Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(2ª AMPLIACIÓN) Las infecciones grupales persisten en el área metropolitana de Seúl y los casos importados sufren aumentos de dos dígitos durante casi un mes

Últimas noticias 24/07/2020 14:48
Uno de los dos aviones de la Fuerza Aérea de Corea del Sur, que fueron enviados a Irak para evacuar a alrededor de 300 surcoreanos, aterriza, el 24 de julio de 2020, en el Aeropuerto Internacional de Incheon, al oeste de Seúl.

Seúl, 24 de julio (Yonhap) -- Los casos adicionales del nuevo coronavirus han vuelto a caer por debajo de 50, este viernes; sin embargo, Corea del Sur podría reportar más infecciones importadas, a medida que llegaron a casa alrededor de 300 surcoreanos procedentes de Irak, una nación azotada por la pandemia.

El país identificó 41 casos nuevos, elevando el total a 13.979, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés). Entre los casos más recientes, 28 fueron transmisiones locales, la mayoría de las cuales se detectaron en el área metropolitana de Seúl.

Los casos diarios de coronavirus alcanzaron los 59, el jueves, debido al creciente número de infecciones vinculadas con un asilo de ancianos de Seúl, una base militar de primera línea y las iglesias. El país también reportó 63 casos, el miércoles, después de haber caído, el lunes, por debajo del umbral de 30, por primera vez en alrededor de tres semanas.

Entre los casos de transmisión local de este viernes, 19 fueron detectados en la capital.

Una residencia de ancianos, en el oeste de Seúl, reportó, el jueves, cinco casos nuevos de COVID-19, elevando su total a 20.

Una iglesia localizada en el sur de Seúl informó 16 infecciones nuevas, dado que sus miembros no siguieron las directrices de distanciamiento social, que prohíben las congregaciones que no sean sus servicios religiosos regulares. Corea del Sur planea retirar, a lo largo del día, la restricción, que fue impuesta este mes.

Las autoridades sanitarias están monitorizando estrechamente las iglesias locales, pese a la inminente eliminación de la restricción, ya que el número de infecciones diarias procedentes de tales recintos está en aumento, dijo Yoon Tae-ho, un funcionario de alto rango del Ministerio de Salud y Bienestar Social, durante una sesión informativa regular.

Agregó que urgen a los feligreses a usar mascarillas protectoras y seguir las directrices básicas, incluido el distanciamiento social.

La provincia de Gyeonggi, que circunda la capital, informó cinco infecciones nuevas.

Las autoridades sanitarias dijeron que, a fecha del jueves, al menos 17 casos estuvieron vinculados con una unidad del Ejército, en Pocheon, a unos 45 kilómetros al norte de Seúl.

Corea del Sur dijo que ha estado sometiendo a la prueba del COVID-19 a todos los reclutas militares nuevos y que las infecciones grupales se ligaron a un instructor externo que visitó la base.

La ciudad de Gwangju, localizada a 330 kilómetros al suroeste de Seúl, y la ciudad portuaria de Busan, en el sureste del país, informaron dos casos nuevos cada una.

Las infecciones importadas tampoco están mostrando señales de desaceleración, mostrando aumentos diarios de dos dígitos durante casi un mes.

De los 13 casos importados reportados este viernes, tres fueron de Estados Unidos y otros tres de Uzbekistán.

El reciente aumento de las infecciones importadas también se debe a que algunos trabajadores surcoreanos, que volvieron a casa desde naciones azotadas por el coronavirus, como Irak, dieron positivo en la prueba del COVID-19. Además, se identificaron infecciones en diferentes barcos rusos atracados en la ciudad portuaria de Busan, en el sureste del país, mientras que se detectaron casos de COVID-19 de soldados estadounidenses estacionados en Corea del Sur.

Este viernes por la mañana, al menos 32 tripulantes de un barco pesquero con bandera rusa, atracado en Busan, dieron positivo en la prueba del nuevo coronavirus, lo que supone otra infección grupal surgida en una embarcación foránea. Los infectados no han sido incluidos en el último conteo diario.

Asimismo, dos aviones militares surcoreanos llegaron a casa, este viernes, con 293 personas evacuadas de Irak, en medio del empeoramiento del brote del nuevo coronavirus en el país de Oriente Medio. Los pasajeros serán puestos en cuarentena durante dos semanas.

Las autoridades sanitarias dijeron que alrededor de 80 de ellos reportaron que tenían síntomas de COVID-19, antes del despegue.

Entre el primer grupo de 105 surcoreanos procedentes de Irak, 45 dieron positivo por COVID-19, tras su llegada a Corea del Sur, el 15 de julio.

El país dijo que permitirá gradualmente que los espectadores asistan a eventos deportivos, comenzando con los partidos de béisbol del domingo, ya que el número diario de infecciones locales se ha mantenido por debajo de 50.

Esta semana, el país también reanudó las operaciones de los museos y bibliotecas del área metropolitana de Seúl.

El país reportó una muerte adicional por el virus, lo que elevó el total de fallecimientos a 298, según el KCDC. La tasa de mortalidad alcanzó el 2,13 por ciento.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena después de recuperarse completamente se situó en 12.817, lo que constituye un incremento de 59 frente al día previo.

Corea del Sur ha realizado 1.510.327 pruebas de coronavirus desde el 3 de enero.

Un miembro del personal sanitario lleva a cabo una prueba de coronavirus a un visitante, el 24 de julio de 2020, en una clínica provisional de Gwangju, a 330 kilómetros al sur de Seúl.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir