La ciudad aseveró que Jun no solo interrumpió los esfuerzos para rastrear los casos, sino que también presentó documentos falsos acerca de los miembros de la iglesia, lo que condujo a un resurgimiento de casos del virus en el área metropolitana de Seúl.

No obstante, la iglesia y el pastor rechazaron tales afirmaciones, y, en su lugar, acusaron al Gobierno por no haber contenido adecuadamente el virus.

Los abogados que representan a la iglesia dijeron, en un comunicado de prensa, que las autoridades sanitarias deben compensar a los ciudadanos y responsabilizarse por no haber bloqueado perfectamente una cepa mutada del virus

Asimismo, urgieron al Gobierno a presentar una demanda de compensación contra China, donde estalló primero el brote del virus.

La fotografía de archivo, tomada el 18 de agosto de 2020, muestra la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl.

El número de casos diarios del nuevo coronavirus en Seúl, que descendió, a principios de agosto, hasta por debajo de 10, se disparó a más de 150 en los días siguientes a las manifestaciones celebradas el 15 de agosto. La cifra alcanzó los 154 casos, el 26 de agosto, según datos del Gobierno municipal y la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés).

La KDCA dijo que, a fecha del jueves al mediodía, había 1.168 casos ligados a la Iglesia Sarang Jeil y 587 casos relacionados con las manifestaciones del 15 de agosto, a nivel nacional.

El reciente aumento de casos ha avivado especialmente las preocupaciones, ya que la mayoría de los casos fueron identificados en el área metropolitana de Seúl, densamente poblada, y una gran parte de los pacientes eran personas de edad avanzada, que son más vulnerables al virus infeccioso.

Seúl reportó, este viernes, 46 casos nuevos, elevando el total de casos del COVID-19 a 4.904, según la KDCA. Los casos del nuevo coronavirus en Corea del Sur alcanzaron los 22.783, lo que supone un aumento de 126 casos con respecto al día anterior.

La fotografía de archivo, tomada el 17 de agosto de 2020, muestra al pastor, Jun Kwang-hoon, mirando su teléfono móvil a bordo de una ambulancia, mientras espera a ser transportado a un hospital cercano para el tratamiento del nuevo coronavirus.

nkim@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir