Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Se ordena a las escuelas en el área metropolitana de Seúl a realizar clases en línea hasta el 11 de septiembre debido a la pandemia

Últimas noticias 25/08/2020 19:03
La fotografía de archivo, sin fechar, muestra a un profesor impartiendo clases en línea en una escuela primaria en Yongin, en la provincia de Gyeonggi.

Seúl, 25 de agosto (Yonhap) -- Los estudiantes surcoreanos en Seúl y sus áreas circundantes volverán a recibir clases a distancia, dado que el país ha experimentado, recientemente, un resurgimiento del nuevo coronavirus y están aumentando las preocupaciones sobre la seguridad en las escuelas.

El Ministerio de Educación anunció, este martes, que todos los niños en edad escolar, incluidos los del nivel preescolar, en Seúl, Incheon y la provincia de Gyeonggi, permanecerán en casa y tomarán las clases en línea a partir del miércoles, hasta el 11 de septiembre, como medida de prevención para desacelerar la propagación del virus altamente contagioso.

La política de emergencia, anunciada en una sesión informativa conjunta con el ministerio y las oficinas de educación de Seúl, Incheon y la provincia de Gyeonggi, no se aplica a los estudiantes de último año de educación secundaria, que rendirán el examen nacional de ingreso a la universidad a inicios de diciembre.

Se otorga autonomía a las escuelas pequeñas, con menos de 60 alumnos, y las de educación especial para que determinen si acatar o no la orden del ministerio.

El cambio drástico de la política es una respuesta a lo que las autoridades sanitarias describieron como la mayor crisis desde que empezó la pandemia a inicios de este año.

El país, que en un tiempo se consideró que había puesto exitosamente el virus bajo control, reportó cifras de tres dígitos de casos de infecciones desde mediados de agosto, una tasa que alarmó al ministerio, que creía que era posible dar clases presenciales en las escuelas, incluso durante la pandemia, si se implementaban rigurosamente las medidas contra el virus.

En medio del aumento de los nuevos casos, un récord de 2.100 escuelas suspendieron las clases presenciales este martes, superando las 1.845 registradas el lunes. Como medida preventiva, algunas escuelas han cerrado.

Del total, el 40 por ciento se encuentra en el área metropolitana de Seúl, con 157 en Seúl, 524 en la provincia de Gyeonggi y 167 en la ciudad portuaria de Incheon. En las últimas dos semanas, 166 estudiantes y 46 docentes y miembros del profesorado dieron positivo en las pruebas de COVID-19 en el área metropolitana.

La fotografía, tomada el 22 de julio de 2020, muestra a unos estudiantes que cursan el último año de secundaria, sentados rindiendo una prueba de aptitud académica, en un aula de la escuela secundaria Dorim, en Incheon, al oeste de Seúl, preparándose para el examen anual de aptitud académica universitaria, administrado por el Estado, a celebrarse en noviembre.

Durante la sesión informativa, la ministra de Educación, Yoo Eun-hae, destacó la necesidad de minimizar la alteración del programa académico por el coronavirus, en particular, en el período previo al Test de Aptitud Académica Universitaria (CSAT, según sus siglas en inglés) anual, programado para el 3 de diciembre.

Aproximadamente, 480.000 estudiantes tienen previsto presentar el examen estatal para el ingreso universitario, que fue postergado una vez, durante dos semanas, a comienzos de este año.

La cuestión más urgente en este momento es controlar rápidamente la propagación del virus para celebrar el CSAT en la fecha programada, según dijo Yoo, citando la importancia del examen para los estudiantes de último año de enseñanza secundaria.

Sin embargo, la funcionaria no ofreció una respuesta directa ante la pregunta sobre si el ministerio tiene un plan de contingencia para el caso en que la situación de la pandemia se deteriore y se implementen medidas cercanas a las de un bloqueo.

El país había iniciado cuidadosamente una reapertura gradual de las escuelas, a partir del 20 de mayo, en medio de una desaceleración de los casos nuevos. Desde entonces, 307 estudiantes y 74 miembros del profesorado y docentes dieron positivo en las pruebas del nuevo coronavirus. Las cifras aumentaron en 22 y cuatro, respectivamente, con respecto al día previo.

El Gobierno elevó, el sábado, al nivel 2, las directrices del sistema de distanciamiento social, de tres niveles, en todo el país, puesto que se identificaron casos de COVID-19 en 17 ciudades y provincias principales, lo que representa un indicio sombrío de que el país podría haber entrado en una epidemia nacional. Anteriormente, se implementó solo en el área metropolitana de Seúl.

Cuando se impone un nivel 3 de distanciamiento social, todas las escuelas a nivel nacional deben pasar a la educación a distancia.

El ministerio indicó que tomará la decisión de ampliar la medida tras una estrecha monitorización de la propagación del virus hasta el 11 de septiembre.

La política se mantiene igual para el resto de la región, conforme a la cual, el límite de asistencia de estudiantes se sitúa en un tercio del total del alumnado en las escuelas primarias y de enseñanza media y en dos tercios en las escuelas secundarias, y se proporciona una mezcla de clases presenciales y a distancia.

Una escuela primaria en el distrito de Seongbuk, en Seúl, se encuentra cerrada, el 18 de agosto de 2020, dado que se ordenó a los jardines de infancia y las escuelas del distrito la impartición de clases en línea, durante dos semanas, debido al brote del coronavirus en el área.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir