Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Corea del Sur advierte sobre un potencial aumento de las restricciones contra el COVID-19 e insta al pueblo a respetar las medidas actuales

Últimas noticias 24/08/2020 22:04
Un miembro del personal médico recolecta la muestra de una mujer para la prueba del nuevo coronavirus, el 24 de agosto de 2020, en una clínica provisional, en Seúl.

Seúl, 24 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha advertido, este lunes, que elevará las restricciones de distanciamiento social si la última ola de nuevos brotes de coronavirus no disminuye, instando a las personas a seguir estrictamente las medidas antivirus que están vigentes actualmente, mientras que el número de nuevos casos en el país descendió de forma drástica.

Los casos adicionales del nuevo coronavirus en Corea del Sur cayeron drásticamente, por debajo de 300; pero el país sigue afectado por una serie de infecciones grupales, que persisten en el área metropolitana de Seúl y en otras ciudades principales.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés) informó 266 casos nuevos de COVID-19, 258 de los cuales fueron transmisiones locales, elevando el total de casos en el país a 17.665.

La cifra diaria de este lunes supone una desaceleración marcada en comparación con los 397 casos nuevos identificados el día anterior; sin embargo, el menor número de pruebas realizadas durante el fin de semana podría haber reducido el número de casos nuevos.

El domingo, se realizó un total de 13.236 pruebas del virus, mientras que se llevaron a cabo 15.386 pruebas el sábado, 21.677 el viernes y 20.040 el jueves.

Desde el 14 de agosto, el país ha registrado cifras de tres dígitos de casos diarios del virus, a medida que se acumularon las infecciones grupales esporádicas en el área metropolitana de Seúl, la mayoría de las cuales están vinculadas con una iglesia protestante conservadora en Seúl y una manifestación antigubernamental celebrada el 15 de agosto, el Día de la Liberación.

Unos trabajadores sanitarios desinfectan escaleras mecánicas, el 24 de agosto de 2020, en la Estación de Suncheon, en Suncheon, a 415 kilómetros al sur de Seúl.

Durante los 11 últimos días, se identificaron nada menos que 2.893 casos nuevos en todo el país.

La jefa del KCDC, Jeong Eun-kyeong, dijo, en una sesión informativa diaria, que el Gobierno está considerando la posibilidad de elevar las restricciones de distanciamiento social al máximo nivel.

El ministro de Salud, Park Neunghoo, también dijo, en una sesión parlamentaria, que el Gobierno revisará, inevitablemente, la adopción del máximo nivel del sistema de distanciamiento social para el área metropolitana de Seúl, si la curva de nuevos casos no se aplana en la semana.

En medio de las perspectivas sombrías de una epidemia a nivel nacional, el Gobierno decidió imponer, a partir del domingo, el nivel 2 de las pautas de distanciamiento social en todo el país.

Las reuniones bajo techo de más de 50 personas y las reuniones al aire libre de más de 100 están prohibidas en principio. Se decretó el cierre de las llamadas instalaciones propensas al riesgo, incluidos las salas de karaoke, clubs nocturnos, cibercafés y restaurantes de bufé.

A partir de este lunes, los residentes de Seúl deben usar mascarillas y protectores faciales todo el tiempo en público, excepto cuando estén comiendo o bebiendo.

La ciudad ya prohibió realizar protestas de más de 10 participantes, mientras que Incheon, al oeste de Seúl, emitió este lunes la misma medida.

El último repunte en el número de infecciones nuevas ha hecho sonar las alarmas, ya que la mayoría de ellas se reportaron en Seúl y la provincia circundante de Gyeonggi, donde reside la mitad de la población del país, de un total de 51 millones de habitantes.

Entre las infecciones locales, la capital reportó 97 casos nuevos y la provincia de Gyeonggi 84 casos.

Incheon, al oeste de Seúl, reportó 20 casos nuevos, y la ciudad central de Daejeon añadió 10 infecciones nuevas.

La Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, un caldo de cultivo del repunte reciente en las nuevas infecciones, reportó 875 casos de COVID-19, a fecha de este lunes, lo que supone un aumento de 34 frente al día previo.

El Gobierno Metropolitano de Seúl indicó que se confirmó que el 21,7 por ciento de los miembros de la iglesia, sometidos a la prueba del nuevo coronavirus, estaban infectados con el virus.

También se han informado nuevos casos del virus, vinculados con la iglesia, en múltiples edificios de oficinas, centros de atención diurna, academias privadas de estudios intensivos e instituciones médicas, que visitaron sus feligreses.

Se reportó un total de 176 pacientes de la manifestación antigubernamental, celebrada el 15 de agosto, en el centro de Seúl. En la manifestación participó un gran número de miembros de la Iglesia Sarang Jeil, incluido el pastor, quien se infectó también con el virus.

La cifra incluye siete policías que fueron despachados a la manifestación.

Las infecciones grupales ligadas a otras iglesias también continuaron en aumento, con 182 casos vinculados a la Iglesia Woori Jeil, en Yongin -provincia de Gyeonggi-, y 41 a la Iglesia del Evangelio Completo de Yeouido, en Seúl.

Algunos críticos ligaron la designación gubernamental del 17 de agosto como festivo temporal al reciente incremento de nuevos casos. El primer ministro, Chung Sye-kyun, admitió, en una sesión parlamentaria, que "después de todo" la designación, que tenía el fin de aliviar el cansancio de los ciudadanos ante la pandemia, no ayudó en los esfuerzos de prevención epidemiológica, lo cual fue "lamentable".

Dado que el nivel actual de las medidas ya es la restricción más estricta impuesta en Corea del Sur, que informó su primer caso el 20 de enero, se estima que cualquier otra medida más estricta podría ser muy costosa en términos de la economía.

El número de casos importados fue solo de ocho, tres de los cuales fueron procedentes de Rusia, dos de Ucrania y el resto de Estados Unidos, Bangladés y la India.

Corea del Sur no reportó ninguna muerte adicional por el nuevo coronavirus, manteniendo la cifra de fallecidos en 309, según el KCDC. La tasa de mortalidad fue del 1,75 por ciento.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 14.219, lo que representa un aumento de 19 personas con respecto al día previo. Se han curado un poco más del 80 por ciento de los pacientes reportados en el país.

Corea del Sur realizó 1.804.422 pruebas desde el 3 de enero.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir