Go to Contents Go to Navigation

(5ª AMPLIACIÓN) El área metropolitana de Seúl se encuentra bajo la amenaza de una mayor propagación y el incremento de propagadores 'silenciosos' del coronavirus

Nacional 04/06/2020 22:51
Una miembro del personal médico chequea la temperatura corporal de una visitante, el 4 de junio de 2020, antes de un concierto musical gratuito, en el Centro Médico de Seúl, en el este de la capital.

Seúl, 4 de junio (Yonhap) -- Los casos adicionales del nuevo coronavirus han seguido aumentando, este jueves, en el área metropolitana de Seúl, mientras que se ha reportado un constante incremento de las infecciones vinculadas a los servicios religiosos, lo que ha puesto a las autoridades sanitarias en alerta máxima por una mayor propagación en la región densamente poblada, en medio de las preocupaciones por los infectados asintomáticos del virus, que pueden convertirse en propagadores "silenciosos".

Los 39 casos más recientes, 33 de los cuales son infecciones locales, elevaron el total de infecciones en el país a 11.629, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Todas las infecciones locales reportadas este jueves fueron en Seúl y sus áreas adyacentes.

El día anterior, el país informó 49 casos de COVID-19, terminando con la racha de cuatro días consecutivos con menos de 40 infecciones diarias.

Las transmisiones ligadas a las iglesias de la capital y sus áreas circundantes han representado una nueva fuente de preocupación para las autoridades sanitarias, junto con los casos de los discotequeros en Itaewon, un barrio de vida nocturna en Seúl, y el centro logístico de un gigante del comercio electrónico.

A fecha de este jueves, el número de casos vinculados con 30 iglesias pequeñas en Incheon, al oeste de Seúl, y la provincia de Gyeonggi, que circunda la capital, llegó a 66 en comparación con los 55 del día previo, según el KCDC.

Más de la mitad de los casos vinculados a las iglesias fueron transmisiones secundarias.

El total de casos vinculados a los discotequeros de Itaewon llegó a 272 y el de los ligados al centro logístico de Coupang alcanzó los 120, según el KCDC.

Durante las dos últimas semanas, casi el 72 por ciento de los casos reportados diariamente procedieron de infecciones grupales, mientras que aún se están rastreando las rutas de infección de alrededor del 9 por ciento del total de casos en el período. Un sorprendente 96 por ciento de los casos se reportaron en el área metropolitana de Seúl, durante el período.

La directora general del KCDC, Jeong Eun-kyeong, dijo, en una sesión informativa, que si la situación en el área metropolitana de Seúl no muestra señales de mejora, tendrán que tomar acciones más severas. Agregó que, antes de que exista una vacuna, el país pasará por planes de distanciamiento social tanto estrictos como laxos, dependiendo del desarrollo de la pandemia.

La llamada tasa de reproducción del COVID-19, o el número de reproducción básico (R0), que refleja el promedio de personas que serán infectadas por un paciente, es actualmente de alrededor de 1,2, según el KCDC. La cifra había rondado el 0,5 antes del brote en Itaewon.

Las cifras en la ciudad capital y las áreas vecinas, en particular, han estado en ascenso, con una tasa de infección actualmente situándose en 1,9. Esta cifra se traduce en un paciente infectando a otros dos, lo que puede conducir con facilidad a un pico exponencial en personas enfermas en un período de tiempo relativamente corto.

Jeong dijo que cualquier resultado arriba de 1 indica que un infectado está transmitiendo el virus al menos a una persona. Añadió que, para poder poner la pandemia bajo control, están realizando esfuerzos para disminuir la cifra a alrededor de 0,5.

La nueva serie de infecciones grupales ha obligado a las autoridades sanitarias a endurecer las medidas de prevención epidemiológica en el área metropolitana -que alberga a la mitad de la población del país, de más de 50 millones de habitantes-, las cuales estarán vigentes hasta el 14 de junio.

Corea del Sur podría considerar volver a la campaña de distanciamiento social estricto a nivel nacional, si no se logra aplanar la curva de infecciones antes de la misma fecha.

Las miembros del personal médico observan un concierto, el 4 de junio de 2020, en el Centro Médico de Seúl, en el este de la capital.

Las autoridades sanitarias están preocupadas, en particular, por el constante aumento de los propagadores "silenciosos" del virus en el área metropolitana, puesto que los que entran en contacto con estas personas corren un alto riesgo de contraer el virus inadvertidamente, ya que estos infectados se muestran asintomáticos.

El KCDC estima que alrededor del 25-35 por ciento de los pacientes en Corea del Sur dieron positivo en la prueba del coronavirus pese a no mostrar síntomas.

Un gran número de los pacientes ligados a los servicios religiosos no han presentado síntomas o los han mostrado leves. Alrededor del 70 por ciento de los infectados vinculados a una de las iglesias en Incheon también se mostraron asintomáticos, según el KCDC.

Yoon Tae-ho, un funcionario de alto rango del Ministerio de Salud y Bienestar Social, dijo, en una sesión informativa diaria, que es posible que Corea del Sur siga experimentando la propagación esporádica del virus a través de los propagadores silenciosos hasta que esté disponible una vacuna efectiva.

Yoon enfatizó que los residentes del área metropolitana deberían evitar tener reuniones al menos hasta el fin de semana.

En consonancia con el plan de distanciamiento social laxo, que comenzó a principios de mayo, el país inició, el miércoles, la tercera etapa de reapertura de las escuelas, con el regreso a las aulas de los estudiantes de primer grado de preparatoria, segundo año de enseñanza media y del tercer y cuarto grado de primaria.

Las escuelas seguirán tomando medidas de precaución, como almuerzos escalonados, asistencia estudiantil por turnos, una reducción de la duración de las clases y una mezcla de lecciones presenciales y en línea.

Sin embargo, algunas escuelas, la mayoría de las cuales se localizan en el área metropolitana, se vieron obligadas a posponer su reapertura, ya que persisten las preocupaciones por infecciones potenciales.

El miércoles, unos 511 jardines de infancia y escuelas de primaria, enseñanza media y preparatoria permanecieron cerrados, lo cual representa el 2,4 por ciento de las 29.000 escuelas del país. La mayoría de las escuelas cerradas se sitúan en Seúl y sus áreas circundantes.

Las autoridades sanitarias también están trabajando para obtener el Remdesivir, que fue aprobado recientemente en el país como un fármaco para el tratamiento del nuevo coronavirus.

Corea del Sur todavía no ha completado los ensayos clínicos del nuevo medicamento, producido por el gigante farmacéutico estadounidense Gilead Sciences Inc.; sin embargo, el organismo de control de seguridad de los fármacos dijo, previamente, que el medicamento ha sido probado en muchos otros países para ayudar a reducir el tiempo necesario para curar a los pacientes con coronavirus.

Asimismo, el país no reportó muertes adicionales, lo que mantuvo el total de fallecimientos en 273.

La tasa de mortalidad llegó al 2,35 por ciento, aunque la cifra rondó el 26 por ciento para los pacientes mayores de 80 años.

El número total de casos importados alcanzó los 1.275, lo cual representa un aumento de seis frente al día previo.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse totalmente se situó en 10.499, lo cual supone un aumento de 32 en comparación con el día anterior. Alrededor del 90 por ciento de los pacientes de COVID-19 en el país se han curado.

El país ha llevado a cabo 973.858 pruebas del coronavirus, desde el 3 de enero, incluidas las 17.006 realizadas el miércoles. Corea del Sur reportó su primer caso de COVID-19 -una persona china-, el 20 de enero.

Unos trabajadores desinfectan un monumento conmemorativo de la guerra, el 4 de junio de 2020, en Suwon, al sur de Seúl.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir