Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

La ciudad de Busan endurece las medidas de control del virus a medida que aumentan los casos de infección

Últimas noticias 19/08/2020 22:36

Busan, 19 de agosto (Yonhap) -- El Gobierno municipal de Busan ha endurecido, este miércoles, las medidas para frenar el coronavirus, ya que la segunda ciudad más grande del país experimentó un aumento en las infecciones.

Todos los eventos y reuniones presenciales en las instalaciones religiosas, que no sean los servicios de culto regulares, están prohibidos, de conformidad con una orden administrativa, a partir de este miércoles, dijo el alcalde interino de Busan, Byun Seong-wan, en una conferencia de prensa en línea.

Busan, hogar de alrededor de 3,4 millones de personas, reportó, este miércoles, 14 casos nuevos de infección por COVID-19, el segundo número más alto desde los 22 reportados a finales de febrero, cuando los casos de infección estaban aumentando en todo el país.

El número acumulado de pacientes infectados en Busan llegó a 241.

En virtud de las nuevas medidas, los jardines de infancia y 326 escuelas pasaron a las clases en línea y tienen que mantener el número de estudiantes en cada clase a no más de un tercio de toda la clase, excepto para las escuelas secundarias, que mantendrán el número por debajo de dos tercios.

Se emitió otra orden administrativa distinta para todos los barcos, que entren o atraquen en dos puertos principales en Busan, procedentes de Rusia y los otros seis países sujetos a medidas más estrictas de control de infecciones. Deben instalar un registro electrónico, también conocido como sistema de código de respuesta rápida (QR, según sus siglas en inglés).

Las autoridades policiales de la ciudad reforzaron la monitorización de las empresas de ventas puerta a puerta para comprobar si siguen las pautas sanitarias, y planean presentar una demanda penal contra cualquiera que viole la norma.

Las medidas se deben a que las infecciones relacionadas con las iglesias en el área metropolitana de Seúl han seguido aumentando en los últimos días, provocando que el Gobierno surcoreano intensificase el distanciamiento social y limitase las reuniones bajo techo y al aire libre.

De los nuevos casos reportados, este miércoles, en Busan, se halló que uno estaba vinculado a la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, el último grupo de infecciones que condujo al país a un resurgimiento del brote, con infecciones diarias de tres dígitos reportadas durante la semana pasada.

Otros dos casos fueron rastreados hasta las manifestaciones antigubernamentales masivas, celebradas por grupos conservadores, en el centro de Seúl, durante el fin de semana pasado.

A fecha de este miércoles, Corea del Sur agregó 297 casos nuevos del coronavirus a nivel nacional, la cifra más alta desde principios de marzo, ya que la infección rastreada hasta las iglesias en el área metropolitana de Seúl siguió aumentando. El número total de casos se situó en 16.058.

Las personas esperan en fila para someterse a la prueba del coronavirus, el 18 de agosto de 2020, en un centro de salud pública en Busan.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir