Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Los casos nuevos de coronavirus caen por debajo de 30 por segundo día consecutivo, mientras que los casos importados y las infecciones locales se desaceleran

Últimas noticias 28/07/2020 16:07
La foto, tomada el 28 de julio de 2020, en Gwangju, a 330 kilómetros al sur de Seúl, muestra a unas funcionarias públicas monitorizando una pantalla en la que se indica el número de casos nuevos de coronavirus en la región.

Seúl, 28 de julio (Yonhap) -- Los casos adicionales del nuevo coronavirus en Corea del Sur se han mantenido, este martes, por debajo de 30, por segundo día consecutivo, mientras que tanto los casos importados como los de transmisión local han mostrado una clara señal de desaceleración.

El país agregó 28 casos nuevos, incluidas 23 infecciones importadas, lo que ha elevado el total a 14.203, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Los 113 casos adicionales registrados el sábado representan el mayor aumento diario en cuatro meses, dado que los 86 casos importados reportados el mismo día suponen un nuevo récord, debido, principalmente, a las infecciones detectadas entre los trabajadores surcoreanos que volvieron a casa desde Irak y los tripulantes de barcos rusos.

Los casos adicionales diarios cayeron a 25, el lunes, a medida que los casos importados se redujeron drásticamente; sin embargo, el país sigue alerta ante el constante aumento de los casos procedentes del extranjero, tras la reanudación gradual de los vuelos internacionales. El número de casos importados se ha elevado a una cifra de dos dígitos durante más de un mes.

A fecha del lunes, se han detectado al menos 120 trabajadores surcoreanos infectados que regresaron a casa desde Irak. De los 290 trabajadores que llegaron al país, el viernes, 76 dieron positivo por COVID-19 hasta el momento.

Desde junio, Corea del Sur también ha reportado 78 infecciones relacionadas con ocho barcos de Rusia atracados en el país.

Entre los casos importados reportados, este martes, siete fueron procedentes de Kirguistán y cuatro de Estados Unidos. Se registraron también dos casos procedentes de México y otros tantos de Marruecos. No se detectó ningún caso adicional vinculado a Irak o Rusia.

Corea del Sur incluyó a seis naciones -Bangladés, Pakistán, Kazajistán, Kirguistán, Filipinas y Uzbekistán- en la lista de países de alto riesgo, por lo que los viajeros entrantes de dichos países deben presentar un certificado que demuestre que dieron negativo en la prueba del nuevo coronavirus.

Los esfuerzos de Corea del Sur para contener los casos locales parecen ser exitosos, ya que, este martes, se reportaron solo cinco casos adicionales.

El país ha estado atenazado por las infecciones grupales esporádicas, vinculadas a establecimientos de vida nocturna, negocios de ventas puerta a puerta, iglesias y asilos de ancianos.

Entre los cinco casos de trasmisión local reportados, este martes, tres fueron en Seúl.

Los casos ligados a un asilo de ancianos, en el oeste de la capital, alcanzaron los 28, a fecha del lunes, lo cual supone un aumento de tres casos en comparación con el día previo. Las infecciones vinculadas con una oficina en el distrito suroccidental de Gwanak, en Seúl, aumentaron en una, elevando el total a 38.

La ciudad portuaria de Busan, en el sur del país, y la provincia de Gyeonggi, que circunda Seúl, reportaron un caso adicional, respectivamente.

Las autoridades sanitarias se han mantenido vigilantes sobre los casos ligados a los marineros rusos, que dieron lugar a infecciones locales. Se han detectado, hasta el momento, un total de 10 casos de transmisión local, relacionados con un barco de bandera rusa.

Corea del Sur dio luz verde, el viernes, a todas las congregaciones en las iglesias. Durante las dos semanas previas, las reuniones aparte de los servicios religiosos regulares habían sido prohibidas, en medio del aumento de las infecciones grupales vinculadas con las iglesias.

Asimismo, se permitió, durante el fin de semana, la asistencia de espectadores a los eventos deportivos, comenzando con los partidos de béisbol, aunque con una taquilla limitada.

Las autoridades surcoreanas, mientras tanto, se encuentran tratando de detectar el paradero de tres vietnamitas que escaparon, el lunes, de una instalación de cuarentena, localizada en Gimpo, al oeste de Seúl. Las tres personas llegaron al país el 20 de julio, y no dieron positivo en la prueba del COVID-19.

Corea del Sur somete, actualmente, a todos los viajeros entrantes, incluidos los ciudadanos surcoreanos, a una cuarentena de dos semanas.

Las autoridades sanitarias dijeron que planean fortalecer la seguridad en tales centros residenciales, como el recinto del que se escaparon los vietnamitas, para monitorizar mejor a aquellos que se encuentran en cuarentena.

Corea del Sur está sufriendo un doble revés, de infecciones importadas y locales, dijo la directora general del KCDC, Jeong Eun-kyeong, en una sesión informativa. Agregó que, aunque las cifras disminuyeron ligeramente durante los dos últimos días, todavía no se puede cantar victoria.

Señaló que cuando Corea del Sur sufrió las infecciones grupales procedentes de Itaewon, un distrito capitalino de vida nocturna, se requirieron alrededor de dos meses para volver a poner las cosas bajo control en el área metropolitana de Seúl. Añadió que los ciudadanos deben acatar las directrices sanitarias durante la temporada vacacional de verano.

El país reportó una muerte adicional por el virus, lo que elevó el total de fallecimientos a 300, según el KCDC. La tasa general de mortalidad alcanzó el 2,11 por ciento.

Sin embargo, la tasa de mortalidad para los pacientes mayores de 80 años fue del 24,79 por ciento. Hasta el momento, no ha habido muertes de infectados menores de 30 años.

Desde mayo, el número de infectados entre los 3 y 18 años de edad llegó a 111, más del 60 por ciento de los cuales contrajo el virus a través de alguno de sus familiares.

Solo se vinculó un caso nuevo a una escuela. El país, que normalmente comienza el nuevo semestre escolar en marzo, empezó la reapertura parcial de las escuelas en junio, tras haber implementado clases en línea, previamente.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena después de recuperarse completamente se situó en 13.007, lo que constituye un incremento de 102 frente al día previo. La cifra indica que más del 91,6 por ciento de los pacientes del COVID-19 reportados en el país han sido dados de alta de la cuarentena.

Corea del Sur ha realizado 1.537.704 pruebas de coronavirus desde el 3 de enero.

Los viajeros entrantes caminan en fila para abordar un autobús, el 28 de julio de 2020, en el Aeropuerto Internacional de Incheon, al oeste de Seúl.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir