Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) A Corea del Sur se le permite desarrollar un cohete espacial con propelente sólido de conformidad con las directrices de misiles revisadas con EE. UU.

Últimas noticias 28/07/2020 17:12
Kim Hyun-chong, jefe adjunto de la Oficina de Seguridad Nacional de Cheong Wa Dae, habla sobre las directrices de misiles revisadas acerca del desarrollo de un cohete espacial con propelente sólido, durante una conferencia de prensa celebrada, el 28 de julio de 2020, en la oficina presidencial, en Seúl.

Seúl, 28 de julio (Yonhap) -- Corea del Sur ha anunciado, este martes, que se le ha permitido desarrollar un cohete espacial con propelente sólido, conforme a las directrices de misiles revisadas con Estados Unidos, diciendo que se espera que el acuerdo ayude a mejorar considerablemente las capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR, según sus siglas en inglés) del Ejército y promover el programa espacial del sector privado.

El jefe adjunto de la Oficina de Seguridad Nacional presidencial, Kim Hyun-chong, informó de que los aliados acordaron levantar, a partir de este martes, las viejas restricciones, de hace varias décadas, que limitaban el uso de combustible sólido para el lanzamiento de cohetes espaciales por parte de Seúl.

"Hoy, (las dos partes) han adoptado la revisión de 2020 de las directrices de misiles para eliminar completamente las restricciones sobre el uso de combustibles sólidos para el vehículo espacial (de Corea del Sur)", dijo Kim en una conferencia de prensa.

Kim también dijo que, de este modo, las firmas, institutos de investigación e, incluso, los individuos surcoreanos son, técnicamente, capaces de "desarrollar, producir y poseer" cohetes espaciales, que usen no solo combustible líquido, sino también combustible sólido e híbrido, sin restricciones.

Esto avanzará enormemente las capacidades de ISR del Ejército surcoreano, permitiendo al país lanzar, en cualquier lugar y momento, satélites espía militares en órbita terrestre baja, a una altura entre los 500 y 2.000 kilómetros.

El jefe adjunto enfatizó que, en tal caso, toda la península coreana estaría bajo vigilancia ininterrumpida del Ejército surcoreano, llamándola una "mirada impasible".

Dado que los satélites operarán más cerca de la Tierra, la resolución de las imágenes se volverá más alta.

Los cohetes con combustible sólido son más rápidos para disparar y más difíciles de detectar antes del despegue, y además son rentables y de bajo consumo de combustible, causando menos corrosión de metal. Además son más fáciles de lanzar desde un transportador-erector-lanzador (TEL).

Si Corea del Sur acelera los proyectos relacionados de investigación y desarrollo, podría ser posible que el país posea múltiples satélites de reconocimiento militar antes de finales de la década de los años 2020, añadió Kim.

Seúl firmó, por primera vez, las directrices sobre los misiles con Washington en 1979. La última revisión de las pautas tuvo lugar en 2017, al objeto de eliminar el límite de carga útil de 500 kilogramos para los misiles balísticos surcoreanos, así como su límite de alcance de 800 kilómetros.

Kim dijo que los límites de peso y alcance se mantienen vigentes; sin embargo, pueden ser sujetos a revisión "a su debido tiempo", si fuese necesario para los propósitos militares.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ordenó a la oficina de seguridad nacional presidencial, en Cheong Wa Dae, en octubre del año pasado, que sostuviera diálogos con EE. UU. sobre las directrices. Desde entonces, Kim ha estado liderando las negociaciones durante nueve meses.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir