Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Los casos nuevos de coronavirus se mantienen por segundo día por debajo de 300 en medio de los temores sobre una pandemia a nivel nacional

Últimas noticias 25/08/2020 17:06
Una trabajadora médica se prepara para realizar pruebas del nuevo coronavirus, el 25 de agosto de 2020, en una clínica provisional en el centro de Seúl.

Seúl, 25 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha vuelto a reportar, este martes, menos de 300 casos adicionales del nuevo coronavirus, por segundo día consecutivo, pero las autoridades sanitarias advirtieron que el país está al borde de una pandemia a nivel nacional debido a las continuas transmisiones vinculadas a las iglesias y el creciente número de pacientes con rutas de infección desconocidas.

Corea del Sur informó 280 casos adicionales de COVID-19, incluidas 264 infecciones locales, elevando el total de casos en el país a 17.945, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

La cifra de este martes supone un ligero aumento frente a los 266 casos informados el día anterior. Corea del Sur reportó 324 casos nuevos, el viernes, seguidos por 332, el sábado, y 397, el domingo.

Yoon Tae-ho, un funcionario sanitario de alto rango, dijo, durante una sesión informativa diaria, que el número ha disminuido en comparación con el fin de semana, pero que no se puede concluir que el descenso se haya debido a las medidas de distanciamiento social intensificadas.

El país reportó 103 casos nuevos el 14 de agosto, lo cual supuso casi el doble del día previo. Desde entonces, el país ha reportado cifras de tres dígitos, ya que han surgido infecciones grupales esporádicas, la mayoría de las cuales está ligada a una iglesia en el norte de Seúl y una manifestación contra el Gobierno celebrada el 15 de agosto, el Día de la Liberación.

Durante los 12 últimos días, se identificaron nada menos que 3.175 casos nuevos en todo el país.

El subdirector del KCDC, Kwon Jun-wook, dijo que el país se encuentra en la fase de calma antes de la tormenta, añadiendo que, si se fracasa ahora en contener la propagación del virus, Corea del Sur podría enfrentarse a una situación que el sistema médico no podrá manejar. Añadió que eso obstaculizará el tratamiento de los pacientes que no estén infectados con coronavirus, y provocará más muertes.

Entre los casos nuevos de transmisión local, se reportaron 134 infecciones en la capital y 63 en la provincia de Gyeonggi, donde reside la mitad de la población del país, de un total de 51 millones de habitantes.

Otras ciudades principales también reportaron infecciones adicionales. Incheon, al oeste de Seúl, reportó 15 casos, mientras que la ciudad central de Daejeon informó 10.

Gwangju, ubicada a 330 kilómetros al sur de Seúl, reportó cuatro casos nuevos, y la ciudad portuaria sureña de Busan agregó tres. La isla sureña vacacional de Jeju también informó tres pacientes nuevos.

La Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, un caldo de cultivo del repunte reciente en las nuevas infecciones, reportó 915 casos de COVID-19, a fecha del martes al mediodía, lo cual supone un aumento de 40 en comparación con el día anterior.

Entre ellos, 564 casos fueron feligreses de la iglesia, mientras que otros fueron infectados a través de varias etapas de infección.

Los casos nuevos vinculados a la iglesia también han sido reportados en múltiples edificios de oficinas, centros de atención diurna, academias de estudios intensivos e instituciones médicas visitados por sus feligreses.

También se reportó un total de 193 pacientes ligados a una manifestación antigubernamental celebrada en el centro de Seúl, lo cual supone un aumento de 15 en comparación con el día previo. En la manifestación participó un gran número de miembros de la Iglesia Sarang Cheil, incluido su pastor, quien también dio positivo en la prueba del virus.

Asimismo, se reportaron más infecciones en todo el país.

Una cafetería Starbucks en Paju, al norte de Seúl, ha reportado 66 pacientes, a fecha de este martes, lo cual supone un aumento de dos frente al lunes.

Además, otro negocio de ventas puerta a puerta en el distrito de Gwanak, en Seúl, informó 44 pacientes, lo que constituye 19 más que el día anterior.

Durante las dos últimas semanas, alrededor del 18,5 por ciento de los nuevos pacientes identificados tenían rutas de infección desconocidas. Esto supone un incremento drástico frente al 8,3 por ciento registrado dos semanas antes.

Los pacientes mayores de 60 años de edad representaron el 32 por ciento de los casos reportados durante las dos últimas semanas, registrando un aumento frente al 24 por ciento previo.

Los ciudadanos con mascarillas se dirigen al trabajo, el 25 de agosto de 2020, en el centro de Seúl.

Las autoridades sanitarias han advertido que el país podría tener que adoptar el nivel más alto de distanciamiento social si el número de infecciones nuevas no se ralentiza dentro de esta semana.

El país ya decidió aplicar el nivel 2 del plan de distanciamiento social en todas las regiones, vigente desde el domingo. Inicialmente, había sido implementado solo en el área metropolitana de Seúl.

Bajo el nivel dos, las reuniones en espacios bajo techo de más de 50 personas y los encuentros al aire libre de más de 100 personas han sido prohibidas, en principio. También se ha ordenado el cierre de las llamadas instalaciones propensas a riesgos, incluidas las salas de karaoke, clubs nocturnos, cibercafés y bufés

Si las restricciones actuales son elevadas al nivel más alto, cualquier reunión de más de 10 personas será prohibida.

Las ciudades principales ya han decidido prohibir cualquier manifestación de más de 10 participantes. Además, Seúl hizo obligatorio el uso de mascarillas en público en todo momento, excepto cuando se esté comiendo o bebiendo.

La capital surcoreana también decidió prohibir el uso del transporte público a las personas que no utilicen mascarillas. Los taxistas también deben rechazar brindar sus servicios a aquellos sin mascarillas.

Las medidas antivirus más elevadas pueden ser emitidas cuando el número de infecciones diarias alcanza un promedio de entre 100 y 200 durante dos semanas, así como en el caso de que se dupliquen las infecciones más de dos veces por semana.

Sin embargo, cualquier medida más estricta podría ser muy costosa en términos de la economía.

Corea del Sur planea monitorizar la situación a lo largo de esta semana, antes de decidir si intensificar las restricciones de distanciamiento social a su nivel más alto. Las autoridades sanitarias dijeron que siguen trabajando en los detalles para preparar una posible implementación.

A partir del miércoles, todas las escuelas en el área metropolitana de Seúl deberán sostener clases en línea, hasta el 11 de septiembre.

Alrededor de 2.100 escuelas del país ya cerraron este martes.

Las autoridades sanitarias también permanecen vigilantes sobre la próxima festividad del Chuseok, a finales de septiembre y principios de octubre, ya que, normalmente, millones de surcoreanos viajan por todo el país para visitar a sus familiares.

Yoon dijo que se están revisando varias medidas para garantizar que las personas puedan viajar con seguridad. Agregó que, sin embargo, en la fase actual, no se está considerando implementar restricciones de movimiento.

El país agregó, este martes, solo 16 casos importados, siete de los cuales fueron procedentes de Estados Unidos, y otros tantos de Bangladés, Kazajistán y Suiza.

Mientras tanto, Corea del Sur reportó una muerte adicional por el nuevo coronavirus, elevando la cifra de fallecidos a 310. La tasa de mortalidad fue del 1,73 por ciento.

Las autoridades sanitarias dijeron que más del 97 por ciento de las víctimas padecían enfermedades subyacentes, como hipertensión y diabetes.

Los ancianos mayores de 80 años de edad representaron casi la mitad del total de fallecimientos, seguidos por los septuagenarios, con un 30 por ciento, y los sexagenarios, con un 13,2 por ciento.

Más de la mitad de las víctimas fueron infectadas en instalaciones de asistencia social y hospitales.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 14.286, lo que representa un aumento de 67 personas con respecto al día previo. Esto indica que un 79,61 por ciento de los pacientes reportados en Corea del Sur se han curado.

Corea del Sur ha realizado 1.825.837 pruebas del nuevo coronavirus desde el 3 de enero. Las autoridades sanitarias dijeron que, actualmente, el país cuenta con al menos 570.000 kits de prueba del virus, y se planea continuar monitorizando la situación para mantener el suministro.

Una trabajadora médica guía a los visitantes, el 25 de agosto de 2020, en una clínica en el centro de Seúl.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir