Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN) Los nuevos casos de coronavirus vuelven a superar los 300 y se vuelven inminentes las restricciones más estrictas contra el virus

Últimas noticias 26/08/2020 11:12
Un trabajador médico realiza un examen de coronavirus, el 25 de agosto de 2020, en una clínica provisional instalada en la isla vacacional sureña de Jeju.

Seúl, 26 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha vuelto a reportar, este miércoles, más de 300 casos adicionales del nuevo coronavirus, ya que las infecciones grupales esporádicas en todo el país, junto con un aumento de casos vinculados con las iglesias, continuaron en ascenso, provocando que se consideren seriamente las restricciones más estrictas contra el virus.

Corea del Sur informó 320 casos adicionales de COVID-19, incluidas 307 infecciones locales, elevando el total de casos en el país a 18.265, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Corea del Sur reportó 324 casos adicionales el viernes, seguidos por 332, el sábado, y 397, el domingo.

El número de infecciones nuevas disminuyó ligeramente, hasta los 266 casos, el lunes, y los 280, el martes, pero los expertos dicen que el descenso se debió, en parte, a que se llevaron a cabo menos exámenes de COVID-19 durante el fin de semana.

Corea del Sur había puesto el virus bajo control hasta principios de agosto, cuando los casos nuevos de coronavirus registraban cifras de dos dígitos.

Sin embargo, el país informó 103 casos adicionales el 14 de agosto, registrando el doble del día anterior. Durante los 13 últimos días, se identificaron nada menos que 3.395 casos nuevos en todo el país, la mayoría de los cuales están ligados a una iglesia conservadora en el norte de Seúl y a una manifestación contra el Gobierno celebrada el 15 de agosto, el Día de la Liberación.

Los casos vinculados a la iglesia en Seúl y la manifestación antigubernamental celebrada el 15 de agosto fueron responsables del último aumento, pero las infecciones grupales esporádicas también afectaron la lucha contra el virus a nivel nacional.

Un creciente número de casos irrastreables también presenta un gran desafío en los esfuerzos del país para rastrear y contener una mayor propagación del virus. Durante las dos últimas semanas, casi el 20 por ciento de los pacientes nuevos tenían rutas de infección desconocidas.

Entre los casos nuevos de transmisión local, se reportaron 110 infecciones en la capital y 92 en la provincia de Gyeonggi, donde reside la mitad de la población del país, de un total de 51 millones de habitantes.

Otras ciudades principales también reportaron infecciones adicionales. Incheon, al oeste de Seúl, reportó 27 casos, mientras que la ciudad central de Daejeon informó siete.

La Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, un caldo de cultivo del repunte reciente en las nuevas infecciones, reportó 915 casos de COVID-19, a fecha del martes al mediodía.

Los casos nuevos vinculados a la iglesia también han sido informados en múltiples edificios de oficinas, centros de atención diurna, academias de estudios intensivos e instituciones médicas visitados por sus feligreses.

También se reportó un total de 193 pacientes ligados a una manifestación antigubernamental celebrada, el 15 de agosto, en el centro de Seúl. En la manifestación participó un gran número de miembros de la Iglesia Sarang Cheil, incluido su pastor, quien también dio positivo en la prueba del virus.

Una cafetería Starbucks en Paju, al norte de Seúl, ha reportado 66 pacientes, a fecha del martes. Además, otro negocio de ventas puerta a puerta en el distrito de Gwanak, en Seúl, ha informado 44 pacientes, hasta el momento.

El país registró el mayor número de casos del virus a finales de febrero, cuando reportó 909 infecciones, debido, principalmente, a una secta religiosa en la ciudad suroriental de Daegu. Tras unos altibajos, la cifra diaria llegó a alcanzar cifras de un dígito a finales de abril y principios de mayo.

Las autoridades sanitarias han advertido que el último aumento de casos es mucho peor que el brote masivo previo en Daegu, ya que el virus se puede propagar más rápido en el área metropolitana de Seúl, que está densamente poblada.

A partir de este miércoles, todas las escuelas en el área metropolitana de Seúl deberán sostener clases en línea, hasta el 11 de septiembre, como medida preventiva para desacelerar la propagación del virus altamente contagioso.

El país aplicó, el domingo, el nivel 2 del plan de distanciamiento social en todo el país, pero las ciudades principales ya han tomado medidas más estrictas.

La capital surcoreana decidió prohibir el uso del transporte público a las personas que no utilicen mascarillas. También se restringen las manifestaciones de más de diez personas.

Bajo el nivel 2, las reuniones en espacios bajo techo de más de 50 personas y los encuentros al aire libre de más de 100 personas han sido prohibidos, en principio. También se ha ordenado el cierre de las llamadas instalaciones propensas a riesgos, incluidas las salas de karaoke, clubs nocturnos, cibercafés y bufés.

Si las restricciones actuales son elevadas al nivel más alto, cualquier reunión de más de 10 personas será prohibida.

Las autoridades sanitarias dicen que podría ser inevitable la implementación del nivel 3 de distanciamiento social si la curva de nuevos casos no se aplana esta semana.

El país agregó, este miércoles, solo 13 casos importados.

Mientras tanto, Corea del Sur reportó dos muertes adicionales por el nuevo coronavirus, elevando la cifra de fallecidos a 312.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 14.368, lo que representa un aumento de 82 personas con respecto al día previo.

Un trabajador sanitario ingresa, el 25 de agosto de 2020, en un edificio de oficinas, en el centro de Seúl. Un trabajador del edificio dio positivo en la prueba del COVID-19 el día anterior.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir