Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN) Moon insta a una firme aplicación de la ley para evitar la obstrucción de los esfuerzos de prevención epidemiológica

Últimas noticias 21/08/2020 18:26
El presidente surcoreano, Moon Jae-in, habla, el 21 de agosto de 2020, durante una reunión sobre la pandemia de COVID-19, en el Ayuntamiento de Seúl, en la capital surcoreana.

Seúl, 21 de agosto (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha demandado, este viernes, a las autoridades sanitarias, a actuar firmemente contra cualquier acción que obstaculice los esfuerzos del Gobierno para contener la propagación del nuevo coronavirus.

Moon instó a "medidas firmes", incluidos cargos criminales, para cualquiera que intente obstaculizar los estudios epidemiológicos, durante una visita a la oficina del Ayuntamiento de Seúl, para revisar las operaciones de prevención epidemiológica de la ciudad.

El presidente dijo que, de ser necesario, se deberán aplicar las leyes pertinentes, incluido el arresto "in situ" o la solicitud de órdenes de detención.

Moon hizo sus comentarios luego de que algunas iglesias locales fuesen acusadas de no cooperar con los esfuerzos estatales para rastrear y aislar a los potenciales pacientes de COVID-19.

Por la mañana, los funcionarios sanitarios realizaron un registro en la Iglesia Sarang Cheil para conseguir la lista completa de los miembros de su congregación, pero regresaron con las manos vacías tras más de 10 horas de confrontación con los representantes de la iglesia.

Las infecciones relacionadas con la iglesia capitalina suponen la segunda mayor infección grupal reportada en el país, con 732 casos, luego del brote en la secta religiosa de la Iglesia de Jesús Shincheonji, en la primavera. Las autoridades creen que la lista que entregó la iglesia estaba incompleta.

El pastor de la iglesia, Jun Kwang-hoon, participó, el sábado, en una manifestación masiva contra el Gobierno, a la cual asistieron aproximadamente 20.000 personas, en la plaza de Gwanghwamun, en el centro de Seúl, donde lideró a los feligreses de su iglesia y sus seguidores políticos de todo el país. Se desconoce la cifra exacta de los feligreses que participaron en el evento. Jun y varios de sus colaboradores dieron positivo en la prueba del virus después de la manifestación.

El presidente dijo que "el principio fundamental" de los esfuerzos del país en la lucha contra el COVID-19 es detectar y examinar rápidamente a aquellos que tuvieron contacto cercano con los infectados y aislar a los pacientes confirmados, pero se han realizado acciones, de manera sistemática, que obstaculizan tales acciones.

Agregó que las actividades de obstrucción se llevan a cabo físicamente en el sitio de las operaciones de prevención epidemiológica o a través de intensas campañas de desinformación.

Aunque no brindó detalles sobre el tipo de desinformación al que se refería, los comentaristas ultraderechistas, incluido el pastor Jun de Sarang Jeil, han estado manifestando, en internet, que el virus fue propagado en la iglesia intencionalmente, como un acto de terrorismo para oprimir la libertad de religión.

El presidente subrayó la necesidad de que el Ayuntamiento de Seúl tome una acción rápida mediante la ejecución de la ley y el orden de manera "resuelta" y "preventiva", y, de ser necesario, pidiendo la cooperación de la policía y el Gobierno central.

Moon dijo que, cuando se trata de la lucha contra una pandemia, la autoridad del Estado debe ser ejercida de manera que se protejan la vida y la seguridad de las personas, mientras que su uso debe ser minimizado en tiempos normales para no violar los derechos humanos básicos de las personas.

El presidente expresó que esta es la mayor crisis a la que se enfrenta el país desde el inicio de la pandemia del COVID-19 en Corea del Sur, agregando que si los esfuerzos de prevención epidemiológica fracasan en Seúl, pasará lo mismo en el resto de la nación.

Los ministros de Justicia e Interior sostuvieron una conferencia de prensa separada, este viernes por la tarde, donde repitieron el sentido de urgencia expresado por el presidente y detallaron las directrices políticas intensificadas sobre la cuestión.

La ministra de Justicia, Choo Mi-ae, dijo que el Gobierno buscará la pena máxima permitida en las leyes pertinentes para sancionar la obstrucción a la justicia en el frente de la prevención epidemiológica.

En cuanto a los detalles sobre los comportamientos que podrían provocar acciones severas del Gobierno, la ministra señaló la violación de las órdenes que prohíben las congregaciones; la obstrucción de los esfuerzos de rastreo de contactos mediante la presentación de información falsa; las agresiones contra los funcionarios sanitarios; eludir el contacto del Estado intencionalmente y escaparse; y rechazar ser examinado e instigar el sentimiento antigubernamental.

Choo dijo que el país debe trabajar de manera conjunta para superar esta dificultad, agregando que no se debe permitir una mayor propagación del virus. Expresó que insta a las personas a confiar en el Gobierno y las autoridades sanitarias y a cooperar activamente con las directrices de prevención epidemiológica.

La ministra de Justicia, Choo Mi-ae (centro), habla durante una conferencia de prensa sobre la pandemia del coronavirus, celebrada, el 21 de agosto de 2020, en el complejo gubernamental de Seúl.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir