Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(2ª AMPLIACIÓN) Moon promete tomar 'todas las medidas necesarias' para frenar la especulación inmobiliaria y el alza en los precios de la vivienda

Últimas noticias 16/07/2020 18:20
La fotografía, tomada el 16 de julio de 2020, muestra al presidente surcoreano, Moon Jae-in, pronunciando un discurso en la ceremonia de apertura de la 21ª legislatura de la Asamblea Nacional, celebrada en Seúl.

Seúl, 16 de julio (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha dicho, este jueves, que su Gobierno tomará todas las medidas disponibles para la lucha contra la especulación de bienes raíces y el alza de los precios de la vivienda, especialmente en el área capitalina.

Moon prometió escuchar las voces de los partidos opositores, que exigen ampliar la oferta de viviendas, y propugnar activamente las medidas necesarias.

Los comentarios se realizaron durante su discurso durante una ceremonia de apertura de la 21ª legislatura de la Asamblea Nacional.

La Administración liberal de Moon ya ha expresado el cambio de su postura prolongada de que la oferta de viviendas no es insuficiente en Seúl y en las ciudades aledañas. Hasta hace poco, se concentró en presionar a los hogares, que poseen dos o más casas, para vender los bienes inmuebles. Asimismo, desplegó varios paquetes con duras medidas, como las restricciones de préstamos hipotecarios y planes de subida de los impuestos sobre la posesión de bienes raíces e impuestos sobre el patrimonio.

Sin embargo, los precios de los bienes raíces, en particular los de los apartamentos, continúan elevándose ante los tipos de interés ultrabajos y el exceso de liquidez.

El índice de aprobación de Moon ha estado en descenso, afectado, al parecer, por el repunte de los precios de las viviendas, entre otros factores. Su índice de aprobación cayó al nivel más bajo en nueve meses, del 44,1 por ciento, según una encuesta realizada recientemente por Realmeter.

Moon pidió el apoyo de la Asamblea Nacional para los esfuerzos del Gobierno a fin de estabilizar el mercado inmobiliario.

El presidente dijo, en referencia a los proyectos de ley pendientes en el Parlamento, que ahora, la principal tarea del pueblo, relacionada con la legislación, son las medidas sobre bienes raíces.

Además de buscar las maneras de incrementar la oferta de viviendas, Moon dijo que el Gobierno seguirá esforzándose para dejar claro que ya no podrán ganar dinero mediante la especulación de bienes inmuebles, al aumentar las cargas impositivas a las personas que posean varias viviendas, mediante un fuerte incremento de los impuestos sobre la posesión de bienes raíces y sobre el patrimonio.

La fotografía, tomada el 16 de julio de 2020, muestra al presidente surcoreano, Moon Jae-in, pronunciando un discurso en la ceremonia de apertura de la 21ª legislatura de la Asamblea Nacional, celebrada en Seúl.

Moon también pidió cooperación bipartidista en el proceso de paz de Corea, que describió como "vulnerable".

Las relaciones intercoreanas y entre Corea del Norte y Estados Unidos son como "caminar sobre el hielo", dijo Moon, enfatizando que "más allá de los intereses partidistas" ahora es el momento de unir la sabiduría en favor de la paz.

El presidente pidió a los legisladores que "institucionalicen" los logros de los diálogos en la cumbre intercoreana. Añadió que el Gobierno y el gobernante Partido Democrático han buscado la ratificación, en particular, de los acuerdos establecidos en la cumbre entre Moon y Kim -la Declaración de Panmunjom y el Acuerdo Militar Integral-, firmados en 2018 y destinados, principalmente, a aliviar las tensiones fronterizas.

Moon agregó que si el Parlamento garantiza la "irrevocabilidad" de tales esfuerzos, fortalecería aún más las bases para la paz en la península.

También expresó esperanza de que los diálogos parlamentarios intercoreanos se lleven a cabo antes de que termine el mandato de cuatro años de los legisladores que fueron elegidos recientemente.

El mandatario reafirmó los tres principios de su Administración liberal sobre los asuntos de la península coreana: cero tolerancia a la guerra, una garantía de seguridad mutua y la coprosperidad.

Asimismo, dijo que si las dos Coreas cooperan sobre la base de la confianza, se verían mutuamente beneficiadas. Mencionó que la reconexión de las vías férreas y carreteras transfronterizas, así como de los enlaces al continente, podría producir "enormes ganancias en la economía de logística".

Moon presentó nuevamente una visión para una "comunidad de paz, seguridad y vida" liderada por Asia Oriental, diciendo que "puede ser un método para la desnuclearización permanente de la península coreana o la cooperación regional en respuesta a crisis de enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19".

A lo largo de su discurso de media hora frente a los 300 legisladores, Moon usó repetidamente la palabra "cooperación". Otras palabras clave fueron economía, COVID-19 y la versión surcoreana del "New Deal" (Nuevo Trato).

En la Asamblea Nacional anterior citó su "fracaso de las políticas de cooperación". En esta ocasión enfatizó que "la 21ª Asamblea Nacional debería saldar las políticas de confrontación y hostilidad y abrir una nueva era de políticas de cooperación", lo que consideró "más urgente en medio de una crisis global y agitación como la de ahora".

Moon solicitó apoyo parlamentario para su proyecto "New Deal" destinado a crear empleos y revitalizar la economía de la nación afectada por la pandemia de coronavirus.

El mandatario dijo que la versión surcoreana del "New Deal" es clave para un nuevo futuro y que es una estrategia de desarrollo para Corea del Sur convertirse en un país líder.

El martes, el presidente anunció planes para invertir 160 billones de wones (133.000 millones de dólares) para 2025, a fin de crear 1,9 millones de empleos bajo su nueva iniciativa política.

También instó a los partidos gobernante y opositores a concluir el proceso legal en una fecha temprana para elegir al jefe de una agencia especial encargada de investigar la corrupción entre los altos funcionarios públicos.

A principios de esta semana entró en vigencia una ley sobre el establecimiento del organismo independiente, denominado provisionalmente como la Oficina de Investigación de Corrupción de Funcionarios de Alto Rango (CIO, según sus siglas en inglés). La medida es un elemento principal del impulso de la Administración Moon para la reforma del servicio de la fiscalía estatal y otras instituciones poderosas, incluido el Servicio de Inteligencia Nacional (NIS).

El principal partido opositor, el conservador Partido Futuro Unido, sigue desaprobando la medida, señalando que la unidad prevista podría ser aprovechada como un órgano que ayude a ocultar las posibles irregularidades de Moon y sus colaboradores.

La ceremonia de apertura del Parlamento se celebró tres meses después de la elección de los legisladores.

Su período comenzó a finales de mayo, cuando inicialmente se suponía que Moon visitaría la Asamblea Nacional para el discurso. Moon hizo cambios en el texto varias veces debido al largo aplazamiento de la ceremonia, según Cheong Wa Dae.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in (primero por la dcha.), deja la Asamblea Nacional, el 16 de julio de 2020, después de pronunciar un discurso en la ceremonia de apertura de la 21ª legislatura del nuevo Parlamento, en el oeste de Seúl.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir