Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Corea del Sur podría endurecer aún más las restricciones antivirus a medida que se han detectado más de 300 infecciones nuevas

Últimas noticias 21/08/2020 17:01
Los ciudadanos esperan para ser sometidos a la prueba del nuevo coronavirus, el 21 de agosto de 2020, en una clínica provisional en Wonju, a 132 kilómetros al este de Seúl.

Seúl, 21 de agosto (Yonhap) -- Las autoridades sanitarias de Corea del Sur han advertido, este viernes, que considerarán aumentar el nivel de distanciamiento social, hasta el máximo, si continúan los brotes del nuevo coronavirus a nivel nacional, después del fin de semana.

La lucha contra el nuevo coronavirus de Corea del Sur ha alcanzado una fase crítica, ya que, este viernes, se han reportado más de 300 casos adicionales por primera vez desde principios de marzo, lo cual se debe, en gran parte, a las infecciones grupales vinculadas con las iglesias en el área metropolitana de Seúl y otras regiones.

El país informó 324 casos adicionales de COVID-19, incluidas 315 infecciones locales, lo que elevó el total de casos en el país a 16.670, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Es la cifra más alta desde el 8 de marzo, cuando el país reportó 367 casos adicionales.

Las infecciones diarias han registrado cifras de tres dígitos desde el viernes, cuando se reportaron 103 casos. Durante los últimos ocho días, se han reportado alrededor de 1.900 casos nuevos.

Se ha informado un resurgimiento de casos de coronavirus, cuya mayoría se vincula a iglesias, en Seúl y la provincia circundante de Gyeonggi. La mitad de la población del país, de más de 51 millones de habitantes, vive en ambas regiones.

La foto, sin fechar, muestra a unas ambulancias, que transportan a pacientes de COVID-19, llegando a un centro comunitario para el tratamiento de la enfermedad, en el norte de Seúl.

Las autoridades sanitarias advirtieron que la región metropolitana deberá prepararse para otra ola de la pandemia de COVID-19 y que el país se encuentra al borde de un brote a nivel nacional.

Alarmada por el creciente número de casos, Corea del Sur elevó, en un escalón, el nivel de distanciamiento social en Seúl y la provincia circundante de Gyeonggi, hasta el nivel 2 en el sistema de tres niveles, por dos semanas, desde el domingo. El miércoles, la medida fue expandida a Incheon.

La directora general del KCDC, Jeong Eun-kyeong, dijo, en una sesión informativa, que existen limitaciones para frenar la propagación actual del virus solo con medidas de prevención epidemiológica.

Agregó que si las directrices del nivel 2 no son acatadas por completo y el virus sigue propagándose, tendrán que considerar elevar el nivel.

De conformidad con el nivel 2, las reuniones en espacios interiores de más de 50 personas y los encuentros al aire libre de más de 100 personas han sido prohibidas, en principio. También se ha ordenado el cierre de las llamadas instalaciones propensas a riesgos, incluidas las salas de karaoke, clubs nocturnos, cibercafés y bufés.

El Gobierno ha sido cauteloso sobre elevar el nivel de distanciamiento social al nivel 3, ya que tendría un impacto social y económico de gran alcance.

Las restricciones antivirus más estrictas pueden ser impuestas cuando el número de infecciones diarias alcanza un promedio entre las 100 y 200 en dos semanas, así como en el caso de que se dupliquen las infecciones más de dos veces por semana.

Si se impone el nivel 3, quedarían prohibidas las reuniones de más de 10 personas y se suspenderían las clases presenciales en las escuelas.

Casi el 80 por ciento de los nuevos casos de transmisión local fueron reportados en el área metropolitana de Seúl.

Sin embargo, en una señal de que el virus se está propagando en todo el país, durante la última semana, se han reportado más casos del virus en regiones fuera del área metropolitana de Seúl. Excluyendo la isla vacacional sureña de Jeju, 16 ciudades principales y provincias han reportado nuevas infecciones del virus.

Entre los casos nuevos de transmisión local, se reportaron 125 infecciones en la capital, 102 en la provincia de Gyeonggi y 17 en Incheon, al oeste de Seúl.

La ciudad portuaria de Busan, en el sureste del país, informó 8 casos adicionales. La ciudad central de Daejeon reportó 6 casos más, seguida por la ciudad sudoriental de Daegu, con 4 casos, y la ciudad sudoccidental de Gwangju, con 5 casos.

El viceministro de Salud y Bienestar Social, Kim Ganglip, dijo, durante una sesión informativa diaria, que el país se encuentra en una coyuntura crítica, donde otra ola del brote podría desenvolverse a plena escala.

Desde que se reportase la primera infección en el país, el 20 de enero, los casos diarios de coronavirus alcanzaron un máximo de 909, el 29 de febrero, y habían estado en declive gracias a las pruebas masivas y el rastreo de personas que tuvieron contacto con los infectados. A principios de mayo, el país alivió el distanciamiento social estricto, que estuvo impuesto durante seis semanas, gracias a que se logró aplanar la curva de infecciones.

Las autoridades sanitarias dijeron que el aumento de casos vinculados a la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, y las infecciones ligadas a una manifestación masiva celebrada el fin de semana pasado, en el centro de Seúl, parecen haber servido de catalizador en la propagación del virus a nivel nacional.

Los casos vinculados a Sarang Jeil, que ha sido un nuevo foco de infección en el repunte más reciente de casos del virus, se situaron en 732, a fecha del jueves por la noche, lo que supone un aumento de 56 frente al día previo.

Las infecciones relacionadas con la iglesia capitalina suponen la segunda mayor infección grupal reportada en el país, hasta el momento, luego de que Daegu reportase, a finales de febrero y principios de marzo, más de 5.000 casos del virus vinculados a la secta religiosa de la Iglesia de Jesús Shincheonji, el Templo del Tabernáculo del Testimonio.

Las autoridades sanitarias también instaron a las personas que participaron en la manifestación masiva contra el Gobierno a someterse a la prueba del virus inmediatamente, incluidos los asintomáticos. Un gran número de miembros de la Iglesia Sarang Jeil participaron en la protesta.

Sin embargo, las autoridades sanitarias han enfrentado dificultades en rastrear a los infectados potenciales, ya que algunos manifestantes llegaron a Seúl desde otras ciudades, cientos de miembros de Sarang Jeil rechazaron ser examinados y la iglesia proporcionó una lista inexacta de sus feligreses a las autoridades.

A fecha de este viernes al mediodía, los casos de COVID-19 ligados a la protesta del sábado han alcanzado los 71, incluidas las infecciones de cuatro policías que fueron despachados para labores de seguridad por la manifestación, lo que supone un incremento de 53 frente al día previo.

Kim dijo que, considerando el período de incubación de dos semanas, se estima que las infecciones vinculadas a la iglesia y la protesta aumenten en gran medida.

Las infecciones grupales esporádicas se han seguido acumulando. Los casos vinculados a una instalación deportiva, en el norte de Seúl, aumentaron en 10, sumando un total de 28. También se detectó una infección más ligada con una compañía de artistas, lo que elevó su total a 17.

Jeong dijo que la pandemia del COVID-19 se está extendiendo a un ritmo sorprendente en todo el país.

El personal de prevención epidemiológica desinfecta un club de golf, el 21 de agosto de 2020, en la isla sureña de Jeju, Corea del Sur.

El país agregó, este viernes, nueve casos importados, tres de los cuales fueron procedentes de Estados Unidos, seguidos por otros tantos de Filipinas.

Los casos procedentes del extranjero han estado registrando cifras de dos dígitos desde mediados de junio, pero recientemente se han ralentizado.

Mientras tanto, Corea del Sur reportó dos muertes adicionales por el nuevo coronavirus, elevando la cifra de fallecidos a 309. La tasa de mortalidad se situó en el 1,85 por ciento.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 14.120, lo que representa un aumento de 57 personas con respecto al día previo.

Corea del Sur ha realizado 1.754.123 pruebas del nuevo coronavirus desde el 3 de enero.

La imagen, proporcionada, el 21 de agosto de 2020, por el Ministerio de Gestión de Personal, muestra a los solicitantes que desean convertirse en funcionarios y diplomáticos durante un examen de reclutamiento, en la Universidad Sungkyunkwan, en el centro de Seúl. (Prohibida su reventa y archivo)

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir