Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Corea del Sur se prepara para una prolongada lucha contra el coronavirus pero descarta otra ola de brotes

Últimas noticias 17/07/2020 21:01
Kwon Jun-wook, subdirector del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur, habla durante una conferencia de prensa, el 17 de julio de 2020, con los corresponsales en Seúl.

Seúl, 17 de julio (Yonhap) -- Corea del Sur ha dicho, este viernes, que se está preparando para una larga lucha contra el nuevo coronavirus, en medio de la falta de una vacuna y un tratamiento efectivo, aunque el país es menos propenso a sufrir otra ola de brotes del COVID-19.

Corea del Sur, que informó su primer caso de coronavirus el 20 de enero, se vio afectado con más de 900 casos diarios a finales de febrero, debido principalmente a los casos vinculados con una secta religiosa en Daegu, a unos 300 kilómetros al sur de Seúl.

Respaldada por la cooperación de los ciudadanos en la campaña de distanciamiento social, la curva de contagios se aplanó considerablemente, según dijo Kwon Jun-wook, subdirector del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

En una reunión con los corresponsales extranjeros en Corea del Sur, Kwon dijo que han aprendido más sobre el COVID-19 y que están al tanto de los pacientes asintomáticos. La situación ha cambiado, según el funcionario, y más personas también están usando las mascarillas.

Sin embargo, las autoridades se están preparando para una posible segunda ola de brotes y una batallla prolongada contra el mismo.

Son Young-rae, portavoz del Ministerio de Salud y Bienestar Social, dijo que el problema real ahora es que la pandemia podría durar más de un año, por lo que se deben preparar para los efectos secundarios de la larga batalla contra el coronavirus, incluyendo prestar atención a los pacientes de otras enfermedades y superar el estrés social.

Corea del Sur ha sido elogiado como uno de los países más exitosos en contener la propagación del COVID-19, que ha infectado a más de 13,7 millones de personas en todo el mundo, respaldado por su régimen agresivo de pruebas y un riguroso distanciamiento social.

El país ha experimentado, recientemente, un aumento en el número de casos nuevos debido al aumento de los casos vinculados con reuniones religiosas, negocio de ventas de puerta a puerta y de casos importados.

Los casos adicionales del nuevo coronavirus han rondado los 60, este viernes, por segundo día consecutivo, incluidos 39 casos importados, elevando el total a 13.672 casos confirmados en el país. Las infecciones procedentes del extranjero han estado registrando incrementos diarios, de dos dígitos, por 22 días consecutivos.

Las autoridades sanitarias dijeron que el país está realizando varios esfuerzos para hacer frente el aumento de los casos importados y también están trabajando estrechamente con las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK).

Las USFK han registrado un aumento considerable en el número de pacientes de coronavirus entre los nuevos soldados y su personal en el sur de la península coreana durante las últimas semanas, además de la rápida propagación del virus en Estados Unidos.

Los trabajadores médicos llevan a cabo exámenes del coronavirus, el 17 de julio de 2020, en una clínica improvisada en la isla vacacional de Jeju, en el sur del país.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir