Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(2ª AMPLIACIÓN) El área metropolitana de Seúl se encuentra en peligro por la propagación del coronavirus y se registra el mayor número de casos nuevos en más de cinco meses

Últimas noticias 19/08/2020 15:10
Una visitante es examinada del nuevo coronavirus, el 19 de agosto de 2020, en una clínica provisional instalada en una iglesia en el norte de Seúl.

Seúl, 19 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha registrado cifras de tres dígitos en los casos diarios del nuevo coronavirus durante una semana entera, a medida que el país reportó, este miércoles, el mayor número de casos desde principios de marzo, mostrando un continuo aumento de las infecciones vinculadas a las iglesias en Seúl.

El país informó 297 casos adicionales de COVID-19, incluidas 283 infecciones locales, lo que elevó el total de casos en el país a 16.058, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Durante la última semana, las infecciones reportadas diariamente han registrado cifras de tres dígitos, sumando casi 1.300 casos. La cifra diaria de este miércoles supone la mayor cantidad desde el 8 de marzo, cuando el país reportó 367 casos de COVID-19.

El país implementó directrices de distanciamiento social intensificadas, desde la medianoche, con el fin de evitar una mayor propagación del virus.

Corea del Sur estuvo a punto de poner la pandemia del COVID-19 bajo control, reportando solo 56 casos, el jueves de la semana pasada.

Sin embargo, el próximo día, la cifra se disparó a 103, debido a las infecciones grupales vinculadas a una iglesia en Seúl. El domingo, Corea del Sur reportó 279 infecciones nuevas, lo cual supuso la primera vez desde principios de marzo en que la cifra superó los 200.

El país también reportó más de 100 casos diarios, a finales de julio, pero se atribuyó a los trabajadores surcoreanos que regresaron a casa, en vuelos chárter, desde Irak -una nación azotada por el virus-.

Las autoridades sanitarias dicen que la situación actual es preocupante, ya que la mayoría de los casos han sido transmitidos localmente y están concentrados en la capital y las áreas vecinas, donde vive la mitad de la población del país, de más de 50 millones de habitantes.

Entre los casos nuevos de transmisión local, se reportaron 150 infecciones en la capital y 94 en la provincia circundante de Gyeonggi.

Incheon, al oeste de Seúl, agregó ocho casos. La ciudad portuaria de Busan, en el sur del país, informó nueve casos adicionales.

Las infecciones ligadas a la Iglesia Sarang Jeil, en el norte de Seúl, llegaron a 568, a fecha de este miércoles, según las autoridades sanitarias, que han examinado a 3.275 miembros de la iglesia. Actualmente, alrededor de 130 miembros están esperando para ser examinados, mientras que se desconoce el paradero de casi 400.

Las autoridades sanitarias dijeron que alrededor del 17 por ciento de los feligreses que han sido examinados dieron positivo por COVID-19.

Otras de las ciudades principales a lo largo del país también continuaron reportando casos vinculados a la iglesia, ya que los pacientes mantuvieron contacto estrecho con otros infectados durante una manifestación masiva, llevada a cabo el fin de semana, en la capital.

Una niña es sometida a la prueba del nuevo coronavirus, el 19 de agosto de 2020, en una clínica provisional, en el centro de Seúl.

El viceministro de Salud y Bienestar Social, Kim Ganglip, dijo, en una sesión informativa regular, que el país está enfrentando una coyuntura crítica, ya que los brotes en el área metropolitana de Seúl podrían provocar una nueva ola de la pandemia a nivel nacional. Agregó que la propagación del virus solo podrá ser contenida si las personas cumplen de forma estricta las pautas de distanciamiento social.

Debido al repunte de las infecciones, las autoridades sanitarias decidieron elevar, en un escalón, el nivel de distanciamiento social en Seúl y la provincia circundante de Gyeonggi, hasta el nivel 2 en el sistema de tres niveles, por dos semanas, desde el domingo.

A partir de este miércoles, la medida ha sido expandida a Incheon.

También se añadieron restricciones a la vida cotidiana de los surcoreanos. Las reuniones al aire libre de más de 100 personas estarán estrictamente prohibidas. En caso de los encuentros en espacios interiores, el límite es de 50 personas. Los eventos deportivos estarán permitidos, pero sin espectadores.

También se ha ordenado el cierre de las llamadas instalaciones propensas a riesgos, incluidas las salas de karaoke, clubs nocturnos, cibercafés y bufés.

Debido a que las instalaciones religiosas han surgido como un foco de infección, las iglesias en el área metropolitana de Seúl no podrán celebrar servicios de culto presenciales.

Anteriormente, Corea del Sur solo pedía a los feligreses de la región que se abstuvieran de celebrar reuniones que no fueran los servicios de culto regulares.

Aunque dichas medidas no son tan estrictas en comparación con los bloqueos draconianos impuestos en otros países, son consideradas las acciones más estrictas de Corea del Sur, desde que reportó su primer caso el 20 de enero.

Kim dijo que, durante las próximas dos semanas, se insta a los residentes del área metropolitana a quedarse en casa, agregando que solo deberían salir en ocasiones limitadas, como para ir al trabajo, comprar productos de primera necesidad y visitar hospitales.

Corea del Sur también prometió adoptar medidas severas contra aquellos que violen las normas de prevención epidemiológica.

Actualmente, las autoridades sanitarias están luchando para contener la propagación del virus en el área metropolitana de Seúl, donde vive casi la mitad de la población del país, luego de que la ciudad sudoriental de Daegu reportase más de 5.000 casos del virus vinculados a la secta religiosa de la Iglesia de Jesús Shincheonji, el Templo del Tabernáculo del Testimonio.

Debido a las infecciones grupales, los casos diarios del virus en el país alcanzaron su máximo de 909, el 29 de febrero.

El país agregó, este miércoles, solo 14 casos importados, cuatro de los cuales fueron procedentes de Estados Unidos y tres de Kazajistán. También se reportaron casos procedentes de Indonesia, Francia y España.

Mientras tanto, Corea del Sur no reportó ninguna muerte adicional por el nuevo coronavirus, manteniendo la cifra de fallecidos en 306. La tasa de mortalidad se situó en el 1,91 por ciento.

El número total de personas dadas de alta de cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 14.006, lo que representa un aumento de 72 personas con respecto al día previo.

Corea del Sur ha realizado 1.715.064 pruebas del nuevo coronavirus desde el 3 de enero.

Los policías son sometidos a la prueba del nuevo coronavirus, el 19 de agosto de 2020, en una clínica provisional, en el centro de Seúl.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir