Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) El líder norcoreano insta a mantener la alerta máxima contra el coronavirus y advierte sobre una crisis 'inimaginable'

Últimas noticias 03/07/2020 11:01
En la fotografía, publicada, el 3 de julio de 2020, por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte, se muestra al líder norcoreano, Kim Jong-un, presidiendo, el día previo, una reunión del politburó del Partido de los Trabajadores. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Seúl, 3 de julio (Yonhap) -- El presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha instado a mantener la "alerta máxima" contra el nuevo coronavirus, cuando presidió una reunión del politburó del Partido de los Trabajadores, advirtiendo que un alivio prematuro de las medidas contra el virus conducirá a una "crisis inimaginable e irreversible", ha informado, este viernes, la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés).

Se trata de la segunda vez en tres meses que el Norte ha convocado una reunión del politburó para discutir sobre la pandemia del nuevo coronavirus, lo que sugiere que la situación del COVID-19 en el Norte podría ser grave, aunque Pyongyang afirma que no ha habido ningún caso de infección.

En la reunión, celebrada el jueves, no se mencionó ninguna discusión sobre las relaciones intercoreanas, un posible indicio de que Kim podría estar centrándose en la unidad interna, en lugar de en asuntos externos, en medio de los persistentes temores a la pandemia global.

El medio de comunicación estatal dijo que Kim subrayó la necesidad de mantener la alerta máxima sin siquiera la más mínima autocomplacencia o laxitud en el frente contra la epidemia, y reorganizar y ejercer esfuerzos más estrictos contra la epidemia.

Asimismo, la KCNA dijo que Kim criticó duramente la falta de atención, la actitud expectante y empedernida que prevalece entre los funcionarios y la violación de las reglas del trabajo de emergencia contra la epidemia, a medida que este trabajo asume un carácter prolongado.

La KCNA informó de que el líder norcoreano advirtió, reiteradamente, que un alivio precipitado de las medidas contra el nuevo coronavirus dará como resultado una crisis inimaginable e irreversible, subrayando que todos los sectores y unidades deben intensificar aún más el trabajo de emergencia contra la epidemia, hasta librarse completamente del peligro de la afluencia de la pandemia.

La reunión también abordó la construcción en curso del Hospital General de Pyongyang, diciendo que Kim estaba satisfecho con el ritmo del proceso de construcción conforme a lo planeado, a pesar de las dificultades y circunstancias desfavorables. El Norte ha estado esforzándose para completar la construcción del hospital antes del 10 de octubre, el aniversario de la fundación del partido gobernante.

Corea del Norte afirma no tener infecciones del nuevo coronavirus; sin embargo, ha tomado medidas contra el virus relativamente rápidas desde enero, como el cierre fronterizo y el endurecimiento de los criterios de prevención epidemiológica.

No obstante, no se mencionó ninguna discusión sobre las relaciones intercoreanas durante la reunión, que se produjo a medida que las tensiones transfronterizas se reavivaron de nuevo tras una serie de acciones provocativas del Norte, en contra de los panfletos de propaganda anti-Pyongyang enviados por los activistas en Corea del Sur.

Corea del Norte cortó, el mes pasado, todas las líneas de comunicación con Corea del Sur y voló una oficina de enlace en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, amenazando con tomar más acciones de represalia, cuyos planes detallados serán determinados en una reunión de la Comisión Militar Central, a celebrarse "lo antes posible".

Sin embargo, el Norte ha tomado un respiro en sus provocaciones y retórica belicosa contra Corea del Sur, desde que Kim pospuso abruptamente los "planes de acciones militares" contra Corea del Sur, durante una reunión del partido celebrada la semana pasada, sin proporcionar los motivos de la suspensión.

Según los expertos, Corea del Norte parece estar priorizando la resolución de los asuntos internos, como las repercusiones de la pandemia del coronavirus.

La preocupación inmediata del Norte debe ser resolver los temas relacionados con la vida diaria del pueblo, dijo el profesor Yang Moo-jin de la Universidad de Estudios Norcoreanos, añadiendo que, por ello, se espera que, de momento, Corea del Norte se centre en abordar los asuntos internos mientras se abstiene de realizar provocaciones o críticas contra Corea del Sur y EE. UU.

Mientras tanto, el medio de comunicación estatal norcoreano publicó fotos de Kim presidiendo, el jueves, la reunión del politburó, lo que supone la primera divulgación de las actividades públicas del líder en 25 días. En las fotografías se puede observar que tanto Kim como otros asistentes no llevan puestas mascarillas faciales.

En la fotografía, publicada, el 3 de julio de 2020, por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte, se muestra al líder norcoreano, Kim Jong-un (fondo, izda.), durante una reunión del politburó del Partido de los Trabajadores, celebrada el 2 de julio, para discutir sobre los principales asuntos políticos. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir