Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Los casos de coronavirus sobrepasan los 300 por segundo día consecutivo y Corea del Sur expande el distanciamiento social más estricto a nivel nacional

Últimas noticias 22/08/2020 12:26
La imagen de archivo muestra a ciudadanos surcoreanos utilizando mascarillas.

Seúl, 22 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha vuelto a reportar, este sábado, más de 300 casos del nuevo coronavirus, y se informaron infecciones en todas las ciudades y provincias principales, por lo cual el Gobierno ha decidido expandir, a partir del domingo, las directrices estrictas de distanciamiento social al resto del país.

La medida se produjo en medio de las preocupaciones de que el país esté entrando en una nueva fase de la pandemia, con las infecciones propagándose por todo el país.

Corea del Sur informó 332 casos adicionales de COVID-19, incluidas 315 infecciones locales, lo que elevó el total de casos en el país a 17.002, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés). La cifra de este sábado supone la más alta desde el 8 de marzo, cuando el país reportó 367 casos adicionales.

Por primera vez desde que se confirmó el primer caso, el 20 de enero, las 17 ciudades y provincias principales del país han reportado casos de COVID-19.

En medio de las perspectivas sombrías sobre una epidemia a nivel nacional, el Gobierno decidió, este sábado, implementar directrices de distanciamiento social más estrictas en las regiones fuera del área metropolitana de Seúl, a partir del domingo.

Al anunciar la medida, el ministro de Salud y Bienestar Social, Park Neunghoo, dijo que el país se encuentra en "una coyuntura crítica de una epidemia nacional de COVID-19".

A principios de esta semana, el Gobierno elevó, en un escalón, el nivel de distanciamiento social en Seúl, la provincia de Gyeonggi e Incheon hasta el nivel 2, en el sistema de tres niveles, tras un aumento de las infecciones grupales en las iglesias.

De conformidad con las normas intensificadas, se ha ordenado el cierre de las llamadas instalaciones de alto riesgo, incluidas las salas de karaoke, clubs nocturnos, cibercafés y bufés. También se han prohibido los servicios religiosos dominicales. Las reuniones bajo techo de más de 50 personas y los eventos al aire libre con más de 100 personas están estrictamente prohibidos.

Las escuelas en las áreas que informaron grupos de infecciones deberán cambiar a toda la enseñanza en línea a partir del miércoles.

Los topes de asistencia escolar están limitados en todo el país a un tercio de la capacidad en los jardines de infancia y escuelas primarias y de enseñanza media y a dos tercios en las escuelas secundarias.

A partir de la medianoche, todas las playas del país estarán cerradas.

Las infecciones diarias han registrado cifras de tres dígitos desde el 14 de agosto, cuando se reportaron 103 casos. Durante los nueve últimos días, se han reportado alrededor de 2.232 casos nuevos.

Se ha informado un resurgimiento de casos de coronavirus, la mayoría de ellos vinculados a las iglesias, en Seúl y la provincia circundante de Gyeonggi. La mitad de la población del país, de más de 51 millones de habitantes, vive en ambas regiones.

Seúl reportó 127 infecciones nuevas, seguido por la provincia circundante de Gyeonggi, con 91 casos, e Incheon, con 21. Las cifras representaron alrededor del 72 por ciento del total de las 315 infecciones locales.

Los ciudadanos caminan por el centro de Seúl, el 18 de agosto de 2020, utilizando mascarillas.

Las autoridades sanitarias dijeron que el aumento de casos vinculados a una iglesia en el norte de Seúl, y las infecciones ligadas a una manifestación masiva, celebrada el fin de semana pasado en el centro de la capital, parecen haber servido de catalizador en la propagación del virus a nivel nacional.

Los casos vinculados a la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, que ha sido un nuevo foco de infección en el repunte más reciente de casos del virus, se situaron en 723, a fecha del viernes al mediodía.

Las infecciones relacionadas con la iglesia capitalina suponen la segunda mayor infección grupal reportada en el país, hasta el momento, luego de que Daegu informase, a finales de febrero y principios de marzo, más de 5.000 casos del virus vinculados a la secta religiosa minoritaria de la Iglesia de Jesús Shincheonji, el Templo del Tabernáculo del Testimonio.

Las autoridades sanitarias también instaron a las personas que participaron en la manifestación masiva contra el Gobierno a someterse a la prueba del virus inmediatamente, incluidos los asintomáticos. Los casos de infección vinculados a la manifestación alcanzaron los 71. Un gran número de miembros de la Iglesia Sarang Jeil participaron en la protesta.

Las infecciones grupales vinculadas a las iglesias continúan aumentando, con 174 casos reportados en la Iglesia Woori Jeil en Yongin, en la provincia de Gyeonggi, y otros 20 en la Iglesia del Evangelio Completo de Yeouido, en Seúl.

El KCDC se mantuvo en alerta máxima sobre un potencial brote explosivo vinculado a la manifestación, ya que es difícil rastrear el paradero de los miles de manifestantes que llegaron a Seúl desde otras ciudades.

El país reportó nuevas infecciones grupales, incluidas 17 vinculadas a una compañía de teatro con sede en Seúl, y otras 17 relacionadas con un grupo de amigos que se fue de vacaciones a Sokcho, en la provincia de Gangwon.

El Gobierno dijo que todavía no es el momento de considerar si elevar el nivel de distanciamiento social al nivel 3.

Las restricciones antivirus más estrictas pueden ser impuestas cuando el número de infecciones diarias alcanza un promedio de entre 100 y 200 durante dos semanas, así como en el caso de que se dupliquen las infecciones más de dos veces por semana.

Si el nivel es elevado, el impacto en la economía y la vida cotidiana de las personas podría ser grave. Las reuniones de más de 10 personas quedarían prohibidas y se suspenderían las clases presenciales en las escuelas.

El país agregó, este sábado, 17 casos importados, procedentes de: Filipinas, con cuatro casos, la India, con otros cuatro, Estados Unidos, con tres, Japón con dos y el resto fueron de Catar, Egipto, Senegal y Etiopía, con uno cada uno. Los casos procedentes del extranjero han estado registrando cifras de dos dígitos desde mediados de junio, pero recientemente se han ralentizado.

Mientras tanto, Corea del Sur no reportó ninguna muerte adicional por el nuevo coronavirus, manteniendo la cifra de fallecidos en 309.

La tasa de mortalidad alcanzó el 1,82 por ciento.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 14.169, lo que representa un aumento de 49 personas con respecto al día previo.

Corea del Sur ha realizado 1.775.800 pruebas del nuevo coronavirus desde el 3 de enero.

El 21 de agosto de 2020, los agentes de policía se dirigen hacia la Iglesia Sarang Cheil, en Seúl, para efectuar una operación de registro y confiscación. Un tribunal emitió una orden judicial después de que las autoridades sanitarias no lograran obtener la lista completa de los miembros de la iglesia, en el centro de los recientes aumentos en las infecciones por coronavirus en el país.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir