Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN) Los casos del nuevo coronavirus suben a más de 110 debido a los casos importados de Irak y Rusia

Últimas noticias 25/07/2020 11:13
Un marinero de un barco ruso que dio positivo para el nuevo coronavirus es transportado, el 24 de julio de 2020, al Centro Médico de Busan, en la ciudad portuaria sureña.

Seúl, 25 de julio (Yonhap) -- Los casos del nuevo coronavirus en Corea del Sur han aumentado, este sábado, al nivel más alto en más de tres meses debido a que las infecciones provenientes del extranjero alcanzaron un nuevo récord.

Las infecciones locales también han aumentado en cifras diarias de dos dígitos debido a infecciones grupales en el área metropolitana de Seúl.

El país reportó 113 casos nuevos, lo que elevó el número total de casos a 14.092, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés). De los nuevos casos añadidos, 86 fueron importados.

El repunte de los casos importados se produjo debido al aumento de infecciones entre los trabajadores surcoreanos que regresaron a casa desde Irak, el viernes, y los marineros rusos.

Esta fue la primera vez desde el 1 de abril que el país reportó más de 100 casos. El número de casos diarios alcanzó su punto máximo en el país el 29 de febrero, cuando llegó a 909. Corea del Sur informó su primer caso el 20 de enero.

Después de caer por debajo de los 30 por primera vez en más de tres semanas el lunes, los casos del nuevo coronavirus en Corea del Sur aumentaron gradualmente durante la semana debido a los casos de transmisión local reportados en un hogar de ancianos, en iglesias y en una base militar de primera línea.

Sin embargo, los casos importados también han aumentado en cifras de dos dígitos durante 30 días consecutivos.

El viernes, unos 300 trabajadores surcoreanos regresaron a Corea del Sur desde el país de Oriente Medio y alrededor de 90 de ellos mostraron síntomas del virus.

Se anticipa que las cifras relacionadas crezcan en adelante, ya que las autoridades sanitarias están llevando a cabo pruebas del COVID-19 sobre dichos trabajadores.

También se confirmó que unos 30 marineros de un barco pesquero con bandera de Rusia, atracado en la ciudad de sudoriental Busan, también se habían infectado con el nuevo coronavirus. Desde junio, Corea del Sur ha detectado al menos 78 casos de virus de ocho barcos rusos atracados en el país.

Las autoridades sanitarias dijeron que, debido a las crecientes infecciones vinculadas a los barcos de Rusia, el país podría ser añadido a la lista de naciones de alto riesgo, que incluye a Bangladés, Pakistán, Kazajistán, Kirguistán, Filipinas y Uzbekistán.

El país ha estado solicitando a los viajeros entrantes procedentes de los seis países que entreguen un certificado que demuestre que dieron negativo en la prueba del coronavirus.

Las autoridades sanitarias actualmente someten a todas las personas provenientes del extranjero, incluidos los ciudadanos surcoreanos, en una cuarentena de dos semanas, independientemente de los certificados de salud.

De los 27 casos transmitidos localmente, 11 eran de Seúl.

Una residencia de ancianos, en el oeste de Seúl, reportó, el viernes, un caso nuevo de COVID-19, elevando su total a 21.

Una iglesia localizada en el sur de Seúl informó 10 infecciones nuevas, alcanzando un total de 18, dado que sus miembros no siguieron las directrices de distanciamiento social, que prohíben las congregaciones que no sean sus servicios religiosos regulares.

La provincia de Gyeonggi, que circunda Seúl, también reportó 11 casos de transmisión local.

Corea del Sur ha estado levantando la guardia contra los casos importados, pero también ha hecho esfuerzos para aliviar las directrices de distanciamiento social, ya que cree haber puesto bajo control los casos transmitidos a nivel local.

El país dijo que gradualmente permitirá a los espectadores asistir a eventos deportivos, comenzando con los partidos de béisbol este sábado. El lunes, el país también reabrió museos y bibliotecas en el área metropolitana de Seúl.

Corea del Sur dio el visto bueno a todas las reuniones eclesiásticas a partir del viernes. Durante las dos últimas semanas, se prohibieron otras reuniones que no sean los servicios religiosos regulares.

Mientras tanto, Corea del Sur no reportó ninguna muerte adicional por coronavirus, manteniendo la cifra en 298, según el KCDC.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena después de recuperarse completamente se situó en 12.866, lo que constituye un incremento de 49 frente al día anterior.

Los miembros del personal desinfectan, el 24 de julio de 2020, un complejo gubernamental ubicado en el centro de Seúl, luego de que un funcionario que trabaja en el edificio diera positivo en la prueba del nuevo coronavirus.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir