Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(4ª AMPLIACIÓN) Los nuevos casos de coronavirus vuelven a superar los 300 y las autoridades siguen cautelosas sobre las restricciones más estrictas contra el virus

Últimas noticias 26/08/2020 22:52
El 26 de agosto de 2020, un trabajador de prevención epidemiológica desinfecta el complejo gubernamental ubicado en el centro de Seúl.

Seúl, 26 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha vuelto a reportar, este miércoles, más de 300 casos adicionales del nuevo coronavirus, ya que las infecciones grupales esporádicas en todo el país, junto con un aumento de casos vinculados con las iglesias, continuaron en ascenso.

Sin embargo, las autoridades sanitarias reiteraron su postura previa de que decidirán si implementar las restricciones más estrictas contra el virus luego de examinar el número de casos de esta semana.

Corea del Sur informó 320 casos adicionales de COVID-19, incluidas 307 infecciones locales, elevando el total de casos en el país a 18.265, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Corea del Sur reportó 324 casos adicionales el viernes, seguidos por 332, el sábado, y 397, el domingo.

El número de infecciones nuevas disminuyó ligeramente, hasta los 266 casos, el lunes, y los 280, el martes, pero los expertos dicen que el descenso se debió, en parte, a que se llevaron a cabo menos exámenes de COVID-19 durante el fin de semana.

Corea del Sur había puesto el virus bajo control hasta principios de agosto, cuando los casos nuevos de coronavirus registraban cifras de dos dígitos.

Sin embargo, el país informó 103 casos adicionales el 14 de agosto, registrando el doble del día anterior. Durante los 13 últimos días, se identificaron nada menos que 3.495 casos nuevos en todo el país, la mayoría de los cuales están ligados a una iglesia conservadora en el norte de Seúl y a una manifestación contra el Gobierno celebrada el 15 de agosto, el Día de la Liberación.

Las infecciones grupales esporádicas también afectaron la lucha contra el virus a nivel nacional.

Un creciente número de casos irrastreables también presenta un gran desafío en los esfuerzos del país para rastrear y contener una mayor propagación del virus. Durante las dos últimas semanas, casi el 20 por ciento de los pacientes nuevos tenían rutas de infección desconocidas.

Entre los casos nuevos de transmisión local, se reportaron 110 infecciones en la capital y 92 en la provincia de Gyeonggi, donde reside la mitad de la población del país, de un total de 51 millones de habitantes.

La Asamblea Nacional tendrá que ser clausurada el jueves, debido a que se detectó la infección de un reportero que realiza coberturas del gobernante Partido Democrático, por lo que se estima que las operaciones políticas y parlamentarias se vean perjudicadas.

Otras ciudades principales también reportaron infecciones adicionales. Incheon, al oeste de Seúl, reportó 27 casos, mientras que la ciudad central de Daejeon informó siete.

Por su parte, la provincia de Gangwon reportó unos 19 casos nuevos, incluida la infección de un niño de 18 meses de edad, mientras que la provincia de Jeolla del Sur informó 12.

La Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, un caldo de cultivo del repunte reciente en las nuevas infecciones, reportó 933 casos de COVID-19, a fecha de este miércoles, lo cual supone un aumento de 18 en comparación con el día anterior. Entre los pacientes, 285 sufrieron infecciones pese a no estar afiliados a la iglesia.

Se reportaron alrededor de 30 infecciones ligadas con la Iglesia Bautista Sunglim, en Gwangju, lo que ha provocado preocupaciones sobre la existencia de más casos entre sus fieles.

Los pacientes mayores de 60 años de edad representaron más del 40 por ciento.

Los casos nuevos vinculados a la iglesia también han sido informados en múltiples edificios de oficinas, centros de atención diurna, academias de estudios intensivos e instituciones médicas visitados por sus feligreses.

También se reportó un total de 219 pacientes ligados a una manifestación antigubernamental celebrada, el 15 de agosto, en el centro de Seúl, lo cual supone un aumento de 26 en comparación con el día anterior. En la manifestación participó un gran número de miembros de la Iglesia Sarang Cheil, incluido su pastor, quien también dio positivo en la prueba del virus.

Un negocio de ventas puerta a puerta en el sur de Seúl, ha informado 47 pacientes, lo cual constituye un aumento de tres en comparación con el día previo.

Además, un sauna en la ciudad portuaria sureña de Busan reportó siete pacientes.

El 26 de agosto de 2020, los estudiantes de preparatoria estudian, utilizando mascarillas, en una escuela secundaria, en el sur de Seúl. Se exigió a todas las escuelas en el área metropolitana de Seúl sostener clases en línea hasta el 11 de septiembre. La medida no se aplica a los estudiantes de último año de educación secundaria, que rendirán el examen nacional de ingreso a la universidad a inicios de diciembre.

El país registró el mayor número de casos del virus a finales de febrero, cuando reportó 909 infecciones, debido, principalmente, a una secta religiosa en la ciudad suroriental de Daegu. Tras unos altibajos, la cifra diaria llegó a alcanzar cifras de un dígito a finales de abril y principios de mayo.

Las autoridades sanitarias han advertido que el último aumento de casos es mucho peor que el brote masivo previo en Daegu, ya que el virus se puede propagar más rápido en el área metropolitana de Seúl, que está densamente poblada.

A partir de este miércoles, todas las escuelas en el área metropolitana de Seúl deberán sostener clases en línea, hasta el 11 de septiembre, como medida preventiva para desacelerar la propagación del virus altamente contagioso. Alrededor de 6.800 escuelas fueron cerradas.

El país aplicó, el domingo, el nivel 2 del plan de distanciamiento social en todo el país, pero las ciudades principales ya han tomado medidas más estrictas.

La capital surcoreana decidió prohibir el uso del transporte público a las personas que no utilicen mascarillas. También se restringen las manifestaciones de más de diez personas.

Bajo el nivel 2, las reuniones en espacios bajo techo de más de 50 personas y los encuentros al aire libre de más de 100 personas han sido prohibidos, en principio. También se ha ordenado el cierre de las llamadas instalaciones propensas a riesgos, incluidas las salas de karaoke, clubs nocturnos, cibercafés y bufés.

Si las restricciones actuales son elevadas al nivel más alto, cualquier reunión de más de 10 personas será prohibida.

Las autoridades sanitarias dicen que podría ser inevitable la implementación del nivel 3 de distanciamiento social si la curva de nuevos casos no se aplana esta semana.

Corea del Sur reiteró, este miércoles, que sigue monitorizando estrechamente la situación, y observará los efectos del nivel 2 de distanciamiento social esta semana.

La jefa del KCDC, Jeong Eun-kyeong, dijo, durante una sesión informativa diaria, que ha pasado casi una semana desde que se implementó el nivel 2 de distanciamiento social. Agregó que todavía no se ha decidido cuándo se aplicará el nivel 3 de la política.

Jeong dijo que, sin embargo, si se fracasa en contener la propagación del virus esta semana y se implementa el nivel 3, habrá consecuencias significativas, añadiendo que no se trata solo de los casos nuevos, sino del gran impacto que habrá en la sociedad y la economía.

Los datos recopilados por los operadores de telefonía móvil mostraron que las personas en el área metropolitana de Seúl se movieron un 20 por ciento menos durante el fin de semana, en comparación con la semana anterior.

El país agregó, este miércoles, solo 13 casos importados, tres de los cuales fueron procedentes de Uzbekistán y dos de Kazajistán. También hubo casos provenientes de Estados Unidos, México y Egipto.

Mientras tanto, Corea del Sur reportó dos muertes adicionales por el nuevo coronavirus, elevando la cifra de fallecidos a 312. La tasa de mortalidad fue del 1,71 por ciento. Se reportó el fallecimiento de una persona con COVID-19, previamente en el mes, el cual será incluido en el conteo oficial del jueves.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 14.368, lo que representa un aumento de 82 personas con respecto al día previo. Esto indica que un 78,66 por ciento de los pacientes de coronavirus reportados en Corea del Sur se han curado.

Corea del Sur ha realizado 1.849.506 pruebas del nuevo coronavirus desde el 3 de enero.

El número de pacientes en condición crítica se situó en 43.

Dado que el país continúa reportando más de 300 pacientes cada día, las autoridades sanitarias estiman que el número de pacientes en condición crítica alcance los 130 para el 3 de septiembre. El país planea expandir el número de camas hospitalarias para dichos pacientes.

Las autoridades sanitarias dijeron que la cepa genética GH del nuevo coronavirus ha estado prevaleciendo en Corea del Sur desde que se reportaron infecciones grupales en el barrio de vida nocturna de Itaewon, en Seúl, en mayo.

Previamente, la mayoría de los pacientes habían sido infectados con las cepas S y V del virus.

La KCDC dijo que aún no ha encontrado casos de reinfección.

Los fieles rezan, el 26 de agosto de 2020, utilizando mascarillas, en un templo budista en Daegu, a 302 kilómetros al sur de Seúl.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir